Los sistemas de conducción autónoma son una de las novedades más llamativas de la industria de la automoción. En los últimos años hemos visto cómo los principales fabricantes y empresas ajenas al sector han intentado eliminar las funciones que siempre se le han atribuido al conductor.

Está escrito, habrá un día en el que no podremos ponernos al volante de nuestro propio vehículo. Aún queda mucho, pero los plazos están acortándose conforme vemos los resultados de las últimas innovaciones introducidas por las firmas tecnológicas más avanzadas.

La conducción autónoma ha atraído inversiones de empresas ajenas a la automoción

Google, Apple, Intel o Baidu son algunas de estas empresas cuya principal área de investigación no está ligada a la automoción, pero que, al ver el atractivo del producto, decidieron en su día contribuir al desarrollo de un software y hardware más eficiente.

Sin embargo, el Autopilot es la tecnología más conocida del momento. El motivo principal es que solamente con una actualización se ha podido incluir a miles de automóviles que Tesla dispone ya en el mercado. Este sistema de conducción autónoma está recopilando todo tipo de información continuamente con el objetivo de mejorar en futuras generaciones.

El mejor ejemplo es que ya podría estar casi lista una segunda versión denominada Autopilot 2. Si bien es cierto que Elon Musk prometió sus primeras pruebas en la segunda mitad de 2017, lo cierto es que se ha tenido que posponer para principios del 2018. Dicho esto, ya se conocen detalles de lo que vendrá en los próximos meses con la futura generación de conducción autónoma del popular Autopilot.

Un Autopilot 2 que llegará con semanas de retraso

El magnate sudafricano nos está acostumbrando a ver cómo todas y cada una de las novedades que presentan sufren retrasos. Primer fue con la presentación del camión Semi y el Roadster, después se retrasó el objetivo de producción de 5.000 unidades del Model 3 para finales de 2017 y ahora las pruebas del Autopilot 2.

El Autopilot está muy cerca de dar paso a una segunda versión mejorada. Engadget

En cierto sentido, echar para atrás la presentación de una solución secundaria y puramente experimental es algo entendible, más aún cuando estamos ante una compañía multisectorial que tiene proyectos más importantes en el corto plazo.

Aun así, podemos estar seguros de que en unos años esta tecnología que está a punto de echar a rodar, terminará por convertirse en una de las principales señas de identidad de la compañía. Ahora bien, ¿qué podemos anticipar acerca de una innovación que pretende eliminar al conductor? Según se puede leer en Business Insider, el coche autónomo será mucho más eficiente, al menos, si sigue la siguiente línea de investigación:

  • Presencia de sensores perimetrales: Estos componentes, a día de hoy, son fundamentales para garantizar la seguridad en la conducción. Son capaces de descubrir cualquier posible objeto en el camino que pueda entrañar peligro para los ocupantes.

  • Disposición de cámaras: Las unidades que hayan sido producidas posteriormente a octubre de 2016 ya equipan un total de 8 cámaras capaces de divisar todo lo que ocurre alrededor del coche en una distancia de hasta 250 metros.

  • Se podrá, desde el dispositivo móvil, indicar al vehículo la orden de su ubicación para que acuda en su búsqueda. Esta función solo estará operativa cuando se permita, en términos legales, el funcionamiento en la vía pública.

  • Con el Autopilot 2 continuarás teniendo las 2 manos sujetas al volante. No obstante, los futuros Tesla podrían autopilotar de forma autónoma sin la contribución alguna del ser humano.

  • Capacidad para detectar existencia de aparcamiento y realización de maniobras sin la ayuda del conductor. El futuro Tesla podrá, sin necesidad de intervención, estacionar, siendo capaz de detectar desde la distancia aquellos huecos que jamás habrías encontrado anteriormente.

La conducción autónoma solo si se paga más por ello

¿Eres de los que no te gusta conducir? ¿Ni siquiera teniendo más de 600 CV bajo el pedal del acelerador? Tesla sabe que hay un colectivo de sus clientes que pasa de ponerse al volante, por lo que este sistema de conducción interna está especialmente diseñado para ellos.

El Autopilot 2 se hará valer de sus cámaras y sensores para mejorar la conducción autónoma. Bensmann

Sin embargo, para hacerlo realidad, ha debido invertir en proyectos con sus correspondientes desembolsos. A modo de recuperar lo dispuesto, traspasará parte de ello sobre el consumidor final. Por ello, tal y como se puede leer en el citado medio, podría cargar hasta unos 3.000 euros al cliente por esta opción.

El Autopilot 2 ha quedado relegado a un segundo plano por la producción del Model 3

El Autopilot 2 todavía deberá esperar para la segunda mitad de 2018. Hasta ese momento, Tesla continuará despejando unas incógnitas de las que aún se desconocen cuáles son sus resultados. ¿Será este sistema el más eficiente del mercado? Compañías como Waymo o Apple ya están a expensas de lo que pueda pasar en Freemont en unas semanas.

Pese a ello, en Tesla ya se han mostrado cautelosos al respecto. El Model 3 sigue siendo la principal prioridad de la compañía y, siguiendo esta premisa, el horizonte fijado en el calendario sigue siendo finales del primer trimestre, momento en el que se alcancen las soñadas 5.000 unidades producidas a la semana.