China se ha convertido en la mayor aspiración de todo fabricante de automóviles. El país más poblado del mundo se ha convertido en uno de los que más está apostando, además, por el uso de las tecnologías alternativas. Los altos niveles de emisiones vividos en los últimos años ha provocado que la Administración del país haya decidido apostar por un cambio drástico en su política.

En este sentido, al calor de las ayudas públicas e incentivos fiscales, han proliferados los automóviles eléctricos, híbridos e híbridos enchufables. Las denominadas mecánicas sostenibles se han vuelto una alternativa que no para de ganar terreno a las opción de combustión interna. Esto se ha hecho todavía más notable tras la aparición de nuevas propuestas por parte de los fabricantes.

Tesla está ante su mejor oportunidad para potenciar su presencia en el mercado asiático

Tesla es uno de los fabricantes que más está impulsando el comercio relacionado con la movilidad sostenible en el país. No obstante, 2 aspectos relacionados con la política del Gobierno chino ha provocado que el negocio en dicho país no sea lo suficientemente rentable para la marca de Palo Alto. ¿Qué circunstancias son las que están deteriorando la imagen de la firma?

Por un lado, China está aplicando una política proteccionista muy fuerte, lo que está provocando que los productos importados sean mucho menos competitivos que los presentes en el país. Por el otro, la producción en china está unida a la asociación con una empresa local, lo cual significará compartir sinergias, desarrollo y fabricación de vehículos. ¿En qué deriva todo ello?

Tesla se enfrenta ante un dilema económico en China

Tesla se ha convertido en el fabricante más destacado en movilidad sostenible. Sin embargo, la presencia de una fuerte tensión arancelaria ha provocado que sus automóviles cuenten con un precio mucho más elevado que los de la competencia. Ante esta situación, solo queda la alternativa de producir internamente los vehículo bajo suelo chino.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos está marcando la agenda de Tesla. Diario Renovables

Esto, no obstante, implica que en el medio plazo, una empresa del país contará con el know-how necesario para ser una firma competitiva. ¿Será peor el remedio que la enfermedad? Lo cierto es que mientras se decide y se retrasa la llegada oficial de la cadena de producción en territorio del país asiático, las consecuencias ya se están produciendo.

Los productos de Tesla son menos sensibles ante cambios en los precios por ser opciones premium

El coche eléctrico premium, pese a contar con una elasticidad precio-demanda muy flexible, un incremento notorio del coste en el mercado hace que sus ventas se reduzcan considerablemente. Ante este panorama, es lógico ver cómo las ventas cayeron, a falta de ver la situación del mes de noviembre, un 70% en octubre. La guerra arancelaria, sin lugar a dudas, está ya causando estragos.

Tesla, en el medio plazo, deberá ofrecer movimientos para impulsar la comercialización de coches eléctricos. Al fin y al cabo, el fabricante de Palo Alto debe virar su negocio al mercado asiático, verdadera cuna de la movilidad sin emisiones contaminantes. Se espera, no obstante, que en los próximos meses las aguas vuelvan a su cauce gracias a la producción de baterías en China.

Una tensión diplomática con nefastas consecuencias en el mercado

Estamos ante la mayor oportunidad jamás vivida en referencia a la movilidad sostenible. Tras décadas de liderazgo sin paliativos de la tecnología basada en motorizaciones de combustión interna, el coche eléctrico está en condiciones para liderar la transición en la próxima década. ¿Por qué no se está aprovechando este momento?

Tesla apostará fuerte por el mercado chino en los próximos años. Electrek

La guerra arancelaria que se está viviendo en torno a Estados Unidos y la propia China está provocando que el crecimiento económico mundial se esté deteriorando. Esto hace muy difícil conseguir el propósito por el que están luchando ferozmente en países como Noruega. ¿Vendrán los cambios cuando el declive del petróleo sea una obviedad?

El coche eléctrico ya está sufriendo las tensiones arancelarias en países como China

Según se puede leer en la CNBC, la situación actual podría provocar una caída en las ventas de coches eléctricos. Teniendo en cuenta que la mayor parte de los vehículos de estas características se venden en suelo chino, ¿cómo se podría implementar una política expansiva en referencia a lo eléctrico? El modelo seguido por el país nórdico es un ejemplo para el mundo.

En los próximos años se espera que todo lo relacionado con la innovación eléctrica cobre sentido. No obstante, los episodios vividos en los últimos años no hacen más que evidenciar un clima casi irrespirable. ¿Cuándo entenderán los políticos que incentivar estas soluciones es igual a una reducción del coste sanitario en el medio plazo?