¿Has notado que las mañanas últimamente te cunden un poco menos? ¿Que parece que te quedas más tiempo ensimismado frente a tu café? No sabes bien cómo lo haces, pero cuando quieres darte cuenta, vuelves a ir tarde a trabajar (otra vez).

Algo misterioso ha estado sucediendo en algunos relojes del continente europeo: desde Portugal a Polonia, de Suecia a Turquía, se trata de un desfase que no entiende de fronteras dentro de Europa. No tiene que ver con Eurovision.

Tu reloj funciona perfectamente: es el curioso efecto mariposa de la red eléctrica europea

Puede que sea porque te vas tarde a la cama, pero no. No eres tú, es tu reloj. No es que se haya quedado sin pilas, sino que tiene que ver con un conflicto entre Serbia y Kosovo. Así que sí, tu reloj eléctrico funciona a la perfección, todo se debe a un fallo en la red eléctrica, como podemos leer en El Mundo.

La ENTSO-E, también conocida como Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad, lleva casi dos meses detectando una desviación en la frecuencia media de 50 hercios (establecida por ley) que emplean los 25 países de Europa Continental.

Este desfase ha provocado una pérdida de energía de 113 Gigavatios por hora (GWh). Para que nos entendamos, el consumo anual de 10.000 hogares y 6 minutos de demora para muchos europeos, algo sin precedentes hasta al fecha.

Como puedes imaginar, los relojes que no sean eléctricos o que simplemente no hayan estado conectados a la corriente no la han sufrido, pero otros miles de relojes sí: los del horno, radio despertador, calefacción, etc.

El mecanismo de un reloj es verdaderamente fascinante. JorgeArctos

Un conflicto político con efectos tecnológicos

El origen de este problema tiene que ver con las tensiones políticas existentes entre Serbia y Kosovo, según explica la Cadena Ser. Y es que en 2008 Kosovo se declaró independiente de Serbia de forma unilateral, algo que no fue aceptado de buen agrado en Belgrado, por lo que se niegan a reconocer al país vecino.

Y como no lo reconoce, tampoco le entrega la gestión de la red eléctrica de su territorio, provocando este pequeño error en la frecuencia que, como el efecto mariposa, hemos notado en el resto del Sistema eléctrico europeo. Hasta la fecha, Kosovo solo proporcionaba 49,995 herzios de los 50 Hz requeridos.

Afortunadamente para nuestras apretadas agendas, todo parece haberse resuelto. Claire Camus de la ENTSO-E lo explica:

La desviación de potencia originada desde Serbia y Kosovo ha cesado ya. Kosovo no estaba poniendo suficiente energía en el sistema para cubrir su demanda.

La ENTSO-E ya ha dado la orden para que se corrija el error, por lo que los 25 miembros del Sistema Eléctrico Europeo ya estamos en hora.

Un pequeño inciso sobre el mecanismo del reloj

Este increíble hecho ha despertado la curiosidad de muchos por saber cómo funcionan los relojes, una obra de pura ingeniería dentro de una carcasa minúscula. En general, los relojes de pared o los de pulsera mantienen la hora gracias a un cristal de cuarzo que tiene la forma de un pequeño tenedor, vibrando con una frecuencia constante conforme la electricidad lo atraviesa.

Pero los relojes que se conectan a la corriente eléctrica, todos los que podemos encontrar en electrodomésticos, usan la frecuencia de la red para mantener la hora. Como ya hemos dicho antes, la frecuencia estándar en Europa es de 50 Hz, es decir, 50 oscilaciones por segundo.

Como la moneda o el ferrocarril, contar con una frecuencia eléctrica estandarizada solo puede proporcionar ventajas, y es que gracias a ello todo el continente está interconectado. Así que sí, la electricidad producida en un lugar puede cubrir la demanda de otro. Algo que de hecho sucede, como explica John Hyphen en su cuenta de Twitter.

Para mantener la frecuencia estable, es necesario que tanto la producción como el consumo eléctrico estén equilibrados, porque si el consumo es más bajo que la producción, la frecuencia sube. Por el contrario, si el consumo es mayor que la producción, la frecuencia baja.

Como puedes imaginar, se trata de un equilibrio complejo que es corregido en tiempo real. Puedes comprobar cuál es la frecuencia exacta en Swissgrid. Como no podía ser menos, esta labor de control corresponde a los suizos.

Así que este pequeño y curioso affaire entre Kosovo y Serbia ha desequilibrado toda la red europea, bajando la frecuencia y provocando que los segundos sean un poco más largos de lo normal. Y esto es todo. Me voy, que llego tarde a trabajar.