La importancia que el Sol tiene en nuestras vidas se comprende mejor si nos imaginamos qué sucedería tras su desaparición. Ese círculo naranja que nos acompaña en el cielo durante parte del día nos aporta un sin fin de beneficios que echaríamos muy en falta en caso de extinción.

Descubre cuánto tiempo tardaríamos en sufrir los efectos de la extinción solar

Hace unos días hablábamos sobre cómo se verían los cuerpos celestes más importantes si sustituyeran al Sol y a la Luna. Estos supuestos casos en la astronomía son muy importantes, ya que nos permiten ver cómo sería la vida si desapareciesen esos elementos en el cielo a los que estamos tan acostumbrados. ¿Imaginas no ver la Luna cada noche? Sería muy extraño.

Ahora, centrándonos en el tema de la desaparición del Sol, vamos a conocer qué sucedería justo después de la misma y cómo acabaría afectando a la Tierra. ¿Moriríamos todos en pocos segundos? ¿Nos quedaríamos en la oscuridad absoluta? ¿Pasaríamos a estado de congelación?

Dirigidos hacia el caos en el Sistema Solar

Algunos expertos defienden que el Sol se encuentra en la mitad de su vida útil, por lo que aún le quedan alrededor de 5.000 millones de años. Como ese tiempo es demasiado y no nos dará tiempo a conocer, afortunadamente, las consecuencias de su desaparición, vayamos directos al grano explicando la teoría.

Según explica Business Insider en un interesante artículo, la primera consecuencia de la desaparición del Sol sería un caos total en nuestro Sistema Solar. Tanto la Tierra como otros planetas saldrían despedidos por el espacio por culpa de la instantaneidad de la gravedad.

La desaparición del Sol afectaría directamente a la Tierra. Phys-Math

Otra cosa muy diferente sucedería con la luz, que no desaparecería al instante como consecuencia de su velocidad. Como bien apunta la fuente de información, la luz tiene una velocidad de 299 792 458 m/s, por lo que tarda 8 minutos en llegar a la Tierra.

Correcto, ese es el tiempo que tardaríamos en quedarnos a oscuras, en perder la luz solar. En definitiva, si supiésemos que el sol ha desaparecido, tendríamos hasta 8 minutos para despedirnos de él.

Además, las ciudades se mantendrían encendidas hasta que la electricidad guardada se agotase, y las estrellas seguirían brillando en el cielo. Sin embargo, las graves consecuencias llegarían poco tiempo después de la desaparición del Sol.

Nadie escaparía de efectos inmediatos

Despedirnos de la estrella que se encuentra en el centro del Sistema Solar tendría efectos directos tras esos 8 minutos en los que tarda la luz en llegar a la Tierra. Nuestro planeta se sumiría en una noche eterna que nos afectaría a nosotros, los seres vivos, que dependemos en gran medida del Sol.

Hay unos organismos vivos que sí sobrevivirían a la desaparición del Sol

La fotosíntesis, proceso que realizan las plantas para convertir la materia inorgánica en orgánica gracias a la energía solar, pararía de forma inmediata. Tal y como explica RT, los organismos vegetales que trabajan en la producción de oxigeno morirían.

Los animales que sí se salvarían son los que viven en el fondo del mar, ya que no necesitan el Sol para vivir y obtienen la comida y la energía del calor que emana de los respiraderos geotérmicos. Mientras que la mayoría de seres vivos no superaríamos la desaparición del Sol, estos organismos seguirían viviendo durante millones de años.

Caída drástica de las temperaturas

La congelación de la Tierra sería una de las consecuencias más serias de la desaparición del Sol. El frío se iría adueñando poco a poco de un planeta que, actualmente, tiene una temperatura media anual de 15 grados, según leemos en la web Respuestas.

Esa temperatura media descendería rápidamente hasta los 0 grados en tan solo una semana. La Tierra seguiría expulsando calor al espacio, pero no lo recibiría ya que no contaría con la energía del Sol. El enfriamiento de nuestro planeta sería progresivo, pero igualmente intenso.

2 meses es el tiempo que tardarían la mayoría de animales de la Tierra en morir por culpa del frío y del hambre. Desde Urbanian afirman que los animales marinos tendrían una esperanza de vida mayor que el resto, aunque solo sería de 60 días.

No ver amanecer o atardecer cada día sería la menor de las consecuencias de la extinción solar. El Universo Hoy

Si eres de los que no soportan el frío invernal, imagínate intentar sobrevivir con las temperaturas que reinarían en el planeta un año después de la desaparición del Sol. Cuidado, porque alcanzaríamos los -57°C, convirtiendo a este en un mundo de hielo.

Para intentar sobrevivir a este clima, los expertos recomiendan el traslado a zonas con fuentes de energía geotérmica, allí donde la Tierra crearía su propio calor. ¿Cómo sería la vida de 7 mil millones de personas en Islandia? Complicada, como mínimo.

Así sería el planeta 1.000 años después

Echando la vista hacia el futuro, no hay ninguna duda de que la Tierra sería completamente diferente de como la disfrutamos ahora. En 1.000 años, la temperatura habría descendido hasta los 240 grados bajo cero, lo que provocaría la condensación de los gases de la atmósfera y su caída al planeta.

Es muy posible que los seres humanos no lleguen a vivir la desaparición del Sol

Justo después, la atmósfera sufriría un colapso y llenaría la Tierra de gases solidificados. Para aquel entonces, y como explican Urbanian, la vida humana no existiría con casi toda seguridad en la tierra debido a dos motivos muy importantes.

En primer lugar, los expertos pronostican que el brillo del Sol provocará la evaporación de todos los océanos en un plazo de 1.000 millones de años, haciendo que el planeta sea inhabitable. Por otro lado, la desaparición de la gravedad llevaría a la Tierra a chocar con otro cuerpo celeste del Sistema Solar o cayendo a un agujero negro.

Hasta este punto, has podido conocer las consecuencias más importantes que tendría la desaparición del Sol sobre nuestro planeta. Como son tan catastróficas, mejor centrarnos en el presente y disfrutar de todos los beneficios que nos aporta esta estrella.