El coche eléctrico, tarde o temprano, influirán en el precio del petróleo. La teoría económica nos diría que, a menor demanda, más barato debería ser el precio del carburante. No obstante, la inestabilidad política que se está viviendo en el mercado de las energías podría afectar contrariamente a los precios.

Sea como fuere, lo cierto es que la mayoría de los países que fundamentan su economía en el crudo están invirtiendo en energías renovables con el objetivo de reducir la dependencia de esta fuente. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra Noruega, el país que más impulso ha dado a la movilidad alternativa.

El país escandinavo es uno de los mayores extractores de crudo del mundo

El caso del país escandinavo es uno de los más llamativos de la industria. Estamos ante uno de los productores más destacados de petróleo, pero aun así, se ha decidido aprovechar la oportunidad para deshacerse de las reservas con el objetivo de modernizar la estrategia hacia otras tecnologías.

Hace tan solo unos meses, el país del norte de Europa pasaba a ser noticia número 1 de la movilidad sostenible. Por primera vez en toda la historia, un país conseguía comercializar más vehículos eléctricos e híbridos enchufables que los que cuentan con mecánicas tradicionales. Esto, como es lógico, tendría su repercusión sobre el mercado de los hidrocarburos en el medio plazo.

Ahora, tal y como se puede leer en Electrek, todo parece indicar que ya están produciéndose los primeros estragos en relación a la demanda interna. ¿Cómo afectará el desarrollo del mercado ajeno a los productos fósiles? ¿Nos servirá de ejemplo Noruega para entender el cambio que está a punto de producirse?

El mercado eléctrico en Noruega continúa incrementándose

Según los datos ofrecidos por el portal citado, en la industria de la automoción no paran de incrementarse las mecánicas eléctricas en el mercado escandinavo. Las ayudas públicas a la compra de estas opciones y la inclusión de incentivos fiscales no hacen más que favorecer la adquisición de las ofertas alternativas.

Los coches eléctricos en Noruega están comenzando a tener peso en el parque automovilístico. Hipertextual

Hasta ahora, dado que la motorización que incluye baterías todavía representa en torno a un 10% del total de vehículos del país, es importante seguir qué tendencia se marcará en los próximos años. No obstante, parece haberse producido una primera alteración en relación con lo que venía cumpliéndose hace unos años.

Noruega lleva varios años aplicando una política en favor del coche eléctrico

En términos de movilidad, la demanda está comenzando a reducirse por el incremento de los coches eléctricos e híbridos enchufables en el parque automovilístico. Del petróleo se consigue materializar toda una serie de productos, pero se ha podido segmentar entre aquellos que se destinan completamente como fuente de energía aplicada a la automoción.

Al parecer, se ha producido una reducción en torno a un 2,9% del consumo de gasolina y un 2,6% el del diésel, 2 mecánicas que ya podrían haber comenzado a ver su ocaso en una población que lleva años apostando por tecnologías alternativas en el mercado de la movilidad. Aun así, es importante mantener la calma por los últimos datos registrados.

Una notable incidencia en el mercado local

Se espera que, de confirmarse esta tendencia en los próximos meses, se produzcan las primeras consecuencias en el mercado interno. No obstante, pese a que el coche eléctrico tiene su principal valedor en el mercado noruego, lo cierto es que este representa una ínfima parte del sector en términos internacionales.

Los coches eléctricos no han parado de incrementar sus ventas en países como Noruega. Sustentator

Por ello, es de esperar que se pueda producir a nivel local alguna que otra desviación del precio. Aun así, habrá que ver si esto podría contagiarse a otros países como Alemania, otro de los mercados donde mayor crecimiento de mecánicas eléctricas está produciéndose. ¿Estamos ante una de las principales huellas que está mostrando el mercado alternativo?

Vienen años en los que la movilidad estará formada por mecánicas tradicionales y eléctricas

Todavía es pronto para sacar este tipo de conclusiones. No obstante, es lógico que se observen tendencias de estas características por lo heterogéneo que se ha vuelto el parque a nivel de tecnologías aplicadas a la movilidad. Lo que sí está claro es que, de momento, parece funcionar el plan marcado a medio plazo por el Gobierno del país escandinavo.

Noruega hace un tiempo que se ha posicionado como el director de orquesta de la movilidad sin emisiones contaminantes. Sin duda alguna, la conciencia social del consumidor hacia la contaminación, la mayor renta per cápita de la población o la ayuda del Sector Público, son algunas de las causas que ha provocado esta tendencia.