¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que ocurre con las baterías de los coches eléctricos una vez llegado al final su vida útil? Lo cierto es que es difícil que te hayas preguntado esta cuestión, a fin de cuentas apenas llevan unos años entre nosotros. No obstante, esto mismo podría servir para los modelos híbridos, los cuales sí llevan circulando desde los años noventa.

Lo cierto es que las baterías eléctricas, debido a su composición, necesitan de un tratamiento especial antes de que carrocería y demás termine bajo el sol por unos años. Ahora bien, ¿qué ocurrirá en los próximos años cuando comiencen a ser enviados al desguace los que actualmente cuentan con unos años de uso?

El reciclaje de las baterías será esencial para garantizar la sostenibilidad

Algunos de ellos mantendrán niveles de autonomía aceptables por contar con baterías que han mantenido buena parte de su capacidad. ¿Merece la pena que se produzca este tratamiento para destruirlas? Lo cierto es que no. Para evitarlo, ya son varias las compañías que están desarrollando tecnologías para convertirlas en opciones válidas para el hogar.

Y te preguntarás, ¿qué uso podría tener en este sentido? El almacenamiento de la energía eléctrica será mucho más importante de lo que es en la actualidad. En el futuro, tú también querrás cargar tu coche eléctrico en casa, ¿verdad? Debes saber que si utilizas carga rápida te saldrá más caro, algo que podrías contrarrestar con la instalación de estos equipos.

Su funcionamiento está correlacionado con la contratación de una tarifa valle, la cual permita una discriminación horario del precio de la electricidad. Las baterías provenientes de la automoción, las cuales estarán reacondicionadas, garantizarán un ahorro anual considerable. Por ello es tan importante esta reutilización.

Una segunda oportunidad a la batería del automóvil

Los conjuntos de baterías destinados al transporte, en ocasiones, podrían soportar hasta más del 60-70% de la capacidad en cada una de las celdas que las componen. Quizás, viendo las autonomías actuales del coche eléctrico, podría parecer algo reducido, pero teniendo en cuenta que su uso se reduciría a las tareas comunes del hogar, sería suficiente.

Los coches eléctricos provocan una depreciación de las baterías tras el paso del tiempo. Coches.net

Su funcionamiento sería muy básico. Trabajaría a pleno rendimiento durante la noche, momento en el que el precio de la energía sería el más bajo. De esta forma, se podría conseguir un ahorro sin tener que modificar nuestras pautas de consumo. Ante las subidas de precio que están observándose en los últimos años, ¿cómo no aprovechar estas ventajas?

La demanda de las baterías de almacenamiento energético podría crecer en el futuro

El consumo de estas baterías, en algunos países como España, todavía no está estandarizado. Sin embargo, el mercado pronostica un continuo crecimiento del coste energético para los próximos años, bien vía impuestos o derivados de la competencia, por lo que esta alternativa podría ser vital para la introducción del coche eléctrico en los núcleos familiares.

En los últimos años, a raíz del posicionamiento que está obteniendo la mecánica eléctrica en la automoción, cada vez más empresas están sintiéndose atraídas por el mercado del reciclaje de las baterías. En algunos casos, su utilización podrá destinarse de nuevo a la automoción, pero en otros casos serán los hogares los que aprovecharán las ventajas de este producto.

Un modelo de negocio en el que Nissan quiere participar

La compañía nipona que se atrevió a tantear un mercado completamente innovador con el LEAF, también será una de las primeras en ofrecer soluciones destinadas al impulso de las baterías para el uso doméstico. De hecho, tal y como se puede leer en InsideEVs, lo harán muy pronto.

Tesla comercializa sus Powerwall desde hace un tiempo como una línea completamente desligada a la automoción. InsideEVs

A través de su filial xStorage, ofrecerá una solución que podrá elegirse con celdas completamente nuevas y otras acondicionadas tras su utilización en la movilidad. Provendrán de unidades del Nissan LEAF, pero serán revisadas para evitar problemas relacionados con su vida útil o seguridad a la hora de utilizarlas.

Nissan comercializará 3 conjuntos de baterías de distinta capacidad

Habrá 3 categorías diferentes de capacidad para adaptarse a las necesidades del consumidor. Como es lógico, contarán con diferentes precios, cuyo límite estará próximo a las 6.000 euros. En este sentido, el retorno de la inversión se producirá más tarde, pero si se cree que se podrá aprovechar el excedente de capacidad, merecerá la pena.

Así pues, todo hace pensar que Nissan y Tesla no serán las únicas compañías que competirán en este mercado. Los fabricantes están realizando importantes esfuerzos en materia de movilidad alternativa, por lo que este sector adicional podría convertirse en una buena solución para acelerar la rentabilidad del coche eléctrico.