Desde hace unos años, las mecánicas híbridas se han posicionado como la principal opción para sustituir a los tradicionales motores de combustión interna. Las opciones diésel o gasolina están dando paso lentamente a alternativas más eficientes en términos de fiabilidad y consumo, variables muy importantes a tener en cuenta en un proceso de compra.

Ahora bien, ¿qué otras alternativas tiene el consumidor que busca algo diferente en el mercado? Las denominaciones Gas Licuado del Petróleo (GLP) o Gas Natural Comprimido (GNC) se han situado como otras opciones a tener en cuenta. ¿Por qué la segunda de ellas podría ser una buena apuesta para el potencial propietario?

El GNC se ha posicionado como una alternativa a los carburantes tradicionales

Sin lugar a dudas, el precio del GNC es una de sus principales virtudes si lo comparamos con los carburantes tradicionales. Aun así, su principal limitación es la dificultad que existe para encontrar puntos de repostaje, ya que continúa siendo una solución que apenas dispone de demanda.

Pese a ello, fabricantes como SEAT han comenzado a realizar una fuerte apuesta en busca de un objetivo; el crecimiento en el uso de una alternativa con propiedades preparadas para asaltar el mercado. Tanto es así que la firma de origen español ha querido profundizar sobre un tema que podría tener mucho recorrido en los próximos años.

¿Cómo funciona el GNC? ¿Es seguro en caso de accidente? ¿Qué inconvenientes y riesgos supone apostar por esta tecnología? Veamos, desde el punto de vista de la compañía, algunas de las cuestiones principales que merece tener en cuenta si estás en duda sobre optar o no por esta alternativa.

Así funciona el Gas Natural Comprimido (GNC)

Lo primero que debemos saber al elegir esta opción en el concesionario es qué tipo de automóvil estamos eligiendo. En términos de precio, apenas existe diferencia entre otras versiones. De hecho, esto no será un motivo que desencadene elegir esta u otra versión. ¿Por qué? Al fin y al cabo, estaremos escogiendo una versión que cuente con motor de combustión interna.

SEAT se ha convertido en uno de los fabricantes que más ha apostado por esta tecnología. Noticias del motor

La principal diferencia de esta mecánica con una tradicional es que, en este caso, la motorización funcionará por defecto con Gas Natural Comprimido (GNC). Por este motivo, si se reposta gasolina y GNC, el automóvil consumirá hasta que se agote esta segunda fuente energética. Una vez se agote, automáticamente utilizará lo disponible en el otro tanque.

El conductor no apreciará cambios en la respuesta del motor

Este paso no será apreciable por el conductor en términos de prestaciones o sensaciones, ya que el motor de combustión interna no sufrirá modificaciones en sus tiempos de respuesta. Por este motivo, en este sentido, la opción GNC debería ser más óptima para cualquier consumidor.

De hecho, según la normativa de la DGT, esta tecnología estaría enclaustrada dentro de la etiqueta ECO, por lo que podría circular en el ámbito urbano de las grandes ciudades en casos de episodios de alta contaminación. Pese a ello, es importante destacar que esta alternativa es notoriamente más contaminante que una mecánica híbrida o, por supuesto, eléctrica.

Por qué no verás muchos automóviles compatibles con GNC

En base a lo detallado en el apartado anterior, lo lógico sería pensar que el motor que solamente sea compatible con gasolina tenga los días contados por el mejor desempeño de aquel compatible con GNC. No obstante, es importante destacar cuáles son los principales problemas que hay que tener en cuenta antes de lanzarse a la compra de un automóvil apto para el consumo de esta tecnología.

En países como España no hay muchos establecimientos que dispongan de GNC. El País

El primer obstáculo que nos encontramos cuando queremos repostar es ver que no todas las estaciones de servicio cuentan con este carburante. Por este motivo, es importante valorar antes de la compra si dispones de establecimientos próximos a tu domicilio para poder repostar. Al fin y al cabo, no tendría mucho sentido comprar esta versión sin tener acceso a su fuente de ahorro.

La instalación del tanque de GNC penaliza el espacio de carga del maletero

¿Por qué? El segundo problema que nos encontramos está especialmente relacionado con el espacio interior. En la mayoría de las alternativas existentes en el mercado, el tanque de GNC está situado en el espacio que daría lugar a la rueda de repuesto, situado en el maletero. De esta manera, el número de litros disponibles para cargar se ve notoriamente reducido.

Otro problema anexo que nos encontramos tendrá lugar cada 4 años. El tanque de llenado y resto de componentes deberá someterse a una revisión que tendrá repercusión sobre el bolsillo del propietario. ¿Creías que ibas a ahorrar de manera exponencial? Tal y como ocurre en estos casos, el kilometraje que se realice determinará si nos resulta favorable.