Audi se ha convertido en uno de los potenciales fabricantes de automóviles eléctricos. Dado el alto volumen de crecimiento que está viviendo este sector, es lógico que la marca haya decidido sacar al mercado su primera alternativa este mismo año. No obstante, la principal limitación que dispone el e-tron es el periplo de tiempo que ha vivido desde sus inicios.

Es importante recordar cómo las últimas ferias internacionales han sido las que han servido de base para promocionar un producto completamente disruptivo. No se sabía que acogida podría tener el primer SUV eléctrico de la firma de los 4 aros, pero el éxito obtenido dio paso a su puesta en la cadena de montaje.

Audi también comandará la expedición hacia las mecánicas eléctricas en el grupo Volkswagen

Ahora, según se puede leer en Electrek, las instalaciones que tiene la empresa en Hungría ya están sirviendo para ir amoldando la puesta en escena de este producto alternativo. Más concretamente, la localidad de Győr ha sido la seleccionada para potenciar la transformación que está viviéndose en algunas de las firmas subsidiarias del grupo Volkswagen.

En este sentido, Audi quiere posicionarse como una de las filiales que encabezarán este proyecto, por lo que se ha elegido un emplazamiento que cuenta con las mejores capacidades para dar respuesta al primer coche eléctrico de la marca conceptuado para ser eléctrico. ¿Quién iba a decir hace unos años que un SUV sería el segmento elegido para potenciar la movilidad sin emisiones?

Sea como fuere, lo cierto es que a falta de unos pocos meses para ver las primeras unidades rodando en tráfico abierto, Audi ya ha comenzado la producción en serie de su motorización eléctrica. Esto nos hace creer que durante las próximas semanas se tendrá conocimiento sobre nuevos datos referentes a la carrocería o la tecnología que incorpora.

Una motorización con gran intervención del operario

Al contrario con lo que sucede en Tesla, donde prácticamente todo está muy mecanizado, en Győr se ha preferido apostar por una combinación en la que el operario tiene una mayor implicación. De esta forma, se garantiza en cada una de las etapas que el procedimiento está siguiendo la pauta establecida.

El Audi e-tron se convertirá en el primer modelo de la marca creado para ser completamente eléctrico. Electrek

Ahora bien, ¿por qué ha sido escogida esta factoría para dar comienzo con una nueva era en Audi? Tal y como se puede leer en el medio citado anteriormente, Peter Kössler, miembro del Consejo de Administración de Producción y Logística de AUDI AG, ha destacado lo fundamental que ha sido esta planta en el pasado para la compañía.

Audi Hungría ha estado involucrada en escribir la historia de crecimiento de los Cuatro Anillos durante 25 años. Nuestra filial húngara está entrando ahora en un campo de especialización completamente nuevo con la producción de motores eléctricos. Este exclusivo know-how convierte a Győr en nuestra planta principal para motores eléctricos y encarna nuestra transformación estratégica en un proveedor de movilidad sostenible.

Esta discreta planta de producción de propulsores eléctricos alberga una capacidad actual en torno a las 400 unidades a la semana, un volumen que podría variar en función al número de comercializaciones que tenga el e-tron, un modelo que ya se sabe que partirá desde los 80.000 euros en el mercado alemán.

Una motorización que es mimada por cada operario en planta

Audi ha querido producir una motorización completamente diferencial respecto a otras alternativas del segmento. Por este motivo, los operarios han tenido que ser formados para producir este tipo de mecánicas bajo un procedimiento interno, lo cual ha atrasado la puesta en escena de este modelo.

Audi cuenta con varios robots para incrementar la productividad en la fabricación. Electrek

¿Será este paso algo que Audi deberá recordar en el futuro o este movimiento ha sido precipitado viendo éxito que todavía están teniendo los motores térmicos? Esta apuesta, la cual será residual respecto a los ingresos de marca, marcará un antes y un después en la forma de entender la movilidad.

La planta de motorizaciones eléctricas podría tener mayor demanda en los próximos meses

Esta planta, situada en la localidad húngara desde hace más de 2 décadas, tiene ante sí un momento único para incrementar la capacidad. Al fin y al cabo, este emplazamiento solamente da trabajo a un total de unos 100 empleados, algo que demuestra cómo las mecánicas eléctricas todavía se encuentran en un segundo plano para la firma de los 4 aros.

En relación a los conjuntos de baterías, se sabe, gracias al ciclo NEDC, que contará con una autonomía próxima a los 400 kilómetros con cada ciclo de carga. No obstante, esta cifra podría verse alterada por la llegada del ciclo WLTP, uno que se adecua más a condiciones razonables de circulación y que entrará en vigor el próximo 1 de septiembre.