Desde la llegada del Model S, hace ya unos 5 años, el fabricante Tesla no ha parado de crecer. El volumen de ventas y facturación no ha parado de incrementarse y, ahora, en pleno proceso de producción del Model 3, todo hace pensar que esto no ha hecho más que empezar.

La compañía norteamericana, con sede en Palo Alto, ha sabido quemar etapas para consolidarse como uno de los principales productores de coches eléctricos. La marca acaba de entregar las primeras unidades de su sedán de acceso y, por ello, se está mirando con lupa todo el proceso de comercialización.

El volumen de pedidos del Model 3 supondrá un reto para la Gigafactory

Tal y como se pudo leer en La Vanguardia poco después de su lanzamiento, del modelo más económico de la firma se llegaron a efectuar hasta un total de 400.000 reservas en tan solo 20 días. Este ritmo frenético, lógicamente, se calmó las semanas siguientes, pero aun así, sigue mostrándose un fuerte interés hacia el coche que está más de moda.

Tal es el caso que, como bien detalla Engadget, aun se están produciendo unas 1.800 reservas a diario. Dichos encargos, pese a que pueden retrasarse hasta unos 2 años en el tiempo, parecen no reducir el atractivo por el Model 3.

Ante estos volúmenes de pedidos y, sobre todo, el cumplimiento de las entregas en el tiempo estimado, nos hemos preguntado, ¿cómo se puede acometer tal ritmo de producción para garantizar el cumplimiento de los plazos?

Para encontrar respuesta a esta cuestión, es esencial echar un vistazo a la planta que Tesla posee en el estado de Nevada. Se llama Gigafactory y, sin lugar a dudas, es la pieza sobre la cual gira el negocio del fabricante.

Una planta de la que Tesla depende completamente para su producción

Echando un rápido vistazo a cualquiera de los modelos que Tesla posee en la cadena de montaje, es fácil detectar que la mecánica eléctrica es la base de su diferenciación.

Es cierto que incluye numerosas novedades jamás antes pensadas por los fabricantes tradicionales. La conducción autónoma, la apertura de puertas del Model X o la pantalla que toda la flota dispone en el salpicadero son algunos buenos ejemplos de ello.

La Gigafactory es la fábrica en la que se producen las baterías de litio. YouTube Duncan Sinfield

Sin embargo, es el conjunto de baterías y el tren de potencia la seña de identidad de Tesla. Por decirlo de otro modo, basa su competitividad en ofrecer un producto de calidad, eléctrico, sin rival en el mercado a día de hoy.

Entonces, si tan importante es para su negocio, ¿será capaz de incrementar la producción para atender el aumento de la demanda que está viviendo Tesla? Al parecer, según se puede observar en la imagen anterior, ya se han terminado las obras de ampliación propuestas por Elon Musk.

Dicha imagen corresponde al fotograma de un vídeo que el canal Duncan Sinfield publicó hace unos días. Dicha reproducción está filmada desde un dron y muestra el aspecto que posee en agosto de este 2017.

Con qué fin produce y por qué es de vital importancia su existencia

Tal y como se puede leer en THE DRIVE, la Gigafactory es la mayor productora de baterías de litio del mundo. Dicho registro, si ya te parece increíble, debes saber que no está al 100% de su capacidad de fabricación de baterías.

Situada en el Estado de Nevada, se espera que en unos años sea capaz de representar hasta el 4% del PIB de todo el Estado, una cifra que repercutirá, sin lugar a dudas, en el poder adquisitivo de los vecinos.

Además, es una fuente de creación de empleo. De hecho, el método de contratación se ha llevado a cabo bajo unos estándares muy estrictos.

Siguiendo la información ofrecida por EL ESQUIÚ, es destacable que se dé prioridad a la contratación de personal con residencia en el estado de Nevada y que, además, hubiese estado implicado en alguna contienda en la que participó Estados Unidos.

Según se puede leer en Suelo Solar, la producción de baterías alcanzará la plena capacidad el próximo 2020. Para esas fechas, se espera que la fábrica sea autosuficiente, consiguiendo ser autoabastecida por completo por energías renovables.

Además de la producción de las baterías de iones de litio de los Model S, Model X y Model 3, en la Gigafactory se producen los Powerwall y Powerpack, los sistemas de almacenamiento de la energía eléctrica que la compañía también instala en el sector del hogar.

A partir de ahora es cuando veremos su eficiencia

Hasta ahora, el número de pedidos no era especialmente abultado. Los Model S y Model X no son precisamente baratos, por lo que la producción era sostenible. Sin embargo, tal y como detalló el propio Elon Musk hace unos días, podría esperarse un volumen total de unas 700.000 unidades del Model 3 para final de año en concepto de reservas.

Producir el Model 3 requerirá, sobre todo, cumplir con los plazos de suministro de la Gigafactory

¿Cómo lograrán incrementar la fabricación en serie? El propio magnate ha declarado que los próximos 6 meses serán un infierno, tal y como detalla el diario Clarín.

Pese a ello, el volumen de producción se incrementará. Aún no se ha llevado a cabo esta mejora de la eficiencia, en parte, por las obras que estaban llevándose a cabo en la Gigafactory.

Sin embargo, ahora que puede trabajarse a un mayor ritmo, ¿conseguirán cuadruplicar la producción? Todo depende de cómo se gestione la planta de Reno, la que hace 3 años se llevó el gato al agua.