Los fabricantes de automóviles tradicionales han mostrado un interés disperso en lo referente a la conducción eléctrica. Algunos de ellos, como es el caso de Volkswagen o Volvo, ya han anunciado un proceso de electrificación continua que afectará a la gran mayoría de las variantes en los próximos años.

Del mismo modo, otros, como Ferrari, ya han dejado claro que las ventajas del coche eléctrico no romperán la filosofía de las motorizaciones tradicionales. La marca del Cavallino Rampante, mediante su máximo exponente, Sergio Marchionne, afirmó que bajo su mandato no se vería ningún deportivo del fabricante sin emitir el ronroneo característico que tienen.

Volkswagen ya ha mostrado su línea eléctrica basada en el concepto ID

Volviendo de nuevo a los fabricantes que sí apostarán enérgicamente por el producto alternativo, es necesario destacar la línea ID que Volkswagen quiere implementar en los próximos años.

Ahora, gracias a las informaciones que ha ofrecido Herbert Diess, se ha podido saber que la gama germana contará con una versión completamente eléctrica, siguiendo el mismo patrón que la gama Golf y up!.

Es importante destacar que Herbert Diess, uno de los mayores exponentes del fabricante alemán, es uno de los mayores defensores de la conducción eléctrica. Tanto es así que se ha mostrado optimista sobre los planes que viran hacia una futura variante eléctrica desarrollada en base al histórico Beetle.

Beetle, un clásico para reafirmar la posición de Volkswagen

Si hace unos meses se hacía oficial la producción eléctrica del futuro I.D. Buzz, el sucesor del más conocido como Bully, hoy conocemos los planes del fabricante en relación a la electrificación de otro vehículo clásico en el seno de la empresa, el Beetle.

La próxima generación del Volkswagen Beetle será eléctrica y de propulsión trasera. Autofácil

El también conocido como Escarabajo podría ser uno de los próximos modelos eléctricos en ser presentado por un fabricante que basa su liderazgo potencial en la conducción alternativa. El conocido como Dieselgate provocó una profunda caída de la imagen corporativa, por lo que es lógico pensar que hayan querido revertir esta inestabilidad de la reputación.

De esta forma, Herbert Diess, el Presidente de la compañía alemana, pretende incrementar el número de modelos que asumirán la etapa más disruptiva de la compañía en la próxima década. Así pues, en unas declaraciones ofrecidas al medio Autocar ha querido mostrar la propuesta que incluye al Beetle dentro de los planes de conversión tecnológica.

Si quisiéramos hacer un Beetle, eléctricamente sería mucho mejor que el modelo actual, mucho más cercano a la historia, porque podría ser de tracción trasera.

Es cierto que el altavoz de la firma alemana considera esta hipótesis de forma condicional. En ningún momento ha dejado claro que así será en los próximos años, por lo que no hay que tratar estas informaciones como si se tratase de algo aprobado por las altas esferas del fabricante.

Sin embargo, esta afirmación tiene todo el sentido del mundo, más aún cuando el único automóvil con tintes clásicos de la empresa que entrará en producción es el I.D. Buzz.

Una plataforma que ofrece múltiples consideraciones

El Beetle actual y las generaciones anteriores están basadas en la plataforma MEB, la cual es muy flexible según se puede leer en medios de comunicación como motor1.com. De hecho, permitiría acoplar a un futuro Beetle el sistema necesario para ser un eléctrico competitivo sin renunciar al concepto que siempre ha imperado en este compacto.

La plataforma MEB podría facilitar la llegada del coche eléctrico bajo el histórico Beetle. Tecnología 21

Tanto es así que el propio Herbert Diess ha dejado entrever que la plataforma MEB permitiría adaptar fácilmente el conjunto de modificaciones que se necesitarían para reconvertir el modelo tradicional en una versión con tecnología que dominará en la movilidad del futuro.

Tenemos una plataforma flexible para nuestra gama eléctrica, con lo que podemos llevar a cabo grandes cosas, ya sea con tracción delantera, propulsión trasera o dos ejes motrices.

En este sentido, el jefe de la firma de la filial del Grupo Volkswagen se ha enorgullecido de la posibilidad de que el futuro compacto contase con una tecnología de propulsión. La tracción trasera es una de las características que mejor definían en el pasado el concepto que representaba el Beetle, algo que podría volver de nuevo en el medio plazo.