Párate a pensar un momento cuántas veces utilizas el coche y lo que ello implica para tu cartera. ¿Puede ser que estés gastando mucho más dinero del que te gustaría en transporte?

Pensándolo bien, la mayoría de la población vive ya en lugares con transporte público disponible. Siguiendo los datos ofrecidos por el Banco Mundial, en países como España (20%), Estados Unidos (18%) o México (20%), el medio rural alberga conforme pasa el tiempo un menor porcentaje de población.

La mayoría de la población suele concentrarse en áreas urbanas

Esto quiere decir, por tanto, que las ciudades y metrópolis son las que concentran, cada vez más, un mayor número de personas. Dejando a un lado los motivos históricos que han llevado a este fenómeno demográfico, lo cierto es que pueden plantearse algunas cuestiones interesantes.

¿Qué sentido tiene disponer de vehículo propio pudiendo utilizar el transporte público? ¿Deberían las ciudades incentivarlo en aras de reducir el tráfico? ¿Qué puede pasar dentro de unos años en la movilidad de buena parte del mundo? Veamos, con detalle, cómo se antoja el mercado del automóvil en un futuro cada vez más cercano.

Cómo son nuestros desplazamientos del día a día

Teletrabajo, distancia de apenas unos pocos kilómetros a tu oficina o recorrer algunos kilómetros más si trabajas en el sector industrial. ¿Cuál es tu caso? Obviamente, el principal problema con el que nos encontramos es la comodidad en nuestros desplazamientos.

Subirse al coche y poner la calefacción en invierno o el climatizador en verano no tiene precio, pero, ¿por qué nos hemos vuelto tan sibaritas? ¡Uy si nos viesen nuestros abuelos!

El segmento SUV ha gando muchos adeptos en la última década. Historias de un papá

Sí, nosotros somos los únicos culpables de habernos vuelto así. El mejor ejemplo es la moda de los SUV´s. Es ver las cifras que ofrece ANFAC mes a mes en cuanto a matriculaciones y quedarnos a cuadros. ¿Cómo es posible que los todoterrenos de todos los segmentos lideren las ventas?

La excusa perfecta es la tenencia de los niños y la gran cantidad de objetos que hay que transportar junto al bebé. Carrito, balancín, equipaje con pañales y un largo etcétera de objetos ‘indispensables’ ha hecho de esta moda algo más que asentado en el mercado.

De acuerdo, obviemos la necesidad de coche para aquellas familias con niños

Reduzcamos el campo demográfico para ver si en unos años será necesario contar con un coche propio. Teniendo en cuenta que se espera una mejora del servicio público de transporte y la proliferación de medios alternativos más económicos, ¿quién precisa de un coche en su día a día? ¡Conlleva muchos gastos!

Es vital hacer cuentas de todos los gastos que puede suponer el tener en propiedad un vehículo

La póliza de seguro, el combustible (carburante actual o electricidad en el futuro), impuestos y tasas de la Administración, revisiones, mantenimiento, etc. Te das cuenta, ¿verdad? El coste que supone disponer de un coche actual o uno del futuro (da igual que un eléctrico sea mucho más barato de mantener) es alto para el ciudadano medio.

Y entonces, por supuesto, tu siguiente argumentación estará basada en la accesibilidad. Sí, por supuesto que un transporte privado nos aporta flexibilidad y disponibilidad cuando queremos, pero, ¿merece la pena pagar un sobreprecio tan excesivo? Echa cuentas y lo verás cada vez más nítido.

Si eres de los que no te gusta el transporte público como tal, ¿por qué no haces uso de servicios como el que ofrece el sector del taxi o similares? Aun pagando por viaje, seguirás ahorrando una gran cantidad de dinero en el largo plazo.

Los viajes, el último argumento del defensor del coche privado

Como último recurso, el poseedor de un coche te dirá que puede coger el coche e irse a 200 o 300 kilómetros ipso facto si desea. Por supuesto que sí, pero, ¿y tú no? Existen decenas de empresas que alquilan sus flotas de vehículos por días, ¡incluso por horas en algunas ocasiones!

El alquiler de un coche por días puede hacerte ahorrar mucho dinero. Es-Commerce

¿No crees que merece la pena renunciar al coche y disfrutar de uno únicamente cuando crees que es estrictamente necesario? Esto no se trata de demonizar la tenencia de un coche propio, claro que no. Sin embargo, sí que debe ser prioritario hacer un rápido análisis para ver si conviene adquirirlo verdaderamente o no.

La gran mayoría de coches pasan gran parte de su vida estacionados

En un futuro, podremos movernos, quién sabe, en plataformas como la ideada por Dahir Insaat, pero mientras este tipo de innovaciones llegan, debemos hacernos la pregunta del millón: ¿realmente necesitamos un coche?

Por favor, no caigas en la trampa del ‘Para qué me compré el coche que aún estoy pagando‘. Que no termine aparcado en la calle o en el garaje de tu casa y, por supuesto, menos aún si este es diésel.