La conducción autónoma, hasta hace poco más de 2 años, parecía ser algo del futuro. Hasta la primera mitad de 2015, veíamos coches llenos de cables, con camuflaje y todo tipo de aparatos en el techo.

En su mayoría, se hablaba de proyectos a muy largo plazo en los que se invertían cifras por valor de decenas de miles de dólares.

Esto nos hacía ver a todos que aún quedaban varios años para formalizar la comercialización de coches con sistemas de autopilotaje. Ahora bien, ¿qué podemos decir tan solo 24 meses más tarde? Este sector tan específico ha dado un vuelco en todo este tiempo.

En solo 2 años, la tecnología disponible ha dado un vuelco a la conducción autónoma

¿Quién es el culpable? Sin lugar a dudas, Tesla Motors. Si la compañía estadounidense ya nos alucinó con el Model S y la posterior llegada del Model X, ¿puedes imaginar cómo nos sentó la llegada del conocido como Autopilot?

Este sistema, aún en pruebas, logró funcionar gracias a una actualización llevada a cabo por la empresa más importante de coches eléctricos. Estandarizó el paquete para que sus clientes fuesen los primeros en probarlo.

Ahora, esta increíble apuesta está como opción en cualquiera de los modelos que comercializa Tesla. Tanto el Model S como el Model X y el Model 3, pueden ofrecer como opción algo único en el mercado.

Despreocuparse de la conducción no es algo que pueda hacerse, ya que aún está en fase de pruebas. Ha mostrado ser muy fiable, pero aún hay que esperar un tiempo para garantizar una probabilidad de error muy cercana al 0%.

El Autopilot cambiará para siempre la conducción autónoma

Según pudimos ver en la clasificación de los niveles de conducción autónoma que existen, el Autopilot estaría enmarcado en el nivel número 3.

De hecho, según Autocasión, el sistema creado por la firma de Palo Alto sería el único del mercado.

Según se puede leer en la propia página web de la compañía, están muy seguros de contar con una tecnología única en el mercado y capaz de responder más eficientemente que el ser humano en determinadas ocasiones.

Todos los vehículos Tesla producidos en nuestra fábrica, incluido el Model 3, tienen el hardware necesario para la capacidad de conducción autónoma con un nivel de seguridad sustancialmente mayor que la de un conductor humano.

Sin embargo, tal y como mostró hace unos días Autobild, no estamos ante una combinación de software y hardware perfecta.

El vídeo que mostramos a continuación fue grabado por Jon Hall el pasado 26 de julio. Muestra lo que le ocurrió cuando disfrutaba de un viaje de noche con el Autopilot conectado.

En las imágenes se puede observar cómo los automóviles de delante perciben una posible situación de riesgo. Por ello, accionan el freno, lo cual debería haber anticipado el sistema electrónico del Tesla Model S.

Sin embargo, fue el propio conductor el que tuvo que corregir la dirección con el volante para evitar chocar contra el vehículo que cambió de carril por sorpresa.

En dichas imágenes se puede escuchar el característico sonido que informa del peligro, pero lo cierto es que no detectó qué es lo que en aquel momento estaba a punto de ocurrir.

Por otro lado, el sistema ya ha mostrado situaciones que es necesario aplaudir también, por supuesto. Sobre todo de noche, con animales presentes en carreteras secundarias, el Autopilot actúa de forma muy eficiente. Si no te lo crees, ¿por qué no lo compruebas viendo el siguiente vídeo?

De qué está compuesto el Autopilot de los modelos Tesla

El hardware que incorpora cada automóvil con opción del sistema de conducción semiautónoma de Tesla está formado por un total de 8 cámaras. Todas aportan información en tiempo real sobre lo que ocurre alrededor del automóvil.

Según indica la propia página web de Tesla en España, cada una de las cámaras está capacitada para transmitir información de lo que ocurre hasta una distancia de unos 250 metros.

Además, el sistema cuenta con un equipo de hasta 8 sensores ultrasónicos capaces de detectar el lugar exacto en el que se encuentra cualquier objeto de alrededor, tanto fijo como móvil.

Por último, dispone de un radar en la parte delantera preparado para poderse utilizar sea cual sea la condición climática que haya en cada momento. De este modo, podrá detectar con gran fiabilidad cualquier elemento que se interponga en el camino exista niebla espesa, lluvia de alta intensidad o se circule de noche.

Ocho cámaras en el automóvil ofrecen una visión 360 grados de lo que ocurre alrededor. Club Tesla España

A nivel de software, el sistema que incorporan los Tesla ha visto incrementado la potencia de la centralita hasta en 40 veces. Solo así podría comprobar instantáneamente tal nivel de procesamiento venida desde los diferentes parámetros que realizan mediciones.

Desde el propio sistema se gestiona la dirección como la velocidad de circulación o la presión que se debe ejercer sobre el pedal del freno en cada caso y situación.

Llegar al nivel 4 de conducción autónoma será el próximo reto

En el nivel 4 de conducción autónoma, del modo que describe Motorpasión, el vehículo es capaz de cambiar de carril, realizar paradas y arranques en atascos o tomar desvíos por la salida estipulada.

El Tesla Model 3 tiene la llave para mejorar el Autopilot

Quizás, la parte de los atascos, es lo que todavía se le resiste a la firma de Palo Alto. Sin embargo, no debería suponer un problema teniendo en cuenta lo rápido que han conseguido implementar en buena parte de la flota todo lo conseguido hasta el momento.

Habrá que esperar a ver qué volumen de pedidos del Model 3 incorpora el Autopilot en los próximos meses para ver cómo se desarrolla esta tecnología.

Aún así, es importante destacar que Tesla cuenta con una gran cantidad de conductores dispuestos a ofrecer información para mejorar el sistema.