Si nos preguntasen hace algo más de una década, qué competición automovilística era la más importante del mundo, contestaríamos que, sin lugar a dudas, la Fórmula 1 era la más apasionante. Si nos volviesen a preguntar hoy día, no lo tendríamos muy claro. ¿Qué es lo que ha ocurrido para que hayamos cambiado de opinión en los últimos años?

Esta histórica competición está en declive debido a la introducción de normativas específicas equivocadas, dominio aplastante de un par de equipos y la entrada de otras modalidades como la Fórmula E. ¿Era de esperar la caída de un gigante de estas características? Todavía sigue luchando por recuperar su posición, pero será difícil alcanzar el éxito de temporadas de Michael Schumacher y compañía.

La reducción de cilindrada ha sido una constante desde hace años en la parrilla

En este sentido, gran parte de culpa la tiene la pérdida de una de las señas de la competición; el sonido de los motores de antaño. En épocas del Kaiser e inicios de Fernando Alonso, los rugidos de los bloques V10 era lo más parecido a música celestial para los amantes de la competición.

De ahí se pasó a las motorizaciones V8 y, más adelante, a unos polémicos V6 turboalimentados. Sí, estamos ante uno de los casos de downsizing más destacados de la industria automovilística. Ahora, no obstante, parece que todo lo introducido, por muy disruptivo que parezca, no es suficiente.

¿Son los motores eléctricos la solución al problema que parece no acabarse nunca? ¿Será contraproducente este intento por mejorar la competitividad de una prueba que parece no tocar suelo? Es pronto para saberlo, pero Bernie Ecclestone ya cree que la solución podría estar relacionada con la introducción de la tecnología alternativa.

La Fórmula 1, para Ecclestone, debe reinventarse

Hace un tiempo, el mayor magnate del mundo de la automoción, Bernie Ecclestone, se echó a un lado para dar paso al grupo Liberty Media. Ahora, tras unos meses en silencio, ha instado a los nuevos dueños del ‘circo’ a la toma de una serie de medidas drásticas. Esto llega tras las amenazas vertidas hace unas semanas por Ferrari en torno a su posible salida de la modalidad.

La Fórmula E se ha posicionado como la futura alternativa a la Fórmula 1 como competición más importante. Racing News 365

El antiguo mandatario de la compañía es uno de los principales exponentes que se ha posicionado en favor de una conversión eléctrica de las mecánicas. Del mismo modo que ya ocurre en la movilidad de a pie, con la introducción de más modelos eléctricos, cree que la conducción alternativa debe ser una prioridad en la construcción de la próxima generación de la Fórmula 1.

Esta decisión tendría sentido, principalmente, tras ver cómo la Fórmula E, con pilotos de reconocido prestigio, incluyendo antiguos de la Fórmula 1, ha crecido de forma exponencial desde sus inicios. Es más, en los próximos años seguirá mejorando sus números hasta alcanzar, por qué no, a su mayor rival en el mercado de motorizaciones tradicionales.

Todavía tenemos el nombre de Fórmula 1, todavía tenemos contratos con los promotores, hagamos diferentes tipos de automóviles, hablemos con los fabricantes y comencemos una nueva Fórmula 1 totalmente eléctrica, una Fórmula 1 para el futuro.

Según se puede leer en el portal Motorsport Magazin, afirma que la situación será insostenible si se acometen cambios demasiado tarde. ¿Será el coche eléctrico la solución definitiva al problema de la Fórmula 1? Las conversaciones con los constructores podrían comenzar en los próximos meses.

La Fórmula E mejorará sus números en los próximos años

¿Qué puede opinar la versión eléctrica de la Fórmula E? En sus inicios, los monoplazas disponen de, por qué negarlo, un diseño un tanto discreto. Están específicamente creados para mejorar sus números en circuito, habiéndose centrado las marcas participantes en la fiabilidad y, sobre todo, la obtención de un coeficiente aerodinámico perfecto.

El McLaren con el que la firma británica compitió en 2017. Auto Week

Ahora bien, ¿y si algunas compañías con presencia de la parrilla viesen con buenos ojos esta estrategia? Es importante destacar que todavía cuenta con una promoción seria entre los seguidores del automovilismo. En este sentido, compañías como Ferrari podrían plantearse esta solución al conflicto.

En Ferrari están planteándose la introducción de deportivos eléctricos

De hecho, Sergio Marchionne, máximo exponente del grupo FCA, ya dejó entrever que en un futuro podría producirse una alternativa al Tesla Roadster. ¿Por qué no ver un modelo destinado directamente a la competición más importante del mercado? Esta solución tendría aún un mayor sentido a sabiendas de la pérdida de la competitividad de la marca en esta prueba.

Habrá que esperar todavía unos meses para ver si, de cara a las próximas 2 temporadas, se producen avances hacia esta dirección. El inmovilismo, sin lugar a dudas, no dará paso a la entrada de un mayor número de seguidores.