El coche eléctrico actual está especialmente limitado en términos de diseño. Por un lado, es necesario destacar la necesidad de contar con una imagen con curvas orientadas a la mejora aerodinámica. Esto es así, principalmente, para aprovechar las todavía ineficientes baterías actuales. Ganar autonomía por baja resistencia al aire es fundamental en la movilidad actual.

Por el otro lado, cabe hacer mención del tipo de automóvil presente en el mercado. Atendiendo a la situación actual, dejando a un lado a la gama Model S y Model 3 de Tesla, lo cierto es que el segmento eléctrico está apostando por las carrocerías tipo SUV. Esto es así debido a 2 factores; la moda y la practicidad. ¿Por qué? La inclusión de baterías sobre el chasis hace elevar la posición de los usuarios.

Bentley mostró hace unos meses por primera vez su prototipo Bentley EXP 100 GT

Ante esta situación, ¿estamos condenados a conducir automóviles que pueden llegar a sentirse auténticas barcas a eso que se apuesta, aunque sea un poco, por una conducción deportiva? Bentley, a pesar de producir el Bentayga, está dispuesta a transformar la tecnología de baterías con el objetivo de tener una mayor libertad para producir modelos con personalidad y vistosidad.

El Bentley EXP 100 GT, el cual fue presentado hace ya unos meses, es la mejor prueba de ello. Se ha podido conocer, tal y como se puede leer en Electrek, que este prototipo ha sido posible gracias a la disposición de unas hipotéticas baterías de estado sólido. Esta tecnología, el santo grial actual del coche eléctrico, podría servir para disfrutar de una mayor flexibilidad en cuanto a estética se refiere.

¿Hasta qué punto esta innovación podría conseguir un objetivo diferencial en el mercado? Veamos en qué está pensando la marca más importante del grupo Volkswagen en términos de lujo, por qué estamos ante una solución que cambiaría las estrategias de muchos otros fabricantes. ¿Cuándo podría comenzarse la producción de esta nueva vuelta de tuerca a las clásicas baterías?

Bentley busca en el diseño una revolución hacia lo eléctrico

¿Quién nos iba a decir que Bentley iba a apostar por un diseño radicalmente opuesto a lo que estamos acostumbrados a ver? La firma de origen británico cree que el objetivo de la movilidad sostenible está muy próximo al desarrollo de las baterías de estado sólido. Tanto es así que toca plantarse hasta qué punto una tecnología diferente puede afectar al diseño del automóvil.

El Bentley EXP 100 GT se ha convertido en uno de los prototipos más destacados de la firma británica. High Motor

Según se puede leer en el portal citado anteriormente, las marcas están actualmente trabajando sobre una variable inamovible; las cualidades e inconvenientes que tienen los actuales sistemas basados en el ion litio y el cobalto. La sustitución de opciones de esta clase por otras de estado sólido permitirían, por ejemplo, reducir hasta 270 kilogramos el peso total de un vehículo SUV actual.

Un SUV o una berlina son tipos de carrocería más propios para el coche eléctrico actual

Sin embargo, esto no sería lo más llamativo de la transformación. Al parecer, el tamaño de la propia batería se podría ver notoriamente reducido, lo que daría un mayor juego al equipo de diseño. Al fin y al cabo, atendiendo a que este debe equiparse bajo la posición de los asientos, actualmente se prefiere una carrocería berlina o SUV para implantarlo.

Este nuevo paso permitiría, además de hacer posible una mayor disposición de espacio libre, contar con una mayor libertada para la materialización de diseños más llamativos. ¿Quién decía que un coche eléctrico no podía admitir una imagen tan amplia como la que hemos podido ver durante años y años en la movilidad basada en la combustión interna? Basta con introducir una serie de cambios tecnológicos.

La tecnología de baterías de estado sólido para dar un giro completo

El fruto de las grandes inversiones realizadas en materia eléctrica está produciéndose ahora, pero lo cierto es que sigue pareciendo insuficiente para la mayoría del público que está buscando un coche. ¿Por qué? La rentabilidad se alcanza a largo plazo y las limitaciones respecto al modelo convencional no son suficientes a priori. ¿Toca replantearse cómo vender estos automóviles?

Bentley podría apostar en el futuro por el uso de baterías de estado sólido. Good Fon

El diseño puede llegar a tener una gran influencia a la hora de tomar una decisión sobre una compra. Ante esta situación, toca plantearse una cuestión; ¿es necesario seguir desarrollando las clásicas celdas de ion litio o es necesaria la apuesta por las baterías de estado sólido? Por el momento, la producción de estas sigue siendo muy cara, por lo que habrá que esperar.

No obstante, compañías como Tesla ya están introduciendo nuevas fórmulas para aumentar la densidad de las mismas. El Model 3, por ejemplo, ya disfruta de un nuevo pack que incluye una solución más eficiente para disfrutar, a igualdad de unidades, de un mayor número de kilómetros por carga.