Echando un rápido vistazo al pasado, podrás comprobar cómo el Mission E será, salvo sorpresa de última hora, el primer modelo que plante cara al todopoderoso Tesla Model S. Mucho se ha dicho de las potenciales capacidades de esta nueva berlina, pero habrá que esperar a su lanzamiento para corroborar que la firma de Palo Alto cuenta con un nuevo rival.

El grupo Volkswagen, sumido en un nuevo capítulo del Dieselgate, pretende, con este movimiento, comenzar a lavar su imagen. Lo hace, además, utilizando la misma estrategia que ya llevó a cabo la compañía con base en California, puesto que será un sedán de gama alta el primer modelo puramente eléctrico de Porsche.

El Mission E será producido a comienzos de 2019 en la factoría de Zuffenhausen

Los bocetos del Mission E llevan circulando por el mercado desde hace varios años. Antes de que la revolución eléctrica se estandarizase en los países desarrollados, la firma de Stuttgart ya contaba con un primer modelo alternativo con un diseño futurista. Hace unos meses, tras ser presentado en varios certámenes internacionales del motor, se le dio el visto bueno a su producción.

Pese a ello, todavía son muchos los interrogantes que envuelven la figura del que se espera que pueda poner en jaque a las diferentes versiones del Model S de Tesla. Por el momento, se conoce que habrá 2 alternativas con diferentes grados de potencia, pero aún quedan por resolver muchas incógnitas de un proyecto que no ha hecho más que comenzar.

Ahora, una entrevista formulada a Albrecht Reimold, miembro de la Junta Ejecutiva de la Producción del holding alemán, ha servido para saber nuevos datos del que podría ser el coche más esperado de 2019. ¿Qué novedades se pueden extraer de la charla de uno de los pesos pesados de la compañía? Veamos qué ha mostrado a los presentes.

La producción alcanzaría las 20.000 unidades al año

El número de automóviles producidos durante todo el año que viene era una de los datos que más se esperaban. Al parecer, tal y como se recoge en Electrek, el Mission E contará con una producción que rondará las 20.000 unidades al año. ¿Por qué es importante conocer este dato? Las versiones híbridas y la especulación nos lo explican.

El Porsche Mission E ya cuenta con emplazamiento para ser producido a partir del próximo año. Evobsession.com

El Mission E será el primer Porsche eléctrico de producción, un hecho que cambiará la dinámica de la firma para siempre. Será, por tanto, el punto de inflexión definitivo que nos demostraría que en Porsche han abogado por una lógica renuncia a su filosofía en aras de adecuarse a una tendencia alcista.

El Mission E servirá de base para producir otros coches eléctricos

El desarrollo de esta nueva plataforma de automóviles, tal y como te informamos hace unos días, podría servir de trampolín para lanzar un futuro 911 híbrido en 2023. Las mecánicas eléctricas irán, por tanto, extendiendo sus tentáculos por toda la gama durante toda la próxima década, una estrategia que copiarán otras compañías del sector.

El segundo motivo para explicar por qué era importante el dato orientativo de la producción está íntegramente relacionado con el juego de precios. El Mission E, al no contar con demasiadas ventas al comienzo, podría convertirse en un nido de especulación durante los primeros meses de comercialización.

En Porsche van muy en serio con la producción del Mission E

Tal y como se ha podido saber, la primera berlina eléctrica de la marca será producida en la factoría de Zuffenhausen. Del mismo modo, se ha sabido que servirá de base para producir otros futuros vehículos de la marca, aprovechando, de este modo, las sinergias que se estarían generando durante todos estos meses.

El Porsche Mission E se espera que llegue durante la primera mitad del 2019. Car Magazine

Según se ha desprendido de las declaraciones de uno de los directivos de Porsche, ya se ha concluido el primer paso para la producción de la futura berlina. Ya se han realizado todos los prototipos que se esperaban ejecutar, por lo que ya se sabe sobre qué unidad se basará toda la producción.

El desarrollo técnico y el personal dispuesto para planificar su producción están trabajando juntos para impulsar la viabilidad de construir este vehículo a comienzos de 2019. Todo está yendo bastante bien.

Habrá que esperar todavía unos meses más para contar con las primeras unidades en el mercado. No obstante, aún queda mucho por delante. De hecho, Tesla se ha mantenido al margen respecto al desarrollo de esta berlina. ¿Podrían estar preparando un restyle que sirviese para reducir las aspiraciones del primer eléctrico de Porsche?