No hay nada como tener una mascota para descubrir que a los perros, aunque Amazon se empeñe, no les hace falta ni hablar para hacerse entender.

Y es que con esos ojitos, el movimiento de su cola, la posición de las orejas… no es necesario que te digan que quieren eso tan rico que estás comiendo. Pero ojo, recuerda que por mucho que insistan, el chocolate puede ser mortal para ellos.

Así que no hablan, pero ni falta que les hace: gruñidos, jadeos, ladridos, saltos… ¡Pero si hay perros que son más expresivos que las personas! Y de hecho, algunos también son mejor compañía que mucha gente que nos rodea.

Desgraciadamente y aunque un año canino no equivalga a 7 años humanos, la vida de los perros es más corta que la nuestra y es ley de vida tener que enterrar a nuestros mejores amigos.

¡Los ojitos de cachorro es el gesto más exitoso y ensayado por tu mascota!

¡Cuánto se les quiere! Perder a tu amada mascota duele tanto como que se vaya un ser de nuestra familia, por ello no es de extrañar que incluso estén estudiando su clonación, como la célebre oveja Dolly.

Por cierto, no sé si alguna vez te lo has preguntado, pero se dice que el Huskie es la raza más expresiva, al menos facialmente. Y es que los siberianos están hechos todo unos actores dignos de Oscar. ¿Que no? Una investigación reciente de la Universidad de Portsmouth ha evidenciado que las expresiones faciales de los perros tienen una razón de ser: llamar tu atención.

Y este hecho es sorprendente porque más allá de los primates, se desconocía que otros animales fueran capaces de alterar sus expresiones faciales en función de quién les mira, lo que muestra que los monos son capaces de entender la reacción que causan en otros seres.

¿Quién puede resistirse a esos ojitos? Daily Mail

Además es que los perros son unas divas: cambian sus movimientos faciales solo si les estás mirando. ¡Como para enseñarles a jugar al mus! Tanto es así que realizan sus propios "estudios de mercado" del éxito que cosechan sus expresiones: si han logrado que les dieras un trozo de tu manzana dándote la patita, que no te quepa duda que repetirán la estrategia.

Concretamente un movimiento, denominado por los investigadores como AU101 (lo que nosotros llamamos poner ojos de cachorro) es auténtico trending topic de los gestos, ¡garantía de éxito! Básicamente, el truco consiste en levantar las cejas cuando les miras para que sus ojos parezcan aun más grandes, como explican en el Daily Mail.

La conclusión de este estudio es que los perros son conscientes de la reacción que causan en nosotros. Según sus palabras:

Esto puede ser por dos razones. La primera, AU101 se asemeja a un gesto humano que indica tristeza, lo que es provoca que nuestra empatía se solidarice con ellos. Otra posibilidad es que el AU101 les haga parecer más infantiles, apelando a nuestro instinto paternal. Independientemente del motivo, que este movimiento sea respuesta a nuestra atención podría beneficiar a los perros en sus interacciones con los humanos.

Para llegar a esta conclusión, realizaron pruebas con 24 perros de distintas razas, entre las que se incluían pastores alemanes, Golden Retriever, mezclas, etc. ¿Y al otro lado? Una persona que se acercaba o alejaba a ellos con y sin comida.

En cada una de las pruebas, los gestos del perro fueron grabados en vídeo y analizados. Sorprendentemente, la presencia de la comida no alteraba su respuesta. Así que sí: prefieren nuestra atención a nuestra comida.

Hasta ahora, se pensaba que los gestos de los animales eran involuntarios e inflexibles, pero quizás sean manipuladores natos. La hipótesis que barajan los investigadores es que los perros podrían tener un sistema que combina procesos cognitivos y emocionales.