Si bien aún queda mucho para poder si quiera demostrarlo, se espera que haya un agujero negro en nuestro sistema solar. De hecho, esta teoría podría cuadrar como explicación a por qué ciertos cuerpos transneptunianos tienen órbitas muy similares, lo que tendría una posibilidad de ocurrir por casualidad de alrededor de un 0.007%. Inicialmente se pensó que podría ser provocado por un noveno planeta con una masa de unos 10 planetas Tierra girando sobre el Sol en una órbita muy grande; no obstante, cada vez cobra más sentido que sea un pequeño agujero negro quién esté atrayendo a estos cuerpos.

Al fin y al cabo, no hemos podido demostrar la existencia de este Planeta X, y quizás es porque realmente no existe, y lo que está ahí fuera es un agujero negro. Y para comprobarlo, un grupo de científicos ha decidido llevar a cabo un experimento. Si están en lo correcto, podrían demostrar que hay un agujero negro en la parte más lejana del Sistema Solar. Este agujero negro sería del tipo primordial: no estaría originado por el colapso gravitatorio de una estrella, sino por las zonas extremadamente densas del Universo que se generaron bajo ciertas condiciones durante el Big Bang.

Agujero negro de masa igual a 5 planetas Tierra a tamaño real: 5 centímetros. Podría ser el tamaño del agujero negro primordial que conocemos como Planeta X o Planeta 9 | ArXiv

Los agujeros negros serían los responsables de la existencia de materia oscura, un tipo de partículas no activas en el espectro electromagnético y que solo reaccionarían con campos gravitacionales. Si así fuera, debería haber un número considerable de estos en el Universoy tener uno tan cerca nuestro no sería para nada extraño. Se calcula que la densidad de este es tan grande que tendría el tamaño de una pelota de tenis o un pomelo.

Te interesa | Planeta X: el noveno planeta que podría orbitar el Sistema Solar

Anomalías gravitacionales en la nube de Oort que podrían ser explicadas por un planeta muy grande o un agujero negro primordial realmente denso

Pero, ¿cómo detectas algo tan pequeño en un sistema solar tan grande? Según los astrónomos que se encargarán de buscar a este agujero negro primordial, esto puede hacerse mediante el resto de radiación que dejaría un cometa al interactuar con los gases calientes generados por la atracción de un cometa hacia el agujero negro –que estaría derritiéndose–. Esta radiación, conocida como llamarada de acreación, sería lo suficientemente potente como para detectarse desde la Tierra.

Nube de Oort

«Nuestro estudio muestra que si el Planeta 9 es un agujero negro, este cometa de las afueras del Sistema Solar –la llamada nube de Oort, una nube esférica de cuerpos transneptunianos al límite de nuestro sistema estelar– se impactaría con el mismo, destruyéndose por su campo gravitacional y produciendo una llamarada a medida que se unen rápidamente, en menos de un segundo», ha explicado Avi Loeb, uno de los astrónomos de Harvard que está llevando a cabo la investigación, ha explicado al medio online Gizmodo.

No obstante, para poder detectar esta radiación desde la Tierra el cometa tendría que ser lo suficientemente grande. La investigación comenzará el año que viene, cuando se tratará de detectar esta radiación a través del telescopio Legacy Survey of Space and Time (LSST) del Observatorio Vera C. Rubin de Chile. Este telescopio investigará el cielo durante diez años. Y su campo de visión es tan grande que permitirá cubrir la mitad del cielo y repetir 824 veces cada zona durante la próxima década. «Si el Planeta 9 es un agujero negro, esperamos ver al menos unas pocas llamaradas de acreación aproximadamente un año más tarde de que el LSST comience a estudiar el cielo».

Te interesa | Se puede extraer energía de un agujero negro, confirma un experimento

Pero este no es el único método en el que podemos detectar ese agujero negro primordial –si es que existe–. De hecho, hay otros científicos en busca de este descubrimiento. Otra de las estrategias para divisar al Planeta 9 sería enviar cientos de aparatos hacia la parte externa del Sistema Solar, donde se encontraría este agujero negro.

*Te interesa** | Encuentran oxígeno molecular en otra galaxia, por primera vez

Cualquier cambio en sus sensibles relojes implicaría la presencia de grandes campos gravitacionales producidos por un pequeño agujero negro. Pero incluso los físicos tras este plan piensan que el experimento de los investigadores de Harvard es más apropiado y, sobre todo, eficiente.