Según la Organización Mundial de la Salud, una droga es una sustancia que puede tener potencial para curar o prevenir una enfermedad, o incluso para mejorar la salud física y psicológica. Puede parecerte algo extraño, pero el término "droga" no significa exactamente lo mismo en todos los ámbitos.

Las drogas nos afectan a todos los niveles, físico y psicológico

La definición que acabas de conocer pertenece al ámbito médico, al farmacológico, donde se usa el término como sinónimo de fármaco. Sin embargo, sabemos bien que existen otros fármacos que no son nada beneficiosos para nuestra salud. Son los que la OMS denomina fármacos psicoactivos o de forma algo más común, drogas ilegales.

Las drogas pueden destrozar la vida de una persona, afectando terriblemente a su salud, tanto física como mental. El organismo sufre constantemente los estragos de la droga, aun cuando no se está tomando. ¿Cuáles son esos efectos? A continuación nos centraremos en aquellos que recaen sobre uno de los órganos más importantes de tu cuerpo, el cerebro.

Un sistema que te convierte en adicto

Hace algún tiempo, comentamos un estudio que había demostrado que la música era capaz de activar las mismas áreas cerebrales que algunas drogas. En él hablábamos de un complejo sistema cerebral, de los primeros que se crearon con la ayuda de la evolución, y que había sido muy importante para la supervivencia de nuestra especie.

Estas áreas se encargan de que repitas aquello que te hace sentir bien

Nos referimos al circuito cerebral de recompensa, formado por una serie de estructuras que realizan tareas cuando menos curiosas. Como también apuntan desde Vix, esas áreas están situadas en lo más profundo de tu cerebro y son: la amígdala, el núcleo accumbens, el área tegmental ventral, el cerebelo y la glándula pituitaria. Pero, ¿cuál es su cometido?

Desde la aparición de nuestra especie, este circuito se ha encargado de hacernos sentir bien, liberando algunas de las hormonas de la felicidad. Sí, su cometido básico es provocarnos bienestar, pero con un objetivo muy claro, que repitamos aquello que nos ha provocado placer. Si los hombres primitivos llevaban a cabo una tarea beneficiosa, su cerebro se encargaba de que volvieran a repetirla, haciéndoles sentir bien y provocando la necesidad de buscarla de nuevo. Esto ayudó enormemente a la supervivencia de nuestra especie.

Tus neuronas bailan en una orquesta de dopamina. Poder Personal

Teniendo todo esto en cuenta, puede que ya te imagines por dónde van los tiros. Y es que las drogas actúan también sobre este sistema, otorgando bienestar y provocando en nuestro cerebro la necesidad de volver a repetir, siendo esta cada vez mayor y constituyendo la base de la adicción.

Ahora que estás enganchado, llegan los daños

Seguramente habrás oído hablar del síndrome de abstinencia. Volviendo a las definiciones de la OMS, es concebido como una gran variedad de síntomas que variarán en su intensidad y que aparecen al acabar o disminuir el consumo de una sustancia psicoactiva, de una droga, que se ha consumido durante un tiempo. ¿Cuáles son esos síntomas y por qué ocurren?

Un proceso que puede hacerte enfermar hasta la muerte

Cuando alguien sufre síndrome de abstinencia experimenta el proceso contrario al que hemos visto anteriormente. Si el organismo de una persona se acostumbra a tener una dosis determinada de droga, cosa que ocurre ante un consumo prolongado, comenzará a demandarla si se disminuye el consumo o si se acaba directamente con él.

Nuestro cerebro necesita su dosis, y cuando esto no ocurre, comienzan los estragos. Aparece entonces un intenso malestar físico, que obliga a la persona a buscar desesperadamente el consumo. El organismo se ha vuelto dependiente, ya no sabe vivir sin esa sustancia, y se producen síntomas como cefaleas, dolor muscular, temblores, mareos, náuseas, vómitos e incluso alucinaciones. Cuanto más prolongado haya sido el consumo de la droga, más grave será este proceso, que puede hacer enfermar gravemente a quien lo padece.

Ni falta hace que digamos que el consumo de drogas es muy peligroso y perjudicial, ya que aquí has podido conocer los estragos más importantes. Como apuntan desde Cadena SER, aunque el consumo de algunas drogas se haya estabilizado, existen otras que siguen aumentando, por lo que debe actuarse de inmediato.