Ford es una de esas compañías que, pese a estar investigando en múltiples áreas, incluyendo la tecnología eléctrica, no parece estar lista para dar el paso definitivo en lo referente a lo que demanda el mercado.

En el pasado ya se han visto movimientos por parte de la firma estadounidense en relación con la conducción autónoma o la electrificación de su gama. Sin embargo, lo más lejos que han ido ha sido con la producción, por ejemplo, del Ford Mondeo en su versión híbrida.

La conducción autónoma y la tecnología eléctrica son los pilares de la inversión

Sin embargo, ya se ha visto en otras ocasiones cómo un cambio en la cúpula de una compañía ha traído aire fresco a empresas de alto calibre. ¿Le ha llegado el turno a uno de los fabricantes más longevos de la historia?

Esto es lo que podría anticiparse tras observar los movimientos que están produciéndose en el seno del consejo directivo. Según afirma el medio especializado Electrek, Mark Fields, el que hasta ahora ocupaba el cargo de Chief Executive Officer (CEO) dejará el puesto en favor de Jim Hackett. Y te preguntarás, ¿qué tiene que ver esto con un giro en la estrategia?

Jim Hackett tiene la llave de la conducción autónoma y la electrificación

Según se puede leer en El Español en un artículo publicado hace unos meses, Ford, desde hace un tiempo, está en los primeros puestos del ránking de compañías que más apuestan por la conducción autónoma.

Desde hace unos años, es uno de los pilares de la compañía en lo referente a inversión a futuro. La conducción autónoma es vital para su estrategia y, por ello, se han venido invirtiendo ingentes cantidades de dinero para mejorar su propio sistema inteligente.

El nuevo nombramiento de Jim Hackett podría acelerar el plan eléctrico de Ford. HÍBRIDOS Y ELÉCTRICOS

Sin embargo, ¿puede decirse lo mismo de la electrificación? A decir verdad, viendo la actual foto del panorama automovilístico, podría decirse que hay una cierta correlación entre ambas tecnologías.

Aun así, ya sea por una visión diferenciada del anterior equipo de gobierno de la compañía o por una subestimación hacia esta alternativa, lo cierto es que no se ha puesto el mismo enfoque, al menos no con los mismos incentivos.

En los últimos años, la tecnología eléctrica no ha sido prioritario para Ford

Como resultado de ello, es importante destacar que apenas existen prototipos completamente eléctricos bajo el logo de Ford. De hecho, tal y como se puede observar en el apartado que el fabricante dedica en su página web, se observa cómo apenas comercializa una variante híbrida y otra híbrida enchufable.

¿Cambiará algo a partir de ahora en Ford con el nombramiento de Jim Hackett? Según varias fuentes, todo parece indicar que sí.

Un cambio necesario ante el inminente crecimiento de lo eléctrico

Tal y como afirma el portal INVESTIREOGGI, el nuevo CEO de la compañía defiende a ultranza una nueva apuesta por lo eléctrico. De hecho, según el analista de Morgan Stanley Adam Jonas, todo parece indicar que se producirá un cambio de los planes estratégicos:

Esperamos que Ford vaya a por todas con la tecnología eléctrica, en el segmento de la electrificación pura. ¿Híbridos? No se espera un crecimiento en este sentido. La gerencia anterior era reticente a asignar su inversión de 4,5 billones de dólares en electrificar su gama de vehículos. Tenemos la esperanza de observar un nivel significativamente mejorado de transparencia, dado el ritmo de cambio en la adopción de coches eléctricos y gastos en todo el mundo.

Tal y como puede desprenderse de las palabras de este importante consultor, todo hace indicar que la estrategia de pasar por la hibridación prolongada quedará a un lado. En su defecto, podría esperarse un impulso de las investigaciones en todo lo relacionado con una futura electrificación de la oferta.

Cómo puede afectar esta nueva política arriesgada

Los inversores, en el corto plazo, podrían no ver con buenos ojos este cambio de rumbo en el seno de la empresa. Según se pude observar en Expansión, el actual precio de cotización de la firma norteamericana ronda los 10,57 dólares.

La tendencia bajista en Ford desde principios de año. Expansión

Según muestra la gráfica anterior, el comportamiento del precio muestra que Ford está en una clara senda bajista. Esta disminución de la capitalización no es preocupante, pero sí que se ha visto una anticipación por parte del mercado a los rumores que rodeaban el consejo ejecutivo.

Aún es pronto para saber cómo se lo tomará la masa inversora, pero todo parece indicar que, en el corto plazo, no romperá dicha racha. A fin de cuentas, Ford, pese a ir por delante en conducción autónoma, lo que está comenzando a demandar el mercado es la electrificación de parte de la gama.

Pese a ello, habrá que estar atentos a las próximas semanas para ver si de verdad se está produciendo un cambio de tendencia dentro de la compañía.

Por presupuesto no será, por lo que podrían conocerse en el corto plazo nuevas informaciones sobre el desarrollo de coches eléctricos por parte de Ford.