Aunque un año perruno no equivale a siete años humanos, la realidad es que su vida es más corta que la tuya, por lo que es probable que tengas que decir adiós al mejor amigo que puedas tener.

Un trago duro pero que no exime que tener un perro (u otras mascotas), además de una gran responsabilidad, es una de las experiencias más enriquecedoras que puedes tener en la vida.

De ser un cachorro juguetón y travieso pasa a la edad adulta y, antes de que te des cuenta tu perro es un viejo gruñón. Pero bueno, las manías y hábitos de un perro anciano depende mucho de la educación (o ausencia de ella) que haya tenido durante su vida.

Tu mejor amigo, ahora también será tu compañero de videojuegos

Ver cómo tu perro se va deteriorando es un trago difícil de asumir, pero aunque vaya reduciendo su actividad, los veterinarios recomiendan que nunca dejes de estimularle. De hecho, un estudio reciente de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena han descubierto que la estimulación cerebral es clave, pero no solo con juegos tradicionales, sino también con pantallas táctiles y videojuegos.

Lisa Wallis, autora del estudio, lo explica para Daily Mail:

Los perros ancianos están integrados en nuestras vidas y les perdonamos que sean desobedientes. Dadas sus limitaciones físicas crecientes, dejamos de entrenarlos, lo que restringe sus oportunidades de crear experiencias mentales positivas, que siguen siendo capaces de aprender.

Y es que los vemos cada vez más decrépitos y nos dejamos llevar por la compasión, permitiéndoles todo y dejándolos en su cojín, tan felices. Sin embargo, es lo peor que podemos hacer si queremos que tengan una vida de calidad.

Como pasa con los humanos, la producción de dopamina también cae con el paso de los años en los perros, haciendo que pierdan motivación y memoria, pero este deterioro puede frenarse con entrenamiento específico.

Para que entendamos mejor su investigación, Wallis compara su efecto en la lucha contra el deterioro cognitivo al del Sudoku que al que tantos ancianos se han aficionado en los últimos tiempos.

Está claro que ya no están para grandes trotes, pero su cerebro sigue activo y ejercitarlo es fundamental para que tu cánido amigo este en forma en momentos en los que sus condiciones se ven mermadas. Así que, ¿por qué no cambiar los palos y las pelotas por pantallas táctiles y videojuegos?

A tu perro también le encantan los videojuegos. Daily Mail

Los investigadores que trabajaron en este estudio han admitido que obviamente no fue fácil para los perros acostumbrarse a las pantallas táctiles, pero una vez lo hacen, resulta que les encantan.

Hasta ahora se habían probado con cachorros jóvenes con grandes resultados, pero los perros más ancianos también aprenden, aunque a una velocidad más lenta.

Un nuevo nicho de mercado en la industria del videojuego: las mascotas

Según el estudio, los videojuegos asociados a un sistema de recompensas pueden sustituir perfectamente el entrenamiento físico y aumentar la salud de nuestras mascotas. Al fin y al cabo, a ellos les encanta recibir un premio y se motivan fácilmente para probar cosas nuevas y desafiantes.

Por el momento, no se ha determinado cuál es el efecto de dejar de entrenarlos y someterlos a desafíos como la socialización, pero si logran que sean más felices y que pierdan sus habilidades mentales de manera más suave, es una gran noticia.

¿Qué videojuegos son adecuados para tu perro?

Ahora que ya sabemos que podemos usar la tecnología para educar a nuestros perros y que se desarrollen mejor, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿qué juegos son buenos para ellos?

No nos imaginamos a nuestro perro jugando al Tetris ni muchos menos al World of Warcraft. Ni tampoco adaptándose a formatos como la Nintendo Switch. De hecho ese es el siguiente reto: adaptar nuestra tecnología a nuestras mascotas.

Los investigadores esperan que este estudio no solo nos motive a los dueños, sino también a los desarrolladores de software y técnicos para establecer cooperaciones futuras que den como resultado juegos específicos para ellos.