Faraday Future es la típica empresa que cualquier otra asentada en un sector mira con recelo y desconfianza. Es aquella que mes tras mes va filtrando informaciones que poner a la más grande en alerta, ¿conseguirán quitarnos cuota de mercado? ¿Facturarán más que nuestra compañía en un par de años? La competitividad siempre se mira a largo plazo y, por ello, Tesla divisó en Faraday Future como una potencial alternativa.

Ante esta situación, solo podíamos imaginar que un proyecto de estas características no pararía de contar con más y más apoyos durante todos estos meses. El primer modelo de producción que sacarían al mercado se llamaría FF91 y, según se puede observar en las imágenes oficiales que llevan circulando por la red desde hace tiempo, sería un digno competidor de los modelos que comercializa la firma de Palo Alto.

Se acusa a un directivo de fraude y malversación de fondos entre otros delitos

Sin embargo, a lo largo de las últimas semanas se ha ido desinflando la emoción que desprendía. La compañía tecnológica, la cual cuenta con importantes inversiones de capital chino, se ha visto enfrascada en varias polémicas, afectando, la última de ellas, al más acérrimo directivo que había puesto la mano en el fuego por el proyecto.

¿Cuáles son los motivos que ha llevado a Stefan Krause, director financiero de la compañía, a dimitir de su cargo el pasado 14 de octubre? Al parecer, le han acusado de haber cometido varios delitos relacionados con las aportaciones e inversiones que se han hecho en relación al producto.

El último escándalo que crea aún más desconfianza en su negocio

Según se ha podido saber gracias al portal tecnológico The Verge, la firma de coches eléctricos ha prescindido de los servicios del directivo que más había apostado hasta el momento por el producto que ofrecerá algún día la marca.

Faraday Future aún mantiene el objetivo de producir un coche eléctrico que sea competencia de los productos de Tesla. Autobild

Stefan Krause, por otro lado, afirma haber dejado él voluntariamente el puesto que ostentaba al ser acusado de haber estafado y poner obstáculos en la financiación de la compañía. Sea como fuere, veamos qué posición ha tomado al respecto cada una de las partes.

Según las declaraciones ofrecidas por el ex director financiero de una de las startups más alentadoras de la movilidad alternativa, se le acusó de fraude y malversación de fondos entre otros supuestos delitos. Esto es lo que decía en unas declaraciones realizadas posteriormente a su renuncia:

Faraday Future emitió una declaración hoy que describió falsamente mi renuncia al cargo y cese de mi actividad en la empresa. Lo cierto es que renuncié a Faraday Future el 14 de octubre, con efecto inmediato. La declaración de la compañía describe de forma errónea las circunstancias que rodearon mi cese e incluye declaraciones infundadas y difamatorias sobre mí y mis contribuciones a la compañía. He considerado recurrir a asesoría legal para exploraré todas las opciones disponibles para las posibles fechas.

Según se puede leer en el anuncio que realizó el propio Stefan Krause, ex ejecutivo del grupo BMW, podría tomar acciones legales contra Faraday Future por difamar la imagen del ex director de finanzas de la empresa.

¿Qué repercusión puede tener en el futuro una compañía que dispone de más de mil millones de dólares en inversiones desde que fue fundada? ¿Es sostenible el fabricante aspiracional para seguir adelante con sus proyectos?

La empresa ha ofrecido una imagen completamente distinta

La empresa que nació con un objetivo basado en fabricar automóviles adelantados a su tiempo, ha querido mostrar una versión completamente diferente, renunciar a asumir responsabilidades descritas según la versión del ex director financiero.

El Faraday Future es uno de los prototipos que podrían convertirse en realidad en apenas unos meses. Digital Trends

Faraday Future decidió tranquilizar los ánimos de los inversores mediante la publicación de una nota oficial en la que se detallaba brevemente qué es lo que había ocurrido desde el punto de vista de la empresa.

Según se puede leer en las informaciones ofrecidas por el fabricante, 2 ex dirigentes (entre los cuales está Stefan Krause) dañaron la imagen a través de un maquillaje de las cuentas. Además, podrían haber introducido obstáculos a la hora de captar fondos interesados en la inversión en empresa.

Queridos Faradians, debemos lamentablemente notificarles las siguientes noticias. Anunciaremos externamente la expiración del contrato de Stefan Krause y Ulrich Kranz. Tendremos una reunión con el director a las 2:00 PM de hoy y podremos compartir más detalles con respecto a la verdad y la evidencia de los actos del Sr. Stefan Krause y el daño que ha causado en la compañía en los últimos meses. Sé que contamos con un equipo dedicado formado por más de 1.000 empleados en todo el mundo para seguir adelante con nuestro objetivo de llevar al FF91 al mercado. Este objetivo nunca ha cambiado. Gracias.

Parece que llegarán tiempos convulsos en todo lo relacionado con la producción del FF91, el modelo llamado a competir con los Tesla Model S y Model X. ¿Se hará realidad algún día este proyecto? Lo iremos viendo en los próximos meses.