Tesla es reconocida a nivel mundial desde que en 2012 se lanzó a la conquista del mercado eléctrico. El fabricante, con sede en Palo Alto, ya produjo el Roadster en 2008, pero, dadas sus limitaciones prácticas, no obtuvo el mismo reconocimiento que sí tuvo la berlina premium que a día de hoy todavía se fabrica.

Con el paso de los años, la obtención de ingresos le ha permitido extender sus raíces en nuevos mercados más allá del estadounidense. Todavía a día de hoy se están realizando ingentes esfuerzos para llegar a más áreas comerciales. Ahora bien, ¿cuál ha sido uno de los problemas que más se ha encontrado en su etapa de expansión?

Tesla basa su denominación como tributo al inventor e ingeniero Nikola Tesla

La tenencia de una denominación poco innovadora ha causado algún que otro problema a la firma. Haber escogido Tesla en alusión al apellido de uno de los protagonistas más importantes en la industria energética del pasado no ha hecho más que provocar problemas de diversa índole. Uno de los más espectaculares lleva teniendo lugar desde hace más de 7 años.

La firma de coches eléctricos está viviendo una fuerte disputa con otra compañía en Chile. Al parecer, según se puede leer en el portal Economía y Negocios, un tribunal podría condenar a la firma de Palo Alto a abandonar su denominación tradicional por estar ya registrada a nombre de otra empresa en el mercado chileno.

¿Hasta qué punto está en peligro el uso de una de las señas de identidad de la firma productora de coches eléctricos? Además del uso comercial, lo cierto es que podría tener esto una repercusión especial sobre la propia visibilidad de la compañía en la red, ya que la primera dispone del dominio tesla.cl.

Pleitos y más pleitos desde hace 7 años

Ambas compañías nunca han llegado a un entendimiento en todos estos años. Nada más aterrizar la compañía de coches eléctricos, vio cómo la empresa de refrigeración Tesla Ingeniería y Proyectos Ltda. le interponía una demanda por la utilización de la misma denominación. Ha sido el Tribunal de Propiedad Industrial (TPI) de Chile el lugar donde se han visto las caras en varias ocasiones.

Elon Musk lleva al frente de Tesla desde su fundación en la década pasada. Sputnik

El departamento jurídico de la firma con sede en Palo Alto, en el Estado de California, ha mostrado su continuo rechazo a la estrategia tomada por la compañía destinada a la refrigeración, fundada y registrada en 1999. ¿Cómo han llegado a este nivel ambas compañías? Sin duda, ambas cuentan con un denominador común; idolatran al histórico inventor Nikola Tesla.

La denominación de la marca es el único componente que habría tras la denuncia

Salvando las múltiples distancias en términos de envergadura, lo cierto es que estas 2 empresas ni siquiera compiten en el mismo sector. Aun así, se siguen manteniendo en la misma postura en relación con un pleito que no para de extenderse en el tiempo. Y bien, ¿cómo comenzó esta batalla legal?

Aunque pueda parecer una invención, lo cierto es que todo comenzó con la demanda interpuesta por Tesla Inc., la denominación oficial de la compañía comandada por Elon Musk. Al parecer, en un primer momento decidieron denunciar el potencial aprovechamiento de la firma de refrigeración alegando que podría ver sus ingresos incrementados por el prestigio de usar esta denominación.

Se abrió una veda que sigue patente hasta el día de hoy

Pedir la nulidad de la marca por parte de la compañía automovilística provocó una serie de episodios que no han hecho más que empeorar la situación. Tras una serie de años de pleitos y recursos, a inicios de 2018 el juez dictó sentencia. Falló a favor de la pequeña empresa, alegando que no existió mala fe a la hora de incluir la denominación fundada en 1999.

Tesla ha visto en más de una ocasión cómo su denominación le ha supuesto un problema para competir. Tesla

En otro orden, Tesla Inc. intentó en 2015 volver a inscribir la firma en Chile en algunos de los sectores ligados a la movilidad y al suministro energético. Curiosamente, en uno de estos apartados, Tesla Energy se posicionaba como una marca registrada en favor de otra compañía. En esta ocasión, todavía, a día de hoy, se está a la espera de una sentencia que podría mover los cimientos de la competencia del fabricante en Chile.

En las próximas fechas podría librarse una nueva carrera judicial

Todo hace pensar que en los próximos meses podrían comenzar unas negociaciones con el objetivo de apropiarse una marca a cambio de un precio. ¿Cuáles serán los intereses de las diferentes compañías inmersas en este litigio judicial?

Habrá que esperar, por tanto, un tiempo para comprobar cuál es la decisión que se ha tomado. No será un proceso sencillo. Las negociaciones serán duras en búsqueda de un objetivo diferenciado; la inclusión de una fuerte cantidad de ingresos a costa de ceder un privilegio muy atractivo de cara a los consumidores.