El desayuno es el primer contacto del día que tenemos con la comida. Tras una noche que ha podido durar bastantes horas, y tras no haber ingerido nada después de la cena. La importancia que tiene es mucha, y en la mayoría de ocasiones, no nos damos cuenta.

El desayuno es la comida más importante del día, y hoy sabrás por qué

Hoy venimos para hablarte de una investigación que ha vuelto a poner en primera plana la importancia que tiene el desayuno para tu salud. Unos científicos españoles, y tras mucho tiempo de trabajo, han llegado a la conclusión de que no desayunar podría aumentar la tasa de enfermedades cardiovasculares, entre ellas los infartos.

El café es uno de los productos más consumidos en el desayuno. Hola

Las consecuencias de un mal hábito

El ejercicio moderado es un hábito saludable, pero también hay que prestar atención a nuestros hábitos alimenticios. Llevar una alimentación equilibrada en lo que a productos se refiere es necesario, pero también debemos aplicarlo al momento en el que realizamos esa comida. No desayunar es un mal hábito que debe corregirse, y esta investigación nos lo vuelve a advertir.

Un equipo español que ha demostrado algo hasta ahora sólo imaginado

El estudio del que hablaremos ha sido realizado por un equipo español del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). Los resultados han sido publicados en la prestigiosa revista estadounidense Journal of American College of Cardiology.

Estos científicos han demostrado que desayunar poco y mal, o simplemente no desayunar, aumenta en gran medida el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, concretamente las ateroscleróticas. De hecho, llega a duplicarlo. Pero, ¿qué son las enfermedades ateroscleróticas?

Como podemos leer en La Verdad, este nombre agrupa a un conjunto de trastornos que afectan al sistema circulatorio. Ocurren cuando este se ve comprometido, debido a la acumulación de grandes cantidades de grasa en los vasos sanguíneos. Cuando importantes venas o arterias son las afectadas, puede ser muy grave.

Los científicos debían encontrar la relación causa-efecto

Ahora que conoces la importancia que puede tener este tipo de enfermedades, es probable que se te venga una pregunta a la cabeza. ¿Cómo es posible que desayunar mal o no desayunar aumente la grasa presente en tus arterias?

Un revelador trabajo

Como apuntan desde el diario ABC, cerca de 4.000 voluntarios participaron para hacer posible esta investigación. De ellos, apenas el 20% tomaba un desayuno apropiado, mientras que un 3% ni siquiera desayunaba. El grueso de la muestra realizaba un deficiente desayuno.

Aquellos que desayunaban poco o mal poseían unos deficientes hábitos alimenticios, comiendo a deshoras y tomando alimentos más grasos y calóricos. Como declaraba Fuster, uno de los principales responsables del trabajo:

El que no desayuna termina comiendo más a lo largo del día y de una forma irregular, tiene más colesterol y más tensión arterial.

Los científicos llegaron a la conclusión de que el hipotálamo, estructura cerebral responsable de la sensación del hambre, necesitaba un punto de partida. Este funciona como un reloj, y se encarga de que nuestra demanda de alimento se reparta adecuadamente a lo largo del día. Sin embargo, si no comenzamos desayunando, se provoca un desajuste.

Este desajuste provocará que nuestro hipotálamo no rinda perfectamente durante nuestro día a día, abocándonos a una serie de malos hábitos que podrán, o no, traducirse en un conjunto de enfermedades de tipo cardiovascular. Como hemos mencionado antes, los sujetos solían optar por alimentos muy grasos, por eso las más comunes son las ateroscleróticas.

La calidad también importa, y mucho

No vale únicamente con desayunar. Los primeros alimentos que tomas a lo largo del día deben ser apropiados y deben otorgarte los nutrientes que necesitarás. Por lo tanto, no es lo mismo desayunar un zumo y bol de cereales, que los restos de pizza de la noche anterior. Porque sí, lo sabes, todos lo hemos hecho.

Cantidad y calidad, todo es importante

Un desayuno equilibrado es aquel que nos aporta vitaminas, fibra y elementos como el calcio. Tampoco debes olvidar la glucosa, único nutriente que utiliza tu cerebro y que te aportará energía casi al instante.

Diabéticos, un sector de riesgo

Si hablamos de un hábito muy importante para aquellos que se encuentran sanos, imagina cuán relevante puede llegar a ser para personas que sufran algún tipo de enfermedad. La diabetes es una de ellas.

Como nos muestran en la web del INSK, estudios han demostrado que la ausencia de un desayuno en personas con diabetes puede correlacionar con una glucemia elevada. Este desajuste afectará a todas las comidas que se realicen durante el día.

Además, debemos tener en cuenta que un sujeto con diabetes puede tener que medicarse al comienzo del día, como leemos en Nutrición Naturista. Si los fármacos se toman sin ningún tipo de alimento en el estómago, pueden presentarse hipoglucemias, igualmente perjudiciales.

En este caso vuelven a ser de gran importancia los alimentos que compongan ese desayuno. Se ha demostrado que los desayunos altos en proteínas, en comparación con los hidratos, contribuyen a un mejor manejo de la glucosa a lo largo del día.