La decisión de famosos como Ricky Martin o Kim Kardashian de recurrir a la gestación subrogada ha visibilizado una opción que, hasta hace poco, era todo un misterio para muchos. La adopción o la fecundación in vitro han sido durante mucho tiempo la elección ideal para todas las parejas con problemas de fertilidad, pero lo cierto es que no son una solución universal.

Las trabas burocráticas de la adopción y la imposibilidad de gestar un bebé en algunos casos (por ejemplo, las parejas de hombres homosexuales o las mujeres con problemas en el útero) han convertido a la gestación subrogada en una alternativa a tener en cuenta. La ciencia ya ha logrado que ratones estériles puedan tener hijos, aunque la aplicación de la reprogramación celular en humanos parece muy lejana.

En algunos países está prohibido que la gestante sea también la donante del óvulo

Respecto a lo que popularmente conocemos como "vientres de alquiler", todavía existen muchas dudas. Cuáles son los pasos a seguir, qué derechos tienen los padres o en qué países están regulados son solo algunas de las preguntas que pueden rondar ahora mismo en tu cabeza. Por este motivo, vamos a repasar todo lo que necesitas saber sobre la gestación subrogada.

¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada es, como muchos sabréis, una técnica de reproducción asistida por la que una mujer accede a gestar el bebé de otra pareja o persona. El primer paso es la creación de uno o varios embriones mediante fecundación in vitro para más tarde realizar la transferencia pertinente al útero de la gestante.

Según nos cuentan en el portal Babygest, siempre que sea posible se utilizan óvulos y espermatozoides aportados por los llamados "padres de intención". En caso de no ser viable, se recurre a un donante.

En este sentido, la opción de que la propia gestante aporte su óvulo está prácticamente en desuso. De hecho, en muchos países la legislación lo prohíbe, por lo que su papel se ve reducido exclusivamente a gestar y dar a luz al bebé.

Una vez tenga lugar el parto, el bebé será entregado según un contrato establecido entre los padres intencionales y la gestante. Dicho contrato, supervisado por abogados, establece por escrito las condiciones, derechos y responsabilidades acordados por ambas partes durante y después del embarazo.

¿Sabías que la gestación subrogada tiene varias clasificaciones?

Sí, como ya hemos comentado anteriormente, el origen de los óvulos puede variar, igual que las condiciones del contrato. Así, podemos realizar las siguientes distinciones:

Según la procedencia de los óvulos:

Subrogación parcial o tradicional

En este caso, la propia gestante es también la madre biológica. De esta forma, la única técnica necesaria sería la inseminación artificial, ya sea con el semen de un donante o del futuro padre.

Subrogación completa, total o gestacional

Si la subrogación es completa, la gestante únicamente portará al bebé y dará a luz. Lo más común es que los padres intencionales aporten los óvulos y espermatozoides necesarios, aunque existe la posibilidad de que lo hagan donantes en caso de ser necesario.

Dependiendo de si la gestante ha recibido o uno una compensación económica:

 Gestación subrogada comercial

La gestante recibe dinero por su embarazo y también tiene cubiertos los gastos ocasionados por el mismo.

Gestación subrogada altruista

La gestante no recibe ninguna compensación económica, salvo el reembolso de los gastos derivados del embarazo.

¿Cuál es el procedimiento?

Ahora que ya sabemos qué es la gestación subrogada, ha llegado el momento de descubrir los pasos a seguir si te afecta o si sencillamente sientes curiosidad por el tema. En el proceso participan, además de los propios interesados, todo un equipo sanitario, legal y financiero que incluye asesores, clínicas, abogados, agencias y gestores. Por esta razón, una buena coordinación entre todos ellos será fundamental.

Los padres intencionales deben rellenar un cuestionario previo a la búsqueda de la gestante

Tal y como informa la Agencia Española de Gestación Subrogada (AEGES), la gestación subrogada comienza por hablar con la agencia escogida para realizar una primera toma de contacto. El siguiente paso es concertar una cita con el médico que supervisará todo el proceso y a quien se debe facilitar toda la documentación relacionada con el problema de infertilidad.

Es en ese momento cuando los interesados deben tomar la decisión de formalizar o no su petición. En caso afirmativo, la agencia envía el contrato en el que se especifican tanto los derechos como obligaciones de los padres intencionales. Una vez firmado, la pareja pagará los honorarios de la agencia, que inmediatamente iniciará la búsqueda de la futura madre gestante.

El tratamiento tiene un coste que va de los 26.000 a los 240.000 euros

Esta búsqueda estará basada en un cuestionario que los futuros padres han rellenado previamente y que tiene por objetivo evitar discrepancias durante y después del embarazo. A continuación, la agencia pone a su disposición un bufete de abogados que tramitará la parte legal (lo que incluye el contrato entre los padres y la madre subrogante).

Para respaldar el trámite, se constituye un fondo de garantía que puede oscilar entre los 26.000 y los 240.000 euros, y que incluirá el presupuesto estimado de la gestación subrogada. Una vez establecido este fondo, es momento de comenzar con el tratamiento médico que dará lugar al embarazo.

