plasma

Mientras que aún podría quedar hasta un año para encontrar una cura para el coronavirus, se está buscando desesperadamente cómo ayudar a los pacientes con coronavirus a atravesar la enfermedad de la forma más sencilla posible y a que remitan los símtomas de estos. Y un método para que los pacientes desarrollen inmunidad al virus podría ser realizar transfusiones de plasma de personas que ya hayan pasado la enfermedad.

En concreto, un nuevo estudio preliminar publicado en la revista científica por pares Journal of the American Medical Association que viene desde China explica que las transfusiones de plasma –una de las sustancias de las que está compuesta la sangre– podría ser beneficiosa para pacientes muy graves de coronavirus. El estudio, que se realizó en diversos hospitales a través del país asiático, transfirieron plasma rico en anticuerpos al coronavirus a 15 pacientes con síntomas más severos de COVID-19.

Tal y como se realizó con la gripe española en 1918, las transfusiones de sangre de personas que ya han sobrevivido al coronavirus sería beneficioso para personas muy enfermas o en estado crítico

El primer ensayo, realizao precisamente en Wuhan, se realizó con 10 pacientes con síntomas graves, mostrando los primeros síntomas de mejora a los tres días de haber sido transferidos con este plasma extraído de personas en el periodo cosvalescente de la enfermedad –el tiempo que ocurre entre el final de la enfermedad y la recuperación completa–.

Entre las mejoras reportadas en estos pacientes se encuetra el descenso de la fiebre, tos, dolores y la ausencia de dificultad para respirar. Los niveles de virus bajaron rápidamente tras transferirse este plasma convaleciente, apunta el estudio.

Te interesa | Inmunidad de rebaño: como Reino Unido quería acabar con el coronavirus

«Una prometedora opción de recuperación»: transferir plasma de personas curadas para sanar a personas muy graves

Plasma –el líquido amarillo de la parte superior del tubo– tras ser obtenido a partir de centrifugación

En el segundo ensayo se realizó lo mismo con otros 5 pacientes pero esta vez, encontrándose en estado crítico. Este grupo de pacientes mostraron mejoras tanto después de la transferencia y, a los diez días, tres de ellos dejaron de necesitar respiradores y respirar sin ellos. Por lo tanto, se espera que este tipo de transferencias pueda impulsar a los sistemas inmunes de las personas a desarrollar inmunidad de forma más rápida para combatir a la enfermedad.

El plasma convaleciente puede ser obtenido fácilmente extraído de personas ya curadas de coronavirus y sería efectivo para ayudar a pacientes con síntomas muy graves

No obstante, el número de personas con las que se ha realizado el experimento es muy pequeño, por lo que no se conoce realmente en qué magnitud el plasma ha podido ayudar. «Aún no se conoce si el plasma convaleciente es efectivo para el covid-19, pero hay datos aislados que sugieren que lo podría serlo», de acuerdo con Joaquín Madrenas, director científico del Instituto Lundquist, en declaraciones a la BBC.

Pero debemos destacar que no es la primera vez que se usa este método para combatir este tipo de enfermedades: 1918 ya se usó con pacientes enfermos de la Gripe Española, con la esperanza de que el plasma de las personas ya curadas inyectado en la sangre de pacientes enfermos sería capaz de reconocer el virus en el cuerpo de la persona enferma y de esta manera, neutralizarlo. Es decir, no es una técnica completamente novedosa que se vaya a usar por primera vez.

El plasma se obtiene centrífugando sangre en un tubo con anticoagulante

El plasma es una de las sustancias que se encunetra en la sangre. Para obtenerlo, se ha de realizar una extracción de sangre del paciente. A la sangre se le realiza un proceso de centrifugación introduciéndola en un tubo con anticoagulante. El resultado es un líquido viscoso amarillo, que es lo que, mediante transferencias a pacientes enfermos, les haría mejorar notablemente.

Te interesa | Cómo usar los datos de nuestros móviles para luchar contra el coronavirus sin renunciar a la privacidad

Mediante este método estaríamos transfiriendo parte de los anticuerpos generados por una persona que ha sobrevivido exitosamente al coronavirus. Y es que el plasma es donde estos anticuerpos se almacenan. No obstante, y tal y como afirma Arturo Casadevall –jefe del Departamento de Microbiología Molecular e Inmunología en la Universidad Johns Hopkins–, se debe realizar pruebas clínicas para comprobar la efectividad de este método, debiendo haber un grupo de enfermos que reciban placebo, comprobando de esa forma la efectividad real de las transferencias de plasma. Y es que, a pesar de que las transferencias de plasma se han usado en la gripe española, el SARS en 2003, la gripe H1N1 en 2009 y con el MERS en 2012, este estudio nunca se ha llevado a cabo.