Desde hace un tiempo, estamos viendo cómo el sector sostenible ha ido comiendo terreno a las opciones convencionales de combustión interna. Las mecánicas gasolina y diésel continúan siendo el motor principal de la industria automovilística, pero su impacto parece haber encaminado una tendencia bajista. Aun así, ¿en qué se sustenta la opción menos contaminante?

Como principales sustitutos a los carburantes encontramos a las tecnologías eléctricas e híbridas, sin olvidar otras opciones como el GLP o el Gas Natural Comprimido. Además, dentro de las híbridas, podemos encontrar las puras y las enchufables. Las puras combinan al mismo tiempo un motor eléctrico con uno de combustión, mientras que las segundas permite un disfrute independiente.

Las mecánicas híbridas enchufables podrían estar viendo su ocaso en el mercado

Esto último es lo que le había convertido a esta opción como una innovación con un gran potencial. En la época actual, en la que la autonomía de los eléctricos son bajas, ¡qué mejor que lidiar con las restricciones en la ciudad alternando la mecánica convencional con la que incorpora un conjunto de baterías!

Esta solución transitoria parece que está viendo cómo ya no es la principal solución en el momento actual. La experiencia está demostrando cómo una gran cantidad de usuarios de esta alternativa jamás ha cargado, o muy pocas veces, las baterías a través de un punto de carga. ¿Son las ayudas fiscales el motivo por el cual gozan de atractivo?

Su demanda, con el paso de los meses, está reduciéndose debido, principalmente, a la aparición de varios factores. Su tecnología es, sin duda alguna, muy eficaz si se sabe aprovechar. El problema que es que no siempre se apuesta por su consumo. Motivos propios y ajenos, por tanto, son los que podrían llevar a su desaparición a la famosa solución PHEV.

Por qué el coche híbrido enchufable no tiene ya la misma acogida

Estaba llamada a ser la solución más práctica del mercado para los próximos años, pero las ventas no acompañan lo suficiente como para constatar esta hipótesis. Uno de los principales impedimentos a su proliferación es la llegada del nuevo ciclo de homologación WLTP. Un método de medición de emisiones más estricto ha dejado fuera de incentivos a toda una serie de modelos.

MINI dispone de una opción híbrida enchufable en su gama. Autopista

Muchos de ellos han pasado a costar bastante más que las versiones tradicionales, por lo que el público los ha descartado desde el comienzo. Esto ha provocado se haya vuelto a notar un crecimiento en las ventas, principalmente, de alternativas basadas en la gasolina. Ahora bien, ¿cuáles son los otros motivos fundamentales para entender esta caída?

La mejora de la autonomía del coche eléctrico contribuye a la caída del híbrido enchufable

El incremento de la autonomía de algunos coches eléctricos ha provocado que algunos usuarios hayan decidido dar un salto por la tecnología sin emisiones contaminantes. Si muchos más se mostrasen proactivos en la compra de un automóvil ecológico, ¿quién iba a apostar por una alternativa que se sitúa a mitad entre los 2 polos opuestos?

El último problema está relacionado con la disposición de una mayor calidad de puntos de recarga para coches eléctricos. Tradicionalmente, esta ha sido una de sus principales desventajas en lo que se refiere a su estandarización. La instalación de muchos más puntos permitirá hacer de esta tecnología una solución con mucho más mercado que el que cuenta en la actualidad.

Una caída que seguirá ofreciéndose en el mercado

¿Por qué esta teórica solución seguirá siendo uno de los puntos fuertes por parte de las compañías? Para entenderlo, es necesario hacer una mención especial a los costes de mantenimiento. El coche eléctrico, dada su sencillez, sigue privando de unos ingresos postventa a los talleres oficiales. ¿Y si se solucionase con la inclusión de motores de combustión interna?

Porsche está potenciando el uso de los híbridos enchufables en la movilidad. Porsche

Esto es justo por lo que han apostado marcas como Toyota. En términos promocionales, podemos asociar los términos Toyota y coche híbrido por la clásica apuesta por esta tecnología. Ahora bien, ¿no te extraña que jamás hayan decidido probar con una solución completamente sostenible? La solución es bien sencilla; el motor térmico siempre supondrá un mantenimiento mayor para el usuario.

Tesla está liderando la conversión del parque automovilístico en varios mercados

Esto es lo que nos hace entrever que en los próximos años se seguirá exprimiendo esta alternativa híbrida. Algunos usuarios seguirán cogiendo el anzuelo de los fabricantes, pero cada vez con más frecuencia. Lo que parece claro es que Tesla está tirando del carro para anticipar una innovación que ha demostrado ser más eficiente en igualdad de autonomía.

¿Hasta cuándo seguirán las opciones diésel y gasolina imponiéndose en el mercado? El ocaso de los coches de combustión interna podría llegar, quizás, en torno a finales de la próxima década. Para entonces, el coste de producción de las baterías se habrá reducido drásticamente por las inversiones multimillonarias recibidas durante años.