Con el verano dando sus últimos coletazos, es bastante probable que este artículo te llegue un poco tarde para la operación bikini 2017. No obstante, Winter is coming y ya se empieza a notar que los días son más cortos y las chaquetas no molestan al ponerse el sol. Pero siempre es buen momento para proponerse estar en forma… aunque sea para caber en el traje de nochevieja, que las navidades están a la vuelta de la esquina.

En realidad, a no ser que tengas algún trastorno hormonal, perder peso es algo tan "sencillo" como un balance de materia y energía. O lo que es lo mismo, que entre menos alimento del que se gasta, algo que se puede hacer o reduciendo la ingesta o aumentando la actividad, pero preferiblemente combinando ambas. Eso sí, siguiendo siempre una dieta equilibrada. Pero al margen de esto, acaba de publicarse un estudio que arroja algo de luz para todos aquellos que quieren perder peso.

Pesarte te ayuda a mantenerte en tu peso e incluso adelgazar

Según una investigación llevada a cabo por la Universidad de Drexel y la Universidad de Pennsylvania y publicada por el Journal of Behavioral Medicine, el simple hecho de pesarnos todos los días nos ayuda a mantenernos en nuestro peso o incluso adelgazar. Así el primer paso ya está hecho, solo falta adquirir los demás hábitos.

Es importante resaltar que adelgazar no solo es cuestión de estética: la mayoría de personas con obesidad poseen un metabolismo no saludable, algo que constituye un riesgo de muerte.

¿Adelgazar sin hacer dieta?

Como explican en diario digital El Español, en el estudio se midió el porcentaje de grasa corporal de 294 mujeres que no estaban siguiendo ningún tipo de dieta en tres momentos concretos: al inicio de la investigación, medio año después y pasados dos años.

Tras verificar que todas ellas estaban sanas, sus hábitos alimentarios y que ninguna de ellas estaba realizando ningún tipo de plan especial para variar su peso, se escogió a un porcentaje de la muestra para que realizase una simple acción: pesarse todos los días.

Pesarse es una buena idea tanto para adelgazar como para mantenernos. New York Times

De media, esas mujeres que se pesaron diariamente no solo se mantuvieron en su peso inicial sino que alguna perdió peso. No obstante, no hubo grandes cambios en los índices de masa corporal de las mujeres estudiadas, pero si que eran significativos respecto a las mujeres que no se pasaban. Los resultados son claros: si te pesas todos los días, es más probable que evites aumentos de peso e incluso que llegues a adelgazar sin necesidad de seguir ningún tipo de dieta.

Al parecer, la motivación sería la clave para que manternernos o perdamos peso simplemente con pesarnos a diario, algo que argumenta uno de los autores del estudio:

Pesarse diariamente podría animarnos a seguir un patrón de alimentación saludable y hacer ejercicio físico, y al ver que esta combinación de comportamientos funcionan, las personas se animan y se siguen pesando con el fin de comprobar sus objetivos. (…)Parece ser que se trata de un comportamiento motivacional.

¿Cómo afecta la acción de pesarse en la pérdida de peso?

Lógicamente, cuando estás siguiendo una dieta tanto de aumento como de disminución de peso, controlar nuestra masa corporal ayuda: primero porque ayuda a ver los avances (o retrocesos) de forma progresiva.

Pero además, también existe un componente psicológico motivacional que consigue un mayor compromiso por parte del paciente cuando este observa que está cumpliendo su objetivo, según un estudio previo publicado por Scientific American.

Dori Steinberg, investigadora de la Universidad de Duke, explicaba así cómo afecta el pesarse en personas que hacen dieta:

Podría ser que pesarse a diario ayuda a tomar conciencia de lo que se come y cómo eso afecta el peso. De esta forma se es más propenso a reducir las porciones, comer verduras y utilizar un podómetro.

Hasta entonces, se había comprobado que la medición de pasos diarios, el pesaje y tamaño de las porciones y el autocontrol, eran efectivos al evidenciar la actividad y la ingesta nutricional, algo que atestigua una investigación publicada por el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

En todo caso, como apunta Vitónica, según los nutricionistas no deberíamos obsesionarnos con pesarnos una vez al día o incluso más, ya que en un día experimentamos variaciones fruto de pérdidas o aumentos de líquidos, fármacos, tipo de alimentos consumidos… Por ello, la recomendación para comprobar de forma efectiva si vamos por el buen camino es pesarse una vez a la semana, o como mucho dos o tres.