A lo largo de los últimos años, las firmas automovilísticas han introducido mejoras continuas para mejorar la seguridad de sus vehículos ante amenazas cibernéticas. La inclusión de tecnología de infoentretenimiento ha provocado que la vulnerabilidad de los nuevos medios de transporte sea más accesible que nunca.

Una de las compañías que más esfuerzos ha tenido que realizar en materia de seguridad ha sido Tesla. La empresa estadounidense está especialmente comprometida con la mejora de estos sistemas debido al alto índice tecnológico que incluyen los Model S, Model X y, desde hace un año, el Model 3. Con el paso de los años, han logrado inventar nuevas fórmulas para hacer infranqueable el software.

El Tesla Model S ha sufrido un nuevo hackeo del software de su centralita

Aun así, una nueva investigación, la cual está expuesta en el portal Wired, acaba de mostrar cómo aún a día de hoy, tras más de 6 años en el mercado, el Model S continúa teniendo fallos en cuanto a ciberseguridad. Se espera, de hecho, que la firma pueda lanzar un nuevo parche que acabe con nuevos problemas detectados en un futuro.

Una de las principales preocupaciones que debería tener el usuario de una unidad es que apenas se necesitaría un sistema que tendría en el mercado un coste aproximado de unos 600 dólares, una cuantía asumible teniendo en cuenta que se estaría robando un vehículo de manera sencilla que tendría un precio en el mercado superior a los 80.000 dólares.

Los investigadores involucrados con la resolución de este problema pertenecen a la Universidad KU Leuven en Bélgica. Este equipo, compuestos especialmente por titulares en la docencia, se han centrado en la creación de un hardware especialmente diseñado para conseguir superar las múltiples barreras de seguridad marcadas por la compañía de Palo Alto.

Una vulnerabilidad que será subsanada próximamente por Tesla

En el medio cibernético, hay 2 clases de hackers; los que actual de mala fe y los que se encargan de descubrir fallos de seguridad para evitar que los primeros se aprovechen. Por fortuna, en esta ocasión, son los buenos los que se han llevado el gato al agua. Descifrar la clave de cifrado ha sido el paso necesario para dar con este problema.

Han conseguido clonar la clave de seguridad de un Tesla Model S. Top Gear

El equipo involucrado en este proyecto tan solo ha necesitado un dispositivo creado a partir de una Raspberry Pi, una radio Yard Stick One, una radio Proxima, un disco duro externo y y un conjunto de baterías dispuesto para ofrecer energía a todo el sistema. Tras ello, incluyeron todas las claves que podrían usarse para coincidir con el código que disfrutaba una unidad de un Model S.

Este sistema hacía que un Model S pudiese ser robado en cuestión de pocos segundos

Posteriormente, se aprovechó la frecuencia que emite el automóvil en todo momento para engañarlo y recibir la respuesta que incluía el conjunto de dígitos al situarse de manera próxima al vehículo. Una vez realizado este paso, bastaba con que el sistema cotejase las múltiples opciones disponibles para contar con un resultado fiable.

Tras encontrar, en apenas unas centésimas de segundo, la coincidencia, el ladrón podría acceder al vehículo y encenderlo. Lo demás, ya lo podemos imaginar. Gracias a este método, se podría robar uno de los miles de automóviles que ya circulan en todo el mundo en apenas unos segundos y sin tener que realizar maniobras tradicionales relacionadas con el robo.

Un problema de seguridad solventado vía OTA

Una de las peculiaridades del sistema utilizado por Tesla es su política de actualizaciones vía OTA. Además de ofrecer mejoras en cuanto a servios, tales como el precalentamiento de baterías en invierno, la firma comandada por Elon Musk renueva el software con nuevas fórmulas de ciberseguridad.

El coche autónomo de Tesla cuenta con más de mil millones de kilómetros recorridos. Circula Seguro

En una de las más recientes, la firma implementó una corrección que inhabilitaba esta última filtración de seguridad. Apenas unos días anteriores a esta publicación, la compañía de Palo Alto fue advertida por el organismo público belga. Tras una serie de comprobaciones se descubrió que, efectivamente, se había producido una vulnerabilidad que debía ser reparada.

El ladrón de coches de última generación está comenzando a aflorar en el mercado

El usuario de un automóvil de la firma, por tanto, no debe temer la intromisión de terceros a través del sistema utilizado. No obstante, es importante tener en cuenta que los ladrones se están adaptando a la disposición de nuevas tecnologías en este sentido. Por ello, los fabricantes deben seguir invirtiendo importantes cantidades de dinero para reducir el riesgo.

¿Habrá una seguridad completa en el futuro? La inclusión de nuevas soluciones tales como el detector de huellas, la encriptación o las nuevas soluciones que se están barajando, tales como el reconocimiento facial, tendrán un papel muy importante en los próximos años en la automoción.