La electricidad está haciéndose con el mercado del futuro en la automoción, de eso no hay duda. Pese a que su crecimiento, aunque exponencial, sigue siendo lento, ya se ha posicionado como la alternativa a los combustibles fósiles.

Sin embargo, actualmente hay otras soluciones como el GLP o el biodiésel que buscan hacerse un hueco en los últimos reductos y coletazos de la gasolina y el diésel.

Son residuales en el mercado pero es importante saber cómo funcionan

Es cierto que aún queda alguna que otra década para que la alarma de la escasez pille a más de uno sin repostar pero mientras tanto, ¿por qué no probar alguna de estas alternativas?

Así pues, ante el goteo constante de las fórmulas tradicionales, te presentamos el biodiésel. Es un combustible alternativo que no ha dicho su última palabra en el mercado. ¿Crees que podrás repostar biodiésel en tu coche diésel? Ésta y otras muchas preguntas que estás haciéndote podrás resolverlas a continuación.

Qué es el biodiésel

Cada etapa del proceso puede durar años, de ahí que no sea aún atractivo para su producción. Sky scraper City

Este combustible se obtiene, tal y como detalla Autopista, a partir de aceites vegetales, como el aceite de palma, o grasas animales, a las que se les aplica un tratamiento de esterificación y transesterificación. Gracias a este proceso, se consigue aprovechar una sustancia con cualidades parecidas a las que ofrecen otros hidrocarburos.

La combinación resultante se debe mezclar con una cantidad de gasóleo. En función del porcentaje resultante, se denominará de una u otra forma. Por ejemplo, un B50 hace referencia a la presencia de un 50% de cuantía de diésel y otra mitad de solución biodiésel.

Las mezclas con cantidades bajas en biodiésel como el B5 o B10 no deberían por qué entrañar problema alguno en un motor diésel convencional, tal y como explica Motorpasion Futuro. Sin embargo, cantidades mayores podrían provocar daños en los inyectores u otros componentes del sistema por el que transcurre el combustible.

Ventajas del uso de este biocombustible

Como es lógico, su producción aún sigue siendo una quimera teniendo en cuenta las reservas de petróleo disponibles. Yacimientos como el de Vaca Muerta, encontrado recientemente en Argentina, han vuelto a focalizar la producción de los 2 principales productos energéticos, tal y como se puede leer en el diario Clarín.

Aún así, la innovación está provocando que cada vez sea más eficiente el transporte empleando este tipo de variantes alternativas. ¿Qué beneficios tiene apostar por la utilización del biodiésel? Aquí los detallamos de la mano de twenergy:

  • Conservación de los recursos fósiles: El desabastecimiento de energía no renovable provocará un encarecimiento del precio de los productos energéticos. Si comienzan a utilizarse alternativas, dichas reservas irán sustituyéndose por energías renovables.

  • Favorecimiento de las zonas rurales: Si la Revolución Industrial trasladó del campo a las ciudades a la mayor parte de la población, esto provocaría un efecto a la inversa, eso sí, mucho más discreto. ¿Por qué? Se necesitan ingentes plantaciones de productos vegetales (especialmente la colza) para producir el biodiésel.

  • Menores niveles de contaminación: Los vehículos diésel son los más temidos en las ciudades. La combustión del biodiésel no produce azufre, uno de los principales problemas de la polución en la urbe. Además, ante un accidente químico en una planta de producción, no sería tan dañino al ser biodegradable.

  • Precio más barato: Al cierre del artículo, mientras que el precio de un litro de diésel se sitúa por encima del euro, el del biodiésel apenas supera la barrera de los 75 céntimos tal y como pronostica Diesel Gasolina, más de un 40% más barato.

Tal y como puedes observar, cada uno de los puntos anteriores bastaría para asentar al biodiésel como una alternativa válida en el mercado. Sin embargo, ¿por qué no vive una demanda acorde a sus ventajas? Sí, también tiene sus problemas.

