Haciendo un rápido repaso a la historia del coche eléctrico, la gran mayoría de las décadas de la automoción pasan desapercibidas respecto a esta tecnología. No obstante, a lo largo de la que comenzaba en 2010, una serie de puntos de inflexión, inclinaron la balanza hacia esta innovación.

Sin lugar a dudas, ha habido 3 años que se han convertido en los pilares de la automoción desde entonces. En 2010 comenzó la producción y entrega del Nissan LEAF, el considerado como automóvil eléctrico más vendido de la historia. Tras ello, solo hay que echar la historia hacia adelante un par de años para llegar al 2012, momento en el que Tesla hizo su aparición a gran escala con el Model S.

El Tesla Model 3 ha acaparado la atención de los medios de comunicación

El último combate que se ha lidiado entre las motorizaciones de combustión interna y las eléctricas está teniendo lugar actualmente con la producción en masa del Model 3, el cual ya está siendo considerado como uno de los desafíos más destacados del siglo XXI.

Ahora bien, si nos tuvieran que preguntar sobre qué hecho fue el que cambió por completo la automoción, muy posiblemente afirmaríamos que sería la introducción del Model S al mercado, lo cual significó acabar con aquellos mantras que tanto habían perjudicado la estandarización de este producto.

Esto nos hace preguntarnos si los competidores también trazarán la misma línea de producción. ¿Por qué se opta por el segmento premium y se deslizan todas las innovaciones hacia nichos de mercados más asequibles? El ejemplo más claro nos lo muestra el próximo Clase S eléctrico, uno de los primeros que podría conformar la línea EQ de Mercedes.

Mercedes apostará por un segmento clave en sus filas

El Clase S no le reporta la mayor parte de sus ingresos, de hecho, son residuales para la firma. No obstante, a nivel reputacional, es todo un referente en la compañía a nivel histórico por la inclusión de las últimas novedades a nivel de innovación. Lidera, junto al Audi A8 y el BMW Serie 7, el mercado de berlinas premium en Europa.

El Mercedes-Benz S 560 es la versión híbrida que la firma alemana dispone actualmente en los mercados en los que la comercializa. Motor1

El salto a las variantes eléctricas, más todavía en Mercedes, requiere demostraciones desde el primer momento en términos de eficiencia. La firma de la estrella, a diferencia de otros fabricantes como BMW y su línea ‘i’, no dispone referente alguno en el mercado alternativo más que el proyecto piloto impulsado sobre el Clase B.

Por ello, la futura línea EQ, según se puede leer en Slash Gear, contará con una versión basada en la berlina más representativa de la firma alemana. Esta habría sido la decisión respaldada por la cúpula de la filial del grupo Daimler con el objetivo de ofrecer un modelo más lujoso que facilite la competencia con Tesla y su Model S.

Por qué se ha dado el visto bueno al proyecto

El mercado eléctrico, en ausencia de economías de escala en la producción, sigue siendo menos rentable para las compañías tradicionales. Los motores de combustión interna, gracias a la inclusión de un mayor número de piezas, contribuyen a las arcas de los fabricantes gracias a las averías y a las revisiones mucho tiempo después tras su adquisición.

La carga inalámbrica es una de las fuentes de innovación que podría incluir Mercedes en el medio plazo. Diariomotor

¿Cuál es la alternativa si se pretende competir en el segmento alternativo? Comenzar por aquel en el que el margen puede ser más amplio. Un Clase S, poniendo como protagonista a la berlina de Mercedes, es posible que genere más rendimiento que un Clase C, por ejemplo. Esto es así porque en el segmento de los sedanes de acceso a la gama se cuenta con una mayor competencia en el sector.

Esto permite poder incrementar en un cierto grado el precio de los automóviles, los cuales es muy posible que lidien con las 6 cifras. En este sentido, la curva de la demanda de este segmento es inelástica, lo que implica que incrementos en el precio se verán compensados por el cliente en menor medida.

El Mercedes Clase S eléctrico podría debutar en el mercado este mismo año

Así pues, es muy posible que en el plazo inferior a un año contemos con una opción de la berlina de lujo completamente eléctrica. Su denominación todavía no se sabe, pero apoyándonos en los proyectos que sí se electrificarán, todo hace pensar que será Clase EQ S.

¿Estamos ante la llegada inminente de un Audi A8 o un BMW Serie 7 completamente eléctricos? Lexus, muy próxima a las mecánicas híbridas, podría sorprendernos con un LS sin emisiones contaminantes, mientras que, si miramos a Gran Bretaña, algunas informaciones apuntan sobre la inclusión de una versión eléctrica del histórico XJ como conmemoración a su 50 aniversario.