Los coches eléctricos se han convertido en una de las tecnologías con mayor recorrido para los próximos años. En los últimos años, el crecimiento de las mecánicas de ion litio en la industria automovilística se ha convertido en una constante en todo el mundo. Aun así, cabe precisar que sus ventajas respecto a los coches tradicionales todavía no son apreciadas por parte del consumidor.

Entre algunas de las debilidades que ofrecen los modelos sin tubo de escape, es necesario hacer especial distinción a la falta de autonomía. Pese a que la mayoría de los desplazamientos que realizamos a diario son de menos de 100 kilómetros, lo cierto es que el usuario sigue viendo cómo un problema que, en un momento determinado, no se pueda llegar al destino con la carga que posee el vehículo.

La tecnología V2V permite transferir energía eléctrica de un coche a otro

Ante esta situación, el coste de llamar a la grúa y demás incomodidades provoca que, al final, se opte por un modelo de combustión interna. Ya sabes, más vale prevenir que curar. Ahora bien, ¿y si se contase con una solución que permitiese, al menos de forma provisional, eliminar los miedos de quedarse tirado/a en mitad del recorrido? La clave la tiene la tecnología V2V.

En el pasado, en Urban Tecno te mostramos cómo funciona la solución V2G. A través de esta innovación, el coche podría servir de generador eléctrico para dar suministro energético al hogar a través de su conjunto de baterías. En esta ocasión, esta denominación hace referencia a un sistema por el que un coche podría servir para transferir parte de su energía a otro vehículo.

Veamos, por tanto, cómo funcionaría esta solución, en qué situación se encuentra esta alternativa a efectos de innovación y, por supuesto, cómo puede el coche eléctrico servir para dotar a otro de igual tecnología una cierta autonomía para llegar al puesto de carga más cercano. ¿Te pensarías la compra de una unidad si esta solución fuese viable en el mercado?

Un proyecto a tener en cuenta para impulsar el coche eléctrico

Esta tecnología, la cual parece bastante sencilla en términos básicos, no es tan fácilmente aplicable. De hecho, ya son varios años los que están realizándose pruebas con el objetivo de impulsar este sistema de carga alternativo. El principal problema que hay está relacionado con el desgaste que proporciona este proceso a las baterías y el coste de producción del circuito involucrado.

La tecnología V2V permitiría obtener energía eléctrica en el automóvil conectándolo a otro. Get Electric Vehicle

Para entender a qué niveles se han realizado importantes avances en esta materia, cabe hacer especial mención a ORCA Inceptive. Según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, en el año 2014 ya se realizaron las primeras pruebas de un proyecto que, finalmente, no resultó satisfactorio. Entre otros motivos, el problema principal radicaba en el coste de producción, el cual era de unos 26.000 dólares.

Un proyecto del año 2014 consiguió transferir electricidad a una potencia de 50 kW

Como es lógico, su coste jamás sería amortizable para el usuario que decidiese apostar por este tipo de producto. Por aquel entonces, se consiguió transferir a una potencia de 50 kW, lo cual era bastante teniendo en cuenta que se estaban utilizando como pruebas 2 unidades del Nissan LEAF de primera generación. Tras ello, el proyecto quedó en desuso debido a la falta de soluciones para abaratar costes.

Además, otro de los problemas asociados a esta tecnología estaba relacionado con el propio espacio de carga. Debido a la instalación de toda una serie de equipamientos especializados, el usuario, al final, no contaba con disponibilidad de una buena parte del maletero. Teniendo en cuenta esta limitación, el público, teóricamente, vería en esta consecuencia otra de las limitaciones a destacar.

Una innovación que facilitaría el aumento de ventas de coches eléctricos

El coche eléctrico se ha encontrado de bruces con la crisis del coronavirus. ¿Hasta qué punto puede afectar la crisis que se plantea a corto y medio plazo a esta tecnología? Es pronto para determinar las consecuencias más inmediatas, pero es fácilmente presumible que se optará por variantes más baratas. Ante esta situación, es necesario introducir tecnologías de esta clase.

Los coches eléctricos se han convertido en la mejor alternativa para moverse por ciudad. Autoconnectedcar

Al fin y al cabo, los próximos años serán fundamentales para explicar el recorrido de la movilidad ecológica en el mercado. A día de hoy, una versión completamente eléctrica es mucho más cara que una tradicional. Esto es así pese a que, al fin y al cabo, las mecánicas sin emisiones son mucho más baratas de mantener que las opciones tradicionales.

Y tú, ¿crees que se volverá a apostar por esta curiosa solución a la falta de autonomía para largos desplazamientos a sabiendas de que la infraestructura de carga sigue siendo muy baja? Se espera que en uno u otro sentido se desarrollen inversiones a gran escala para hacer del coche eléctrico una apuesta ganadora en la movilidad.