A pesar de que cada vez nos adentramos más en el oscuro espacio, todavía seguimos sin conocer plenamente nuestro propio sistema solar. De hecho, un noveno planeta podría estar orbitando nuestro Sol sin haber sido detectado hasta ahora: Planta X o Noveno Planeta. No obstante, cada vez tenemos más indicios para creer que este misterioso planeta sí que existe.

El número de planeta ha aumentado y disminuido con el tiempo, y ahora podríamos tener que cambiar los libros –de nuevo–

Y por supuesto no hablamos de Plutón, que dejó de clasificarse como planeta en 2006 después de que la comunidad científica así lo decidiese. Al fin y al cabo, el universo es demasiado grande como para considerar a un cuerpo tan pequeño como planeta. Además, un año antes se había descubierto un cuerpo aún más masivo, Éride, pero al que se le otorgó la clasificación de planeta enano, por lo que, ¿por qué seguir clasificando a Plutón como un planeta y no como planeta enano si Éride es aún más grande y no lo es?

Te interesa | Ya puedes explorar el espacio con Google Maps

Varios planetas con una órbita muy similar, el origen de la teoría del noveno planeta

Las primeras señales llegaron en 2012. Entonces, descubrieron al cuerpo VP113 (Biden) girando en una órbita altamente elíptica; El problema es que otro cuerpo anteriormente descubierto (Sedna) comparte prácticamente la misma órbita. Esto sugiere que un tercer cuerpo ha empujado tanto a Biden como a Sedna hacia esa órbita. Un objeto muy grande que hasta ahora no hayamos conocido.

Este nuevo planeta también podría empujar cuerpos hacia órbitas perpendiculares a los de los planetas | Caltech/R. Hurt (IPAC)
La cercanía de estos cuerpos junto con las similares órbitas sugiere que esta "casualidad" tenga un origen dinámico: un planeta muy grande que los ha empujado a donde están

Y no eran los únicos: posteriormente se descubrió un tercer cuerpo llamado TG387 (Goblin) y después de este otros dos más; un total de 6 planetas parecen estar agrupados de forma sospechosa, tal y como se publicó en 2014. La posibilidad de que estos cuerpos se reúnan ahí de forma natural ha sido calculada y se estima en torno a un 0.007 por ciento, según un estudio publicado en 2016 y desarrollado por la Universidad de Cornell.

Te interesa | Los planetas se formaron armónicamente, y no mediante colisiones

Un noveno planeta que podría explicar extraños fenómenos en nuestro Sistema Solar

El mismo modelo matemático generado por los científicos implicados sugiere que ese noveno planeta tendría una masa superior a diez veces la de la Tierra. Este planeta tendría una órbita unas veinte veces más grande que la de Neptuno. Esto implicaría que este planeta podría tardar entre 10 y 20 mil años en dar una vuelta al Sol, razón por la que aún no hubiéramos tenido consciencia de este planeta, hasta ahora.

A pesar de que inicialmente éramos muy escépticos en lo que se refiere a la existencia de este supuesto planeta, hemos continuado investigando su órbita y lo que implicaría para el Sistema Solar, y estamos muy convencidos de que está ahí. Por primera vez en 150 años, hay una evidencia sólida de que el consenso acerca de nuestro planetario solar está incompleto

De acuerdo con Scott Sheppard, uno de los investigadores que descubrió los seis cuerpos compartiendo órbitas, afirma que la posibilidad de existencia de este planeta es en torno a un 80%. «Hay muchas cosas extrañas que parece que están ocurriendo que podrían ser explicadas muy bien con la existencia de un planeta masivo que orbita por ahí». Por supuesto, esto no implica al 100% que este supuesto planeta sea el origen de estos fenómenos extraños, pues el origen podría ser otro.

No obstante, y a pesar de que se conoce la órbita que este planeta podría tener este noveno planeta –que se habría formado al mismo tiempo que el resto de planetas gigantes Jupiter, Saturn, Uranus y Neptune–, se sabe poco acerca en qué punto podría situarse ahora mismo. Probablemente tengamos que espera hasta 2022 cuando el Observatorio Rubin está listo para poder estudiar con más detalle este supuesto cuerpo.