La acción de los seres humanos lleva repercutiendo en el medio ambientes desde hace miles de años. Esta amenaza cada vez está más presente en el peligro de extinción de los animales (más relacionado con su tamaño de lo que puedas pensar). Ahora, este peligro llega a los hipopótamos, que pueden tener los años contados.

El panorama que auguran los expertos para el futuro de la naturaleza no es nada positivo, y parece imposible de cambiar si nosotros, los seres humanos, no actuamos ya. Un primer paso muy positivo sería empezar a luchar contra la caza ilegal, una práctica que cada vez amenaza a más especies.

Los hipopótamos están en grave peligro y esta es la causa que lo provoca

El hipopótamo es una de ellas. Aunque su aspecto pueda parecer todopoderoso, este animal no sobrevivirá al paso del tiempo si la situación no varía radicalmente. Así lo demuestra el estudio del que te hablamos hoy, que pone en evidencia la grave situación en la que se encuentran estos animales.

¿Cuál es la causa de que los hipopótamos estén en peligro de extinción? ¿Cuál es la fecha marcada por los expertos para su posible desaparición? A continuación, vas a conocer todos los detalles de este preocupante caso.

Hipopótamos, las nuevas víctimas del marfil

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) no duda en catalogar al hipopótamo como una especie vulnerable, cercana al peligro de extinción, según explica el diario La Vanguardia.

La creciente demanda de marfil en el mundo llevó a reforzar la seguridad de los elefantes, cuya población descendió notablemente. Desde 1989, el comercio internacional de marfil procedente de colmillos de elefantes está prohibido. Sin embargo, esta restricción provocó indirectamente que el foco de los cazadores ilegales se centrase en otro animal: el hipopótamo.

Los dientes de los hipopótamos son un bien muy preciado en el mercado negro. ABC de la Semana

Estos delincuentes han encontrado en el hipopótamo el animal perfecto con el que acabar con tal de conseguir marfil. La captura de sus dientes es mucho más barata y sencilla que la de los elefantes, por ejemplo. Además, por ahora, las leyes no le protegen de la misma forma.

Ahora, un estudio publicado en la revista African Journal of Ecology ha analizado la situación del comercio internacional de marfil procedente de dientes de hipopótamos. Para ello utilizaron los datos registrados por la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITIES). Los resultados no han sido nada positivos.

Hong Kong lidera la amenaza contra los hipopótamos

Los negocios de Hong Kong con dientes de hipopótamos no están nada claros

Detrás de esta investigación se encuentra la Universidad de Ciencias Biológicas de Hong Kong, región en la que se centran todas las denuncias. Tras analizar a fondo todos los registros, los investigadores han encontrado que, desde 1975, el 75% del comercio pasa por Hong Kong.

La cosa va más allá y es importante conocer qué dos países trabajan con Hong Kong. Tanzania y Uganda son los principales exportadores de marfil, aunque, casualmente, este último país prohibió comercializar con dientes de hipopótamos en 2014. ¿Están actuando los reguladores como deben?

La ilegalidad de todo el comercio sale a la luz cuando conocemos que las importaciones de Hong Kong han sido muy superiores a las exportaciones realizadas por Tanzania y Uganda. Sí, todo indica que las cifras legales de comercio de marfil están siendo violadas sin que nadie haga nada.

La revelación no es del todo actual, ya que en abril de 2016 fue publicado un vídeo en el que se muestra cómo funciona en la región china el comercio ilegal de este material tan preciado.

El estudio realizado por la Universidad de Ciencias Biológicas ha comprobado que, desde 1975, han sido 14.000 kilos de dientes de hipopótamos los que no han sido contabilizados por los registros internacionales. Esta increíble cifra se traduce en 2.700 hipopótamos, es decir, el 2% de toda su población.

Menos de un siglo de vida

Los expertos no han dudado en asegurar que los hipopótamos podrían extinguirse en muy pocos años si la demanda de marfil sigue el curso actual. En concreto, han situado su final en menos de un siglo. La explotación de esta y otras especies debe parar ya.

La poca regulación que tiene el comercio con estos animales provoca que los cazadores ilegales de los mismos campen a sus anchas sin ninguna preocupación. Así lo afirma el especialista Ben Garrod en El Diario, donde especifica que ha vista con sus propios ojos "cuerpos de hipopótamos agujereados como un colador por tiros de metralleta, con la boca abierta, sangrando y sin dientes".

Nadie quiere imaginarse tal escena, por lo que preferimos que te quedes con las anteriores imágenes. Un adorable hipopótamo que disfruta mientras su cuidador le lava los dientes, esas piezas tan deseadas en el mercado negro.

La situación en África parece insostenible y muchas organizaciones trabajan ya para mejorarla. Sin embargo, la pelota está en el campo de las autoridades internacionales, que deben actuar ya para proteger un medio ambiente que se desintegra poco a poco por la acción humana.