Hace tan solo unos días que Tesla presentó el Roadster, un auténtico deportivo biplaza que muy pocos esperaban. En la presentación afirmaron que era el coche con la aceleración más rápida del mundo. Las fuentes oficiales afirmaron que tan solo le costaría 1,9 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado.

Como ya nos acostumbra Tesla, decidieron ponerlo a prueba habilitando una zona específica para que unos pocos afortunados pudiesen disfrutar de las cualidades de un automóvil que llegará al mercado con un precio de 172.000 euros en adelante. En la firma de Palo Alto son conscientes de que el modelo no ocupará el primer plano en cuanto a ventas, ya que es una oferta que busca, ante todo, repercusión en el mercado.

Tesla, a día de hoy, no tiene rival en el mercado de los biplazas deportivos

Aun así, ¿qué competencia podría tener actualmente? Lo cierto es que, de nuevo, Tesla lo ha vuelto a conseguir. No existe una alternativa en el mercado que consiga, al menos, igualar por concepto el segmento del nuevo Roadster. Ahora bien, ¿cuánto tiempo queda para que exista una opción que le pudiese hacer frente?

Mercedes no ha perdido tiempo a la hora de posicionarse como una futura competidora de la empresa liderada por Elon Musk. Desde hace tiempo viene especulándose la idea sobre una variante eléctrica del SLS, el modelo que quería revivir el espíritu del histórico 300 SL Gullwing, más conocido como Alas de Gaviota.

¿Será la firma de la estrella de 3 puntas capaz de alcanzar algunos de los registros que ha demostrado el Roadster de Tesla? Mercedes dispone aún de tiempo para mejorar un producto en el que ya se ha realizado una fuerte inversión en años pasados.

Un proyecto con mayor antigüedad que el Tesla Roadster

Desde hace más de 3 años llevamos viendo cómo Mercedes ha querido sacar pecho de su espíritu alternativo. Apenas dispone alguna mecánica eléctrica que reporta ventas residuales, pero ello no significa que no sepan sacar el máximo provecho que esta tecnología puede producir.

El mejor ejemplo para demostrarlo es ver el anuncio que hace cosa de unas semanas lanzó a través de las redes sociales. Utilizó como figura estrella a Lewis Hamilton, su punta de lanza en la competición. El 4 veces campeón del mundo de Fórmula 1 aparecía anunciando uno de los proyectos que más en secreto ha llevado la firma germana, el SLS Electric Drive.

Según se puede ver en el anuncio anterior, la máquina que podría llegar a lidiar con el Tesla Roadster tendría nada más y nada menos que 751 CV de potencia, un biplaza que quizás no lograría alcanzar al pequeño de la firma de Palo Alto, pero que contaría con un mayor prestigio.

No hay que olvidar que es el digno heredero del SLR y, de manera más testimonial, del histórico 300 SL Gullwing, uno de los modelos más míticos de la firma del grupo Daimler.

A sabiendas de los pocos detalles que conocemos de la división eléctrica del deportivo alemán, ¿por qué debería ser un hueso duro de roer del Roadster? Quizás haya que ir un poco más allá que los simples registros técnicos.

El mejor ejemplo de ello es el refinamiento del interior. Tesla ha querido exponencialmente en el mercado, llegando a introducir modificaciones que serán adaptadas finalmente por los fabricantes tradicionales. Aun así, no dispone de la misma calidad de acabados que otras empresas competidoras como Mercedes, Porsche o BMW, entre otras.

Cuáles son los últimos movimientos del SLS Electric Drive

Según se pudo ver hace unos días en los aledaños del circuito de Nürburgring y circulando en pista, el SLS no es un proyecto que haya sido presentado a modo de mejorar la reputación de la firma. En la firma de la estrella son conscientes de las posibilidades que tiene el deportivo para colarse en un segmento alternativo en el medio plazo.

Según se puede observar en las imágenes, la unidad probada contaba con multitud de aparatos dispuestos por toda la carrocería con el objetivo de registrar la telemetría en circuito. Le escoltaban 2 modelos firmados por AMG, lo que anticipa que el SLS Electric Drive no es, por supuesto, lento cuando se le pisa.

Según se ha podido saber gracias a Motor1, la unidad disfrutó de varias vueltas en el conocido como ‘Infierno verde’, lo cual sirve para hacernos a la idea de que su autonomía podría ser bastante generosa teniendo en cuenta el concepto.

¿Veremos finalmente un Mercedes SLS Electric Drive finalmente en los concesionarios? Es probable que su tirada no sea muy abultada, pero esperamos que la firma alemana dé luz verde a un proyecto que podría anticipar un antes y un después en la venta de automóviles.