El coche eléctrico debe parte de su existencia a la creencia y convicción de compañías como Nissan o Tesla. Estas empresas, a sabiendas que con los motores de combustión interna podrían disfrutar de mayores márgenes en la automoción, apostaron por esta tecnología, la que, a todas luces, parece haberse situado ya como la alternativa a tantos años de emisiones contaminantes.

LEAF, simplemente 4 letras que, unidas, forman el verdadero germen de lo que hoy es una de las principales líneas de investigación de las compañías más punteras del sector de la automoción. ¿Quién iba a decir que la industria estaría realizando, a día de hoy, estos esfuerzos por el motor libre de humos?

El Nissan LEAF es uno de los modelos eléctricos más vendidos de la historia

El Nissan LEAF de primera generación, un compacto cercano a los 30.000 euros, cumple hoy su octavo aniversario en el mercado. Nació en el 2010 como reclamo para aquellos consumidores más ecofriendly, pero ahora, cuenta con un público cada vez más plural. ¿Por qué? Los múltiples beneficios de la movilidad sostenible son la razón del incremento de la demanda.

No obstante, no todo deben ser buenas palabras para uno de los pioneros en materia eléctrica. Entre sus principales ‘peros’, toca, como de costumbre, poner en entredicho su imagen exterior. Uno de sus principales puntos de flaqueza es que no consiguió romper con el símil electrodoméstico que tanto ha perseguido a la industria alternativa.

No obstante, su mayor debilidad era la posible pérdida de autonomía tras el incremento del kilometraje o el desgaste por el paso del tiempo. Por ello, aquí tienes el gráfico que te muestra a la perfección qué tal le ha sentado, en promedio, el paso de los años a uno de los símbolos de la conducción eléctrica.

Nissan LEAF de primera generación, solvencia y degradación

Tras 8 años de periplo, la compañía ha diseñado un conjunto de baterías nuevo para instalarlo por un precio más reducido que la opción original si se ha sufrido degradaciones extremas. Tal y como ya te mostramos hace un tiempo con el Tesla Model S, a continuación podrás ver cómo envejece la batería de un Nissan LEAF de primera generación.

El Nissan LEAF ha sufrido un desgaste mayor que el Tesla Model S con el paso del tiempo. Electrek

Tal y como se puede observar en la imagen anterior, la cual ofrece Electrek, el modelo comercializado por la firma japonesa durante el periodo discurrido desde 2010 al fin de su comercialización, 2017, ha contado con una degradación de sus baterías más dispar que la que ofrecía la berlina premium diseñada por Tesla.

Al Tesla Model S le ha sentado mejor el paso de los años de uso

No obstante, ambas gráficas, la publicada hace un tiempo en referencia al Model S y estas 2, muestran una clara tendencia hacia la concentración sobre un punto situado en torno al 90%. Aun así, llama la atención cómo se produce una caída precoz en la versión de 30 kWh, lo cual pronosticaría que estos modelos tendrán que cambiar las baterías en el futuro.

Algunas unidades, sobre todo en la versión con mayor capacidad, tras solo un par de años en el mercado han perdido hasta más de un 20% de la autonomía por cada ciclo de carga. ¿Es tolerable? Si ya de por si era limitada la que se ofrecía de fábrica, esto lo bajaba todavía más si cabe.

La solución pasará por el cambio del bloque de baterías

Nissan se ha comprometido a solucionar los problemas de pérdida de capacidad ofreciendo a los usuarios, todavía solamente disponible en el país nipón, una sustitución de la batería por otra nueva de igual combinación o diferente. Esto permitiría a estos modelos disponer de una capacidad máxima durante unos años por la mejora en los procesos de producción.

El Nissan LEAF dispone de las baterías de litio bajo las 2 filas de asientos. Ecomento.com

Ahora bien, es importante destacar que esto se producirá solamente si el cliente está por la labor de pagar por este servicio. Si opta por la de 24 kWh, la que incluía el modelo más primitivo, se deberá pagar un precio situado en torno a los 650.000 yenes, es decir, unos 6.200 dólares americanos o unos 5.000 euros aproximadamente.

La opción de 30 kWh apareció tras estar el LEAF unos años en el mercado

De igual modo, si se opta por la versión que llegó tras una primera actualización, con 30 kWh, se podrá instalar tras haber realizado el pago de 800.000 yenes, o lo que es lo mismo, unos 7.600 dólares o 6.100 euros al cambio actual.

Por último, si se incluye una última que incrementaría la capacidad hasta los 40 kWh, la cual permitiría contar con una mayor autonomía, se debería pagar por ella en torno a 820.000 yenes, es decir, unos 7.800 dólares o 6.250 euros al cambio actual.