El coche eléctrico está abierto a sufrir muchísimas transformaciones en los próximos años. El mercado automovilístico va a verse afectado por multitud de innovaciones, tanto en el apartado tecnológico, como en el de la seguridad o la conectividad, entre otros.

Además, no solo los fabricantes están dedicándose a la investigación de futuras mejoras en el mercado. Las compañías proveedoras de todo tipo de componentes están contribuyendo, a su vez, a fortalecer un futuro mucho más eficiente en la movilidad.

Los proveedores realizan sus propias investigaciones para mejorar sus productos

Dentro del apartado mecánico, los neumáticos, el equipo de suspensiones o el de frenado, son vitales. De ellos depende, en gran parte, la conducción y, por ello, este tipo de suministradores no han parado de ofrecer una mejor calidad de los compuestos.

Continental, productor de neumáticos de reconocido prestigio, ha contribuido históricamente a la mejora de los consumos y seguridad en lo que respecta al rodamiento. El uso de gomas cada vez más eficientes le ha permitido obtener una ventaja competitiva y buena prueba de ello es su capacidad para seguir innovando.

El último invento que podría revolucionar el mercado tiene como objetivo reducir el peso a través de un juego más liviano y una mejora del equipo de frenos.

Continental ‘New Wheel’, la innovación que quitará unos kilos al coche eléctrico

Según se puede leer en la propia página web de la compañía Continental, esta innovación está producida con miras a la estandarización del coche eléctrico. El aluminio es el material principalmente utilizado en los discos de freno para reducir unos kilogramos al conjunto.

Este nuevo sistema lograría reducir tanto el peso de la misma rueda como la del equipo de frenado, lo cual permitiría, por un lado, un menor consumo y, por otro, un mayor ahorro al precisar de menos electricidad para el movimiento.

Esquema del funcionamiento del sistema New Wheel de Continental. Continental

Esta solución tecnológica desarrollada por el fabricante de gomas podría provocar una menor fricción durante toda la maniobra, lo que se traducirá en una menor abrasión y desgaste de los componentes del freno, tal y como indica HÍBRIDOS Y ELÉCTRICOS.

La principal diferencia que se aprecia respecto a la tecnología actual, según muestra Motorpasión, está en la posición de los componentes utilizados. El disco de freno, en este caso, se sujeta a la parte exterior de la estructura, mientras que es la pinza de freno la que queda anclada al eje por el interior.

Todo ello se ha sabido gracias a las declaraciones que ha llevado a cabo Paul Linhoff, el jefe de proyectos de la empresa en desarrollo de productos. Según se ha podido saber, esto es lo que ha dicho ante los medios:

En un coche eléctrico es crucial que el conductor gaste la menor energía posible en el freno de fricción. Debido a que el disco de freno está fijo en el exterior y el freno se acopla desde el interior, la pinza de freno puede ser diseñada especialmente ligera y rápida.

Por tanto, lo que se consigue utilizando esta solución está íntegramente relacionado con una mejora de todo lo que afecta a los desplazamientos. ¿Incorporarán este tipo de soluciones en el futuro los fabricantes para mejorar sus registros de autonomía?

Los neumáticos, esa pieza fundamental que es objeto de innovación

Siguiendo las últimas informaciones de Apple, podría pensarse que jamás se han centrado en los neumáticos. Ahora parece que se han dado por vencidos en la búsqueda de su propio coche e invertirán en la conducción autónoma.

Sin embargo, hace unos años creían verse capacitados para lograr una revolución en el sector de los neumáticos, tal y como detalla El Español.

Este nuevo sistema de frenado reduciría el peso, condicionante de la autonomía. Continental

Se ha llegado a valorar hasta la posibilidad de que dejasen de tener sentido si los coches voladores finalmente echasen el vuelo. Todo este tipo de rumores, no obstante, no han ido más allá, al menos no en lo que se refiere a resultados palpables.

En su defecto, sí que se ha observado cómo la industria ha innovado para adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. A día de hoy, ya son varios los fabricantes, exclusivos, eso sí, que poseen su propio hiperdeportivo que supera los 400 km/h.

Unos neumáticos exclusivos, tal y como refleja el portal especializado Muchoneumatico.com, son, en cierto sentido, culpables de que se puedan registrar estas marcas estratosféricas. Otros más estandarizados no podrían cumplir con los requisitos para rodar a tan alta velocidad.

Al fin y al cabo, lo que necesita el coche eléctrico es ser más liviano

A priori, en el corto plazo, no parece que vaya a reducirse drásticamente el peso de las baterías de los coches eléctricos. Por ello, hay que buscar otras soluciones para adelgazar unos cuantos kilogramos de más.

La innovación de proveedores es vital para la industria del automóvil

Utilizar materiales menos pesados en componentes externos es una de las vías que están barajándose. Dado que la carrocería de fibra de carbono o fibra de vidrio es muy cara de producir aún, los fabricantes suelen pasar la pelota al tejado de los proveedores de sistemas y componentes de la industria.

Por ello, estrategias como la llevada por Continental no es algo extraño de ver en el mercado. Sus competidores esperan seguir posicionando sus productos y, por ello, la innovación es la que garantiza seguir manteniéndose firmes en el futuro.