El ser humano pisó la Luna por primera vez el 20 de julio del año 1969. El primer hombre que lo hizo fue el célebre Neil Armstrong, aunque también le acompañaba otro astronauta, Edwin Aldrin, más conocido como Buzz Aldrin. Como podemos leer en El País, Michael Collins aguardaba orbitando el satélite. Se trataba de la misión Apolo 11 de la NASA, que había comenzado 4 días antes, con su despegue a bordo del Saturno V.

Estados Unidos había dado un puñetazo sobre la mesa, demostrando quien iba a ser el verdadero ganador de la carrera espacial. Desde aquel entonces, distintas misiones se sucedieron, todas ellas con un objetivo común, la Luna. Hasta finales del año 1972 se realizaron un total de 6 misiones, en las que 12 hombres pisaron la superficie de nuestro satélite.

Eugene Cernan fue el último hombre en pisar la Luna

Desde ese momento, ninguna otra misión nos ha llevado hasta la Luna. Eugene Cernan, fallecido a principios de este año, fue el último hombre en caminar por su superficie gracias a la misión Apolo 17, en diciembre del año 1972. Nada más y nada menos que 45 años han pasado desde entonces. La pregunta está bastante clara, ¿no crees? ¿Por qué no hemos vuelto a la Luna?

La Luna ha sido idealizada desde el comienzo de la humanidad. Portal Astronómico

En busca de una respuesta

Hoy intentaremos encontrar una respuesta para esta cuestión. No será fácil. De hecho, es muy probable que existan distintas opciones posibles, y que todas ellas hayan tenido algo que ver.

Sin embargo, todo parece apuntar hacia un tema común, y es el de las prioridades. La Luna ha sido observada e idealizada desde los comienzos de nuestra existencia, pero parece que el interés por ella ha disminuido mucho durante los últimos años. ¿Es posible que ya no nos atraiga?

Otros lejanos objetivos parecen ser más atractivos

Puede que otros objetivos sean mucho más atractivos hoy día. Durante tiempo se habló de la posible creación de campamentos sobre la superficie lunar, proyectos que como supondrás, no se han realizado ni parece que vayan a realizarse.

El interés de la comunidad científica está ahora centrado en otro destino, algo más lejano. Me refiero, como no, a Marte. Puede que Marte sea el principal responsable de nuestra aparente pérdida de interés por la Luna. El multimillonario Elon Musk tiene mucho que ver en este tema.

Además, llegar hasta el planeta rojo requiere un increíble esfuerzo, tanto humano como monetario. No debes olvidar que para poder llevar a cabo una misión de este tipo se necesitan millones y millones de dólares, por lo que deben establecerse una serie de prioridades. Como entenderás, ahora mismo la Luna no es una de ellas.

Por lo tanto, parece que todo el esfuerzo de las diferentes instituciones se encuentra aplicado en otros temas, como el de la llegada del hombre a Marte.

Hay quien aún insiste

A pesar de todo, parece que aún existen países que mantienen interés por estudiar nuestro pequeño satélite. Este es el caso de China, que pretende enviar una misión hacia la cara oculta de la Luna a principios del próximo año 2018.

China no tira la toalla y pretende regresar

La cara oculta de la Luna es aquella que, como su propio nombre indica, no puedes ver. Esta no se nos muestra y permanece a oscuras durante la noche. ¿Por qué ocurre esto?

La respuesta es bastante sencilla. Como podemos leer en la Wikipedia, la Luna tarda en rotar sobre sí misma el mismo tiempo que ocupa en dar la vuelta a nuestro planeta, lo que permite que siempre veamos la misma de sus mitades.

El país asiático pretende hacer llegar una de sus sondas hasta la citada zona. Esta ha sido denominada Chang’e-4 y aterrizará, si todo va según lo previsto, a principios del año que viene. Una vez logrado, China se convertiría en el primer país en aterrizar sobre la zona más desconocida del satélite.

Como podemos leer en Xombit, la misión no está pensada para ser de larga duración. Los responsables del proyecto pretenden orbitar la Luna, aterrizar, y tras esto, marcharse. Por supuesto se tomarán muestras de la superficie, pero el cometido de la sonda no irá mucho más allá.

La cara oculta de la Luna no ha sido explorada aún

Como bien reflejan en 20minutos, lo que se pretende con esta misión es estudiar la geología de la zona. Gracias a las muestras que se obtengan, podremos conocer más sobre la Luna y su formación, que podría estar mucho más relacionada con nuestro planeta de lo que podrías imaginar. De hecho, y como nos cuentan desde Muy Interesante, es muy probable que ambos cuerpos se formasen juntos.

¿Puede que este proyecto de China anime a otros países a volver a intentarlo? Puede que sí, puede que nuevas empresas surjan con el objetivo de llegar hasta la Luna. En cualquier caso, tendremos que esperar para comprobarlo.