Tesla es una de las compañías más innovadoras del mundo en materia de la automoción. El fabricante de coches eléctricos más reconocido suele actualizar sus automóviles con una frecuencia jamás vista en el sector. La mejora de la velocidad del sistema de infoentretenimiento o la inclusión de mejoras en su sistema de conducción autónoma son algunos de los ejemplos.

Ahora bien, ¿quedan secretos por descubrir? La firma con sede en Palo Alto cuenta con una distinción respecto al resto de compañías del mercado. Los consumidores de los productos que fabrica Tesla son auténticos acérrimos a la marca, los cuales llevaban años, e incluso décadas, esperando a la tecnología eléctrica.

Tesla está gestando una reputación a través de múltiples canales distintos

De hecho, una parte de sus clientes podría decirse que son como embajadores de la tecnología que produce la compañía. Foros en la red, poseedores que transmiten a través de las redes sociales todo tipo de información y novedad positiva y otra serie de acciones sirven para dar todavía más una mayor visibilidad a la reputación que está forjándose en el mercado.

Pese a ello, no solo las fuentes anteriores sirven para explicar el éxito de su consumo. Basta con ver la opinión de órganos como los que valoran el consumo o la seguridad para saber que estamos ante las alternativas más eficientes en movilidad eléctrica. Son productos que no son baratos, sí, pero están al mismo nivel que sus homólogos de combustión interna.

Ahora, una historia que ha tenido como protagonista a un Model X sirve para poder constatar, por enésima vez, la calidad percibida de un automóvil bajo el logo de Tesla. La compañía mima cada una de las unidades que saca al mercado, y buena prueba de ello lo podemos ver a continuación.

Un accidente de un Model X para explicar la seguridad del SUV

Según se puede leer en InsideEVs, el fabricante de Palo Alto, cuando diseñó el crossover, decidió instalar unas puertas traseras que simulasen las alas de un halcón. De hecho, la denominación oficial de las mismas terminó siendo falcon wings.

Miles de artículos fueron publicados en su día respecto a una de las soluciones más curiosas introducidas sobre el tercer modelo que producía la firma comandada por Elon Musk. No obstante, no fue hasta hace unos días cuando se pudo constatar la existencia de una función muy curiosa.

Una unidad de un Tesla Model X ha servido para explicar una innovación que salvará vidas

Al parecer, una unidad del SUV eléctrico terminó, por alguna razón que todavía se desconoce, en el canal Korte Haven, en la ciudad de Schiedam, Holanda. Según se puede observar en las imágenes, el propio conductor pudo salir por sus propios medios, no teniendo que recibir atención médica tras el suceso. Ahora bien, ¿qué le ocurrió al vehículo?

Es importante destacar 2 cualidades del coche eléctrico y, en especial, sobre el Model X. Como es lógico, es necesario destacar cómo la tecnología eléctrica posee una mayor capacidad de flotación durante un mayor periodo de tiempo. La segunda, todavía más llamativa, es su curioso sistema para garantizar la seguridad de los pasajeros encerrados en el habitáculo.

La apertura automática de las puertas que puede salvar la vida

Tal y como se puede apreciar en las imágenes anteriores, el Tesla Model X protagonista fue capaz de abrir sus increíbles puertas de halcón una vez detectado el sistema de la gran cantidad de agua que estaba filtrándose al interior. Llama la atención comprobar cómo el automóvil solamente realiza esta función únicamente en la etapa final del hundimiento.

El Tesla Model X dispone de una configuración de hasta 7 plazas. Auto10

Esta solución no fue eficaz en este caso, ya que el conductor había salido por su propio pie del vehículo nada más caer al agua. Ahora bien, ¿y si las puertas delanteras y ventanas hubiesen quedado inoperables a consecuencia del accidente? Como última opción, momentos antes del hundimiento completo del vehículo, los ocupantes podrían sobrevivir.

Tesla ha conseguido equipararse y mejorar al resto de fabricantes de coches alternativos

Hasta ahora, no habíamos podido comprobar cómo la tecnología de los modelos de la firma de Palo Alto se podría aplicar en algún momento puntual. Casos como este sirven para explicar por qué un fabricante que apenas lleva produciendo automóviles desde hace una década ha conseguido adelantar a la competencia a base de productos innovadores y diferenciales.

Ello, unido a la ralentización del coche eléctrico a la hora hundirse, han servido para que la mayoría de los modelos alternativos cuenten con la máxima puntuación en organizaciones como EL Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos (Euro NCAP). ¿Cuál será la próxima vez que veremos una nueva cualidad destacada del crossover de la firma de coches eléctricos?