Tesla es una de los fabricantes de automóviles que más se han preocupado por mejorar la seguridad tecnológica de los mismos durante los últimos años. Pese a sus esfuerzos, recientemente un experto aseguró que los ladrones podrían clonar la llave de un Tesla Model S.

No hay duda de que los delincuentes saben aprovechar al máximo las vulnerabilidades de este tipo de coches, como puso de manifiesto el robo de un Model S el pasado mes de septiembre. Sin embargo, el futuro será mucho más complicado para ellos tras la última actualización lanzada por Tesla.

Tesla complica la tarea a los ladrones

La compañía automovilística de Elon Musk quiere poner unos límites infranqueables de seguridad para que los delincuentes se olviden de poder robar sus coches. Así lo confirmamos con su v9 software (2018.44), la nueva actualización del sistema que llega con una nueva función antirobo.

Según explican desde Electrek, la actualización de Tesla para sus Model 3 obliga al usuario a meter su contraseña si quiere deshabilitar el acceso con móvil. Aunque parece una solución muy simple, este ligero cambio representa un obstáculo a la hora de robar un coche de Tesla.

La compañía ha lanzado una nota de prensa para hablar de esas mejoras presentes en la actualización, entre las que también se encuentran nuevos controles para la climatización. Al respecto del cambio en la seguridad del sistema, desde Tesla han aclarado lo siguiente:

Para mayor seguridad, se requerirán su nombre de usuario y contraseña de Tesla al deshabilitar el acceso móvil. Para ajustar la configuración de acceso móvil del automóvil, vaya a Controles > Seguridad > Permitir acceso móvil.

Una investigación lo reveló todo

La preocupación de Tesla por la supuesta facilidad que los ladrones tienen para acceder a sus coches aumentó enormemente tras un estudio realizado por la Universidad KU Leuven, en Bélgica. Tal y como confirmaba Wired, esta investigación revelaba que los ladrones podían robar un Tesla en tan solo segundos al clonar la llave del coche.

Con unos 600 dólares de presupuesto para equipos de radio e informática, y con una táctica perfeccionada, los autores del estudio pudieron recibir las señales cercanas emitidas por el mando del vehículo y dejar que el sistema que han creado reprodujese la clave apenas unos segundos después.

Tesla ha lanzado una nueva actualización para que sea más complicado robar uno de sus coches. Antony Kennedy

Esta práctica era perfecta para los ladrones, ya que no dejaba rastro alguno de lo que había pasado. "Hoy es muy fácil para nosotros clonar estas llaves en cuestión de segundos. Podemos suplantar completamente el llavero y abrir y conducir el vehículo", afirmó Lennert Wouters, uno de los investigadores de la KU Leuven.

El robo de un Model S en tres minutos

La actualización de Tesla llega tras la sorprendente actuación de dos ladrones muy hábiles el pasado mes de septiembre. Parece que estas personas atendieron bien a las palabras de los investigadores belgas, ya que solo necesitaron tres minutos para hacerse con un Tesla poniendo en práctica su técnica.

Una cámara grabó todo su trabajo, por lo que nosotros también podemos ver cómo de fácil era robar un Tesla Model S hace unos meses. Seguramente el propietario del coche pensó que no era necesaria mucha seguridad al dejarlo en la puerta de casa, pero se equivocaba.

Atento al personaje nº1, a la izquierda de la pantalla, que aparece con una tablet en sus manos y no para de dar vueltas alrededor de la casa hasta que encuentra la señal del mando del Tesla. Una vez hallada, con la tablet consigue amplificarla y enviarla hasta el teléfono protagonista, en manos del personaje nº2.

Como tú mismo puedes comprobar, apenas 50 segundos han transcurrido de robo y los ladrones ya están dentro del vehículo. No todo sería tan fácil para ellos, que no sabían como desenchufar el cargador eléctrico conectado al Model S.

Tras averiguar como desconectar el cargador, los ladrones huyeron con éxito, seguramente satisfechos porque el propietario del vehículo no había hecho caso a los consejos que Tesla había dado unos días antes.

Los ladrones lo tendrán muy complicado para deshacerse del GPS de los vehículos Tesla

La propia compañía se encargó de comunicar públicamente que la mejor opción para sus clientes era que deshabilitasen la entrada pasiva, que permite a los usuarios entrar al coche sin tener que desbloquearlo siempre que reciba la señal FOB de la llave. Otra posibilidad era utilizar la función "PIN to Drive", que hace necesaria la introducción de una clave antes de conducir.

Ninguno de estos dos consejos fueron seguidos por el propietario del vehículo robado, que no pudo seguir su pista después de que los ladrones desactivasen el acceso con móvil. Ahora, gracias a la actualización que obliga a meter un código para deshabilitarlo, los dueños podrán saber en todo momento dónde está su Tesla si este ha sido sustraído.