¿Cuál es la situación de la gestación subrogada en España?

Más allá de su definición y procedimiento, es realmente importante conocer cuál es la situación de la gestación subrogada en cada país. En el caso de España, el Artículo 16 de la Declaración de Derechos Humanos determina que los españoles tenemos derecho a hacer uso de la medicina reproductiva desde 1988. Según informa El País, en este año se promulgó la primera ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, una ley que, pese a sus posteriores modificaciones, excluye casos como el de las mujeres sin útero, mujeres con cáncer o parejas homosexuales masculinas.

Portugal ya ha regulado el uso de la gestación subrogada

Sobre la legislación concreta referida a la gestación subrogada, la Asociación por la Gestación Subrogada en España señala que es "alegal". El artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, establece que "el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho".

La Instrucción de 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y el Notariado ha supuesto un gran avance, puesto que contempla la inscripción en el Registro Civil de niños nacidos mediante gestación subrogada (siempre y cuando se haya llevado a cabo en un país donde dicha técnica esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice los derechos de la gestante).

Aunque, en palabras de El País, el 80% de los hijos por gestación subrogada en España proceden de Estados Unidos y Ucrania, la situación podría cambiar tras la reciente regulación de su uso en Portugal. Tal y como cuenta El Mundo, el pasado mes de agosto nuestros vecinos se convirtieron en el tercer país europeo que regula la gestación subrogada (tras Grecia y Reino Unido).

La gestación subrogada en Grecia puede tener un coste de hasta 80.000 euros. Babygest

¿Qué derechos tienen los padres por gestación subrogada en España?

No hay duda de que la gestación subrogada es un tema de lo más complejo. Hemos aclarado algunos aspectos sobre el procedimiento y la regulación pero, ¿qué ocurre con los derechos de los padres? ¿Pueden recibir una prestación por maternidad o paternidad? Descubrámoslo.

Una sentencia en 2010 cambió la legislación de la Seguridad Social

En 2010, la Seguridad Social desestimaba las solicitudes de prestación por maternidad o paternidad en casos de gestación subrogada. Dos años después, los tribunales comenzaron a reconocer sus efectos jurídicos al considerar que estos padres y madres tenían el mismo derecho al descanso y prestación por paternidad o maternidad.

Así, la web de la Seguridad Social no realiza en la actualidad distinción alguna entre la maternidad biológica y la gestación por sustitución.

Gestación subrogada, ¿necesidad o negocio?

El debate sobre la gestación subrogada parece eterno, principalmente porque es realmente complicado determinar si tener un hijo es un derecho o un deseo. Algunos critican que muchas madres gestantes lo hacen por necesidad económica, mientras que otros defienden que debería normalizarse y considerarse una forma más de reproducción asistida.

De hecho, hay quien sostiene que el término "viente de alquiler" está totalmente fuera de lugar, ya que no debemos desechar la posibilidad de que existan mujeres que desean gestar para otros de forma altruista y bajo un marco legal regulado.

Las parejas que recurren a la gestación subrogada han agotado sus posibilidades de ser padres

Tampoco podemos olvidar que las parejas que recurren a la gestación subrogada han agotado ya todas sus posibilidades, por lo que esta es su única opción real de tener un hijo. No solo hablamos de esterilidad, sino también de malformaciones en el útero, diabetes o cardiopatías.

La Asociación por la Gestación Subrogada en España, por su parte, recuerda que los donantes de semen u óvulos reciben de la misma manera una compensación económica por el riesgo que asumen. En cualquier caso, es complicado conocer los verdaderos motivos por los que una mujer decide convertirse en gestante.

Definitivamente, parece que lo más razonable es huir de la mercantilización, plantear al menos una regulación que permita que la gestación subrogada se desarrolle de forma legal y, sobre todo, recordar que cada mujer debe ser libre de tomar sus propias decisiones sin presión alguna.

¿Es la adopción una alternativa real?

El año pasado, las adopciones internacionales descendieron un 60% en nuestro país. RTVE explicó el pasado mes de marzo que los motivos de este descenso están estrechamente relacionados con el endurecimiento de las políticas en países como Rusia, donde, por ejemplo, no está permitida a parejas homosexuales.

En España se realizan aproximadamente 3.000 adopciones al año

Según informa ElDiario.es, pese a que existen en España 20.000 familias con el certificado de idoneidad, solo se realizan unas 3.000 adopciones anuales de media. Las preocupantes cifras tienen que ver también con la decisión de China o Etiopía de cerrar las puertas a las adopciones internacionales.

Teniendo en cuenta la infinita y unos requisitos prácticamente imposibles de cumplir, no es de extrañar que la gestación subrogada se haya convertido en la primera opción para la mayoría de parejas que no puede tener hijos.

Con todo, parece que todavía queda mucho por hablar y decidir sobre la gestación subrogada. Es muy posible que el debate se alargue años y años, pero, mientras tanto, continuarán naciendo niños de madres gestantes. ¿Cuál es vuestra opinión, a favor o en contra?