La automoción está viviendo uno de los momentos más críticos en relación con la tecnología disponible. Las innovaciones están haciendo al coche eléctrico más rentable, tanto para el consumidor como para el productor. Pese a ello, todavía sigue siendo más flexible el coche tradicional en términos generales, movido por un motor de combustión interna.

Ante esta delicada situación, ¿cómo puede un fabricante dar con la estrategia más adecuada? Responder a esta pregunta es muy difícil. Más todavía cuando ves que otros competidores invierten en nuevas fórmulas de movilidad. De hecho, por inercia, lo más sensato deberías ser la apuesta por este mercado, pero para ello debe haber esperanzas en el retorno de la inversión.

El grupo PSA dispondrá de su propia división de coches eléctricos

El mejor ejemplo de esta comprometida situación nos lo marca el grupo PSA, uno de los núcleos que más modelos generalistas produce. Según se puede leer en Electrek, el holding empresarial dará su salto al segmento tras mucho debatir en torno a este futuro mercado. ¿Qué es lo que ha llevado a la marca a lanzar su propia gama en los próximos años?

Lo cierto es que los integrantes del grupo de automoción ligado a la economía francesa ya dispone de varios proyectos bajo el paraguas de la movilidad sostenible, pero una mejora de la competitividad podría haber mejorado las expectativas de beneficios para los próximos años. Aun así, es importante destacar que otros rivales del sector llevan ya años de know-how acumulado.

Renault, la principal competencia en términos intra-país de PSA, ya disfruta de una gama de alternativas eléctricas denominada Z.E.. ¿Podrán reducir el gap en cuanto a economías de escala que separan a ambos productores? Veamos que hay detrás del anuncio que da, todavía más, una mayor firmeza al futuro eléctrico en el mercado.

Un nuevo paso para afianzar la estandarización del coche eléctrico

Los coches eléctricos, conforme pasan los meses, parecen asentar más la solvencia de la movilidad alternativa en el medio plazo. Países como Noruega ya cuentan con más de la mitad de comercializaciones con rasgos eléctricos (híbridos, híbridos enchufables y eléctricos puros), pero lo cierto es que la mayoría de economías todavía apuesta por los parques tradicionales.

Citroën, junto al resto de divisiones de PSA, lanzará al mercado su próxima división eléctrica en los próximos años. Motor16

El grupo PSA, formado por Citroën, Peugeot, DS y desde hace unos meses Opel, presentará batalla en el futuro con una línea de coches con mecánicas eléctricas puras. Y no, no estamos hablando de los actuales Citroën C-Zero, su hermano gemelo, el Peugeot e.On, el Opel Ampera o la Citroën C-Zero. Estamos ante una línea completamente nueva.

El anuncio de Linda Jackson, Directora General de Citroën, ya adelantó cómo pretenden hacer frente a la movilidad del futuro. Se ha querido hacer público con el objetivo de transmitir al mercado la futura llegada de una opción que marcará un antes y un después en la división europea.

La transición energética es una oportunidad que nuestra empresa quiere aprovechar mediante el lanzamiento de una ofensiva tecnológica sin precedentes. El desafío será proporcionar los mejores vehículos en el mejor momento para satisfacer a nuestros clientes y garantizar las mejores condiciones económicas para lanzar los vehículos eléctricos del grupo.

Esta nueva estrategia, por tanto, nos muestra cómo el grupo PSA podría liderar el mercado alternativo en los próximos años. Por el momento, se descarta la intervención de alianzas externas del grupo, algo que sí se ha visto en otras ocasiones como, por ejemplo, el acuerdo de colaboración entre Renault, Nissan y Mitsubishi.

Un modelo de negocio que llega tarde, pero a tiempo

De las opciones eléctricas que acumulan los fabricantes que componen el grupo PSA, solamente el Opel Ampera demostraría la capacidad del holding para hacer frente a un nuevo concepto de movilidad. No obstante, apenas ha revertido ventas para la firma, por lo que se espera que todos los proyectos que se desarrollarán partan de 0.

El Opel Ampera es prácticamente una copia del actual Chevrolet Bolt que se comercializa, principalmente, en Estados Unidos. Ecomento

Ahora bien, ¿cómo pretenden introducir automóviles alternativos en un mercado con demanda creciente? Algunos de los modelos más famosos llevan varios años compitiendo con las mecánicas tradicionales, algo que les ha hecho prosperar y mejorar técnicamente respecto a estos.

El grupo PSA creará una división eléctrica completamente nueva partiendo de 0

El grupo PSA, por el contrario, apenas ha tenido acceso a esta posibilidad. Por ello, se va a crear una división completamente nueva en la que personal y directivos de las distintas filiales trazarán el futuro de la compañía. ¿Bajo qué marcas se producirán? Todavía es pronto para saberlo.

Los primeros datos apuntan, tal y como se puede leer en el portal citado anteriormente, a que para el próximo año ya habría fijada la producción de 7 alternativas PHEV y 4 completamente eléctricas. ¿Se cumplirán los pronósticos? Apenas quedan unos meses para poder comprobarlo.