La conducción autónoma tiene todavía mucho por madurar a lo largo de los próximos años. El paso del tiempo ha dado la razón a aquellas personas con mentalidad más conservadora, ya que, ciertamente, no se ha conseguido estandarizar el coche autónomo en el mercado. De hecho, la inmensa mayoría de alternativas apenas posee asistentes a la conducción de gran calidad.

Y bien, ¿cuál es el problema de esta especie de pesimismo instalado en el sector de la movilidad? Desde hace años, una serie de compañías automovilísticas ha estado vendiendo el Santo Grial de la futura manera de desplazarnos. ¿Echarte una siesta en el coche mientras te trasladas del punto A al B? ¿Qué tal la lectura del periódico mientras te trasladas al trabajo en tu coche personal?

Burger King ha aprovechado un fallo de Tesla como campaña promocional

Ideas futuristas como las anteriores se quisieron acercar más de la cuenta al año 2020. En el pasado, los años 2018 y 2019 también sirvieron como testigos para entender las nuevas necesidades del público. La realidad es muy diferente, tal y como se ha podido observar en la última campaña promocional de Burger King. La cadena de restauración ha sacado partido a un fallo de Tesla.

¿Es entendible pagar opciones de varios miles de dólares para ver cómo se producen errores de conducción que ponen en serio peligro a los usuarios del vehículo? Es cierto que el índice de siniestralidad de Tesla cuando está activado el Autopilot es bajo, pero ello no debe restar importancia a lo ocurrido recientemente. ¿Qué es lo que ha ocurrido con más detalle?

La clave está en apreciar el logotipo de la marca de hamburguesas con una señalización de STOP. La centralita, al entender la presencia de esta señal de circulación, reduce la velocidad hasta parado, pudiendo ser un obstáculo para los coches que circulan tras el vehículo en cuestión. Veamos, por tanto, cómo ha aprovechado la marca mediante este sport el fallo del sistema de Tesla.

Promoción fácil y visual para enfatizar la calidad de sus productos

El departamento de promoción y publicidad de Burger King ha sabido aprovechar un fallo que está en boca de todo el mundo para su propio beneficio. El vídeo en cuestión te permitirá comprender cómo se produjo el fallo del sistema de asistencia de la compañía al pasar frente a un cartel de un establecimiento de la hamburguesería. He aquí la clave de la enésima polémica suscitada por el fabricante.

Tal y como se puede apreciar en las imágenes anteriores, el coche eléctrico de la marca con sede en Palo Alto llegó a reducir considerablemente la velocidad al confundir el logo de la cadena de restauración con el de una señal de parada. Esto, por suerte, no tuvo ninguna implicación en un accidente, pero sí ha servido para volver, una vez más, a corroborar cómo el coche autónomo tiene que mejorar.

Burger King ha conseguido generar notoriedad en las redes sociales gracias a Tesla

Lo que al comienzo fue una simple prueba de las dudas que genera este programa de conducción semiautónoma de Tesla, se ha convertido en una baza para Burger King. Gracias a la estrategia desarrollada por la marca, se decidió apostar por viralizar un hashtag haciendo referencia a lo ocurrido. Había que hacer lo homólogo a Tesla, hacer una fotografía del lugar y publicarla.

¿El premio? Una de las hamburguesas más reconocidas por la multinacional. Gracias a esta campaña promocional, la firma ha ganado notoriedad frente a su competencia en un ejercicio por llevar la publicidad a un nuevo nivel. Y bien, ¿qué puede decirse en el otro sentido? Tesla ha visto cómo, una vez más, el programa de conducción autónoma vuelve a decepcionar por una vez más.

Más noticias negativas para una compañía que está en máximos históricos

Tesla es una de las firmas del mercado del automóvil más infladas en términos bursátiles. Jamás una compañía que había obtenido tan pocos beneficios había crecido de la misma forma que la empresa rotulada como TSLA. Esto es así debido, fundamentalmente, a las expectativas de la marca para desbancar al resto del mercado en los próximos años. Ahora bien, ¿está legimitada?

El Autopilot de Tesla ha confundido el emblema de Burger King con la señal de Stop. Cinco Días

Es imposible negar algunas de las ventajas competitivas del fabricante de Palo Alto. En materia eléctrica, está todavía unos pasos por encima del resto del sector y cuenta, además, con un línea de electrolineras propia para sus usuarios. Aun así, los problemas de la conducción autónoma siguen teniendo un fuerte peso para dudar sobre la compañía.

Habrá que seguir esperando un tiempo para comprobar si, finalmente, la empresa comandada por Elon Musk consigue hacerse con el sistema de conducción autónoma definitivo. Y tú, ¿crees que se llevará el gato al agua o será otra de las principales firmas tecnológicas la que se haga con la patente final?