Desde hace un tiempo, las Administraciones han sido conscientes de que el futuro de la movilidad pasa por el coche eléctrico y, yendo un poco más allá, la autonomía del mismo. Las máquinas, una vez más, derrotarán al ser humano, sumando un incontable número de victorias acumuladas a lo largo de la historia.

Ante esta situación, lo mejor que podemos hacer es optar por asumir un nuevo rol. El que adore la conducción tal y como la conocemos hoy en día, debe ir asumiendo que llegará el día en que le prohibirán ponerse al volante con un objetivo muy claro, reducir el número de accidentes y, consecuentemente, el número de víctimas en la carretera.

La tecnología autónoma podría eliminar la condición de conductor

Una máquina con algoritmos eficientes, que doten al sistema una autosuficiencia para tomar una serie de decisiones, servirá para que se pierda la condición de conductor, pasando este a ser un ocupante más en la ruta. Si crees sentirte identificado con la pesadumbre que esto te acaba de generar, debes pensar que aún queda algo de tiempo para disfrutar conduciendo.

El nivel 5 de autonomía debe todavía ser mejorado y, además, la legislación deberá ser adaptada. Por ello, cuentas con tiempo aún para sentirte como un experto en el manejo del volante. Ahora bien, debes saber que la tecnología basada en la conducción autónoma ya está siendo probada.

Sí, así es. En algunos espacios como el GoMentum Station, situado en el Estado de California, ya están varios fabricantes y compañías tecnológicas valorando cómo mejorar sus propios sistemas inteligentes. Para ello, estos centros están preparados para simular todo tipo de situaciones que ocurren en el día a día.

GoMentum Station, el lugar que debe visitar todo coche autónomo

Situado dentro del perímetro correspondiente a la población de Concord, en el Estado de California, una simulación de ciudad cuenta con una gran cantidad de elementos para posibilitar situaciones que bien podrían vivirse al volante en pleno centro de Nueva York.

GoMentum Station es un emplazamiento dispuesto para probar el coche autónomo. SfGate

Este lugar, en el cual operan empresas especializadas en probar la tecnología autónoma, es el elegido por compañías de la talla de Honda o Ford para probar sus últimas innovaciones en relación con sus sistemas operativos de largo recorrido.

Cada una de estas empresas realiza pruebas incesantes que, en ocasiones se alargan por varios días, con el único objetivo de acumular información. Esto permite, curiosamente, dotar al software que está en construcción de un mayor número de datos para favorecer una mayor eficiencia en el futuro.

Cualquier sistema de conducción autónoma basa su mejora en sucesos pasados

De hecho, cuanto mayor es la acumulación de dicha información, más precisa podrá ser el sistema a la hora de tomar una decisión. Al fin y al cabo, la conducción eléctrica consiste en aplicar lo aprendido en sucesos ocurridos en el pasado. Sí, dicho de otra forma, podría decirse que tiene efecto memoria.

Y te preguntarás, ¿era necesario crear un espacio para ello? Por supuesto que sí. Pese a que sistemas como el patentado por Tesla, el Autopilot, puede ser utilizado en la vía pública, está sometido a una serie de limitaciones.

Estas otras empresas, entre las cuales también hay que nombrar gigantes tecnológicos de la talla de Apple o Google, buscan la eficiencia recreando situaciones que podrían darse en la conducción real, sobre todo aquella que se practica en el medio urbano.

Una superficie que garantiza mejoras al sistema autónomo

Según se puede leer en el portal SfGate, este centro de operaciones del coche autónomo está preparado para que solo puedan circular automóviles sin conductor. De hecho, obtuvo la aprobación del Condado de Contra Costa en la segunda mitad del año 2014.

GoMentum Station se ha convertido en un lugar de peregrinaje para todo coche que pretende ser autónomo algún día. The Manufacturer

Desde aquella fecha, ya son muchos los fabricantes que decidieron hacer una parada en la zona con el objetivo de mejorar su sistema autónomo. De hecho, el emplazamiento cuenta con un total de más de 8 kilómetros en los que hay todo tipo de obstáculos propios de cualquier centro urbano.

Existe una red reguladora del tráfico, aceras para viandantes, todo tipo de señales que los vehículos deben respetar, rotondas y un largo etcétera de medidas que buscan adaptar a esta tecnología lo que se encontrará el día de mañana en conducción real.

El circuito cuenta hasta con 30 kilómetros pavimentados

En relación con las calles cimentadas, es importante destacar que hasta 30 kilómetros son los que se pueden recorrer si unimos cada uno de los puntos que conecta a todo el vecindario.

En los próximos años podremos agradecer a esta antigua base naval de los Estados Unidos su dedicación para hacer del transporte del futuro algo mucho más placentero y, sobre todo, seguro. Siempre, cuando hablemos en términos de conducción autónoma, debemos pensar que los fabricantes buscan, ante todo, mejorar la seguridad.