Cuáles son los inconvenientes del biodiésel

Teniendo en cuenta que su consumo en la gran mayoría de países es residual, es lógico entender que las desventajas son mayores que los beneficios de usar dicha fuente de energía. Estos son sus talones de aquiles según CNE:

  • Coste de producción más elevado: A diferencia de sus rivales tradicionales, su obtención no resulta tras un sencillo proceso de refinado. Las economías de escala no tienen efecto en un producto con una demanda escasa. Es más barato, sí, pero para incentivar a la demanda. Ello no quiere decir que sus costes sean bajos de producir.

  • Menor estabilidad a la oxidación: La composición del biodiésel es más delicada ante cambios en la temperatura. Por ello, el transporte hasta las estaciones de servicio deben seguir un protocolo en el que se debe controlar los grados para evitar un deterioro de su calidad.

  • Necesidad de temperatura mínima: Este combustible no se lleva nada bien con el frío. Por ello, queda descartado, a priori, en zonas donde las temperaturas rara vez superan los 10ºC. Su combustión requiere bastante calor por lo que su rendimiento será mediocre hasta pasados unos minutos de marcha.

Respecto a estos dos últimos apartados, es importante destacar que mezclando el combustible con una solución con aditivos podrás enmascarar estos problemas por lo que son completamente subsanables.

Qué tendencia muestra el consumo de biodiésel en España

El consumo de biodiésel en España se ha visto afectado por la crisis económica. Energy news

Los últimos datos registrados datan del año 2014. Aún así, nos sirven para ver cómo ha sido el consumo de esta energía alternativa en los últimos años. Tal y como se puede observar en el gráfico mostrado por Energy News, la crisis económica cortó con al trayectoria alcista que iba teniendo desde 2008.

El biodiésel está de nuevo en senda de crecimiento

Según los datos ofrecidos por Eurostat, únicamente en 2012 se superó la barrera marcada como objetivo de la Unión Europea. En aquel momento se logró consumir más de 2.000 mil de toneladas de combustible biodiésel, una cuantía que no hemos vuelto a tocar.

Los últimos 2 años, como puedes comprobar, son esperanzadores ya que nos vuelven a colocar en una tendencia con recorrido de crecimiento para los próximos años.

Cuánto biodiésel consume un vehículo

Teniendo en cuenta el precio comentado anteriormente, es fácil creer que su consumo se dispara. Si no fuera así, ¿cómo sería posible que apenas tuviese demanda en España? Lo cierto es que el motor de un vehículo diésel precisa de mayor cantidad de este combustible alternativo.

Esto es lo que al menos se puede demostrar tras la publicación de un estudio publicado en Agrolluvia. En un experimento llevado a cabo en el medio agrícola, se empleó un tractor de 6 cilindros y 86,9kW de fuerza, entre otras características.

La comparativa entre diferentes soluciones de biodiésel no mostró cambios llamativos de potencia y consumo. Agrolluvia

Tal y como se puede observar en la tabla, las cifras de potencia muestran diferencias que son prácticamente inapreciables, más aún en la comparativa gasoil-B20. Algo parecido ocurre con los niveles de consumo, siendo un 5.5% superior el combustible alternativo.

Si a ello le sumamos que el potencial para reducir consumos en un motor especializado sería mucho mayor, se puede pensar que podría ser una alternativa a futuro.

¿Es el biodiésel una alternativa de presente?

Aún le queda mucho recorrido para tenerlo como una alternativa viable en el mercado. No obstante, ha mostrado su valía para ejercer de competencia en un sector dominado, aún a día de hoy, por los combustibles fósiles.

La electricidad se apoderará del mercado en los próximos años pero aún le quedan fuerzas a este tipo de combustibles para dar guerra en la movilidad.

¿Conseguirá incrementar su demanda los próximos años? Lamentablemente, excepto en sectores como el agrícola, tiene difícil su crecimiento, pese a los síntomas de desarrollo que lleva mostrando en los últimos meses.