Si eres amante del cine policíaco, de terror o incluso de ciencia ficción, puede que tengas conocimiento de la existencia del peligroso fármaco que todo lo logra. Todo, o casi todo, porque aún no se conocen muy bien hasta donde alcanza su poder.

Hablamos, nada más y nada menos, que del suero de la verdad, esa sustancia empleada en algunas ocasiones por los investigadores y que debe parte de su halo de misterio a su aparición en películas como las que citábamos al principio. Pero, ¿existe realmente el suero de la verdad?

El suero de la verdad ha aparecido en numerosas ocasiones en el mundo cinematográfico

A estas alturas, ya conocemos los devastadores efectos que las drogas pueden tener en tu cerebro, por lo que no es muy extraño pensar que existen en el planeta sustancias que pueden provocar que digas solo la verdad. ¿Es posible que este suero lo logre con tan solo consumirlo? Si existe este fármaco, ¿cómo consigue que los interrogados sean incapaces de mentir?

Tiopentato de sodio, más conocido de lo que crees

Multitud de mitos y leyendas urbanas han rodeado al uso del suero de la verdad desde sus orígenes. La pregunta más importante es especialmente sencilla: ¿funciona? Antes de poder contestarla, debemos saber de qué sustancia se trata.

El tiopentato de sodio es el nombre científico de eso que todos conocemos como suero de la verdad. Como bien menciona La mente es maravillosa, se rumorea que este fármaco ha sido empleado en casos de espionajes y torturas, y también ha creado un debate ético sobre el uso de este producto tanto en la práctica psiquiátrica como en otros terrenos.

Tal y como explica La mente es maravillosa, los expertos comenzaron a investigar sobre un posible suero de la verdad cuando, a principios del siglo XX, vieron que las embarazadas que recibían escopolamina pasaban a ser mucho más desinhibidas durante el efecto de la sustancia.

¿La existencia del suero de la verdad es un mito o una realidad? La Mente es Maravillosa

Los científicos siguieron probando con este tipo de fármacos, ganando especial importancia en la Segunda Guerra Mundial. Todos los rumores apuntan a que los militares utilizaban sustancias similares para lograr que los investigados confesasen toda la verdad.

La escopolamina se dejó a un lado y se pasó al tiopentato de sodio, ya habitualmente conocido como suero de la verdad. Según afirman desde Vix, esta sustancia era utilizada a principios de siglo como un simple anestésico, hasta que los médicos descubrieron que tenía más efectos.

¿Cómo funciona el suero de la verdad?

Tras conocer la existencia del tiopentato de sodio, podríamos concluir que el suero de la verdad sí es algo real. La desclasificación de algunos archivos secretos ha sacado a la luz que este suero ha sido empleado en numerosas ocasiones por investigadores como método para hallar la verdad.

Sin embargo, y pese al empeño de los que lo han puesto toda su confianza en él, el tiopentato de sodio no es fiable al 100%. Esta droga deriva del ácido barbitúrico y puede ser introducida de forma intravenosa, intramuscular y rectal. Tras su aplicación, la situación tan deseada solo dura entre 5 y 10 minutos.

Ese estado es definido como "sedación constante", con una tensión arterial inferior a la normal y una frecuencia cardíaca superior. Este estado facilita que la persona que toma tiopentato de sodio se olvide de todas sus inhibiciones, no presente ningún tipo de censura ante posibles preguntas.

Numerosos interrogatorios se han basado en el uso de este suero para intentar averiguar la verdad. RT Actualidad

Cuando los médicos de la época vieron los efectos de esta droga, lo tomaron como un acceso directo al cerebro de las personas. Ya no había mentiras posibles, el suero de la verdad acababa con todas ellas. Eso provocó que esta sustancia fuera empleada para conseguir importantes confesiones, aumentando la popularidad de la misma, pero ¿se puede confiar en su actuación?

¿Cómo de fiable es el suero de la verdad?

La web Psicología y Mente nos ilumina enormemente con sus palabras sobre el supuesto efecto de esta droga de la verdad. Como bien especifica, el tiopentato de sodio no es más que un psicofármaco que se acopla en aquellas zonas del cuerpo humano que sus características químicas le permiten.

El estado de somnolencia que causa este fármaco facilita que el paciente no se preocupe por su imagen o por las normas sociales y hable sin ningún tipo de vergüenza. Sin embargo, no hay ningún modo de detectar que en el cerebro de esa persona se esté dando un proceso químico centrado específicamente en la verdad.

Por lo tanto, el suero de la verdad no es 100% fiable, aunque sí es verdad que existe y ha sido utilizado en múltiples ocasiones. Finalmente, debemos mencionar sus posibles efectos secundarios en la salud que pueden desembocar, incluso, en la muerte.