El coche eléctrico es, todavía, una tecnología que no es accesible para todos los perfiles. Por ello, a modo de intermediación en la transición ecológica, las opciones híbridas enchufables se han posicionado como una buena manera de contribuir a la renovación del parque automovilístico. La combinación de una mecánica de combustión interna con otra eléctrica parece todo un acierto.

Su inclusión en el mercado sería todo un éxito si no fuera por el principal problema que acompaña a esta innovación; su mayor precio respecto a las alternativas tradicionales. El principal obstáculo es que esta tecnología podría no llegar a ser amortizada en el futuro. Es más, algunos usuarios ni siquiera han utilizado aún las virtudes del motor que no emite partículas contaminantes.

El Mitsubishi Outlander PHEV se ha convertido en uno de los mejores híbridos enchufables

Aun así, una buena parte de los conductos que apuesta por esta solución sí que dispone de una fuente de carga a mano para cargar las baterías que incluyen las opciones híbridas enchufables. Ahora bien, ¿cuál es la mejor alternativa del mercado? Uno de los precursores, el Mitsubishi Outlander PHEV, es uno de los automóviles híbridos enchufables más vendidos.

No, no es casualidad. Cuenta con un desarrollo especialmente centrado en esta combinación, por lo que se ha conseguido una eficiencia superior a la mayoría de las alternativas del sector. Aun así, ¿es suficiente? Para usuarios como Thomas, cuyo canal de YouTube es Thomas The Tesla Tuner, parece que la autonomía disponible en versión ECO es insuficiente.

Por ello, ha publicado un vídeo en el que muestra cómo ha sido capaz de mejorar la autonomía eléctrica hasta unos 86 kilómetros por ciclo completo de carga. Como podrás imaginar, no se recomienda seguir los pasos que se observan en las imágenes porque se perderá la garantía del fabricante. Aun así, merece la pena ver cómo sí es posible contar con mayor kilometraje eléctrico.

El proceso para disponer de 86 kilómetros sin emitir contaminación

Todo comenzó cuando este usuario, aficionado a toquetear todo vehículo eléctrico que se encuentre en los alrededores, decidió ver cómo era la configuración de baterías presentes en el Mitsubishi Outlander PHEV. Tras sacar el conjunto de baterías de ion litio y analizar su composición física, creyó posible adherir más celdas para incrementar su capacidad.

Teniendo en cuenta que el modelo original cuenta con una batería de ion litio con capacidad de 12 kWh, el protagonista cree que podría ser posible incrementarla hasta los 23,5 kWh en un futuro. De confirmarse, estaríamos ante la posibilidad de doblar la autonomía, lo cual permitiría realizar más de 100 kilómetros en circulación completamente eléctrica en cada ciclo de carga.

El Mitsubishi Outlander PHEV podría doblar su autonomía eléctrica fácilmente

Por el momento, se ha conseguido disfrutar de una cifra teórica de hasta 86 kilómetros tras la realización de una ampliación hasta los 19,5 kWh. Esto, no obstante, podría variar en función de los muchos aspectos que pueden incidir en torno al coche eléctrico y su autonomía. Ahora bien, ¿puede traducirse esto en una anomalía del mercado? ¿Por qué Mitsubishi no apuesta por ofrecer mayor kilometraje?

Quizás, por motivos de seguridad, se decidió no utilizar toda la capacidad disponible a la hora de acoplar baterías. No obstante, la inclusión de una mayor autonomía podría incentivar su compra de manera exponencial. ¿Destapará Thomas un escándalo al comprobar que los fabricantes dejan sin utilizar celdas a modo de no destacar las virtudes de los eléctrico?

La plausible llegada de un mercado de preparadores

¿Imaginas un mundo paralelo en el que hubiese preparadores centrados en la autonomía en vez de la mejora de las prestaciones? Esto puede sonar a broma en la actualidad, pero lo cierto es que el bajo rango de kilometraje del coche eléctrico podría derivar en la aparición de estas soluciones. Imagina, por un momento, que el propio Thomas decide apostar por este mercado.

El Mitsubishi Outlander PHEV fue uno de los primeros híbridos enchufables del mercado. Car and Driver

Podría, fácilmente, sacar un beneficio por unidad de producto. Al fin y al cabo, ambas partes sacarían un beneficio aprovechable. El propietario de un coche híbrido enchufable vería cómo ahorraría gracias a la no utilización de carburante. El propio mecánico ganaría un margen por los servicios prestados. ¿Tendría sentido? Posiblemente se podría pronto coto a esta alternativa.

El coche híbrido enchufable se sitúa a mitad camino de la movilidad sostenible pura

Este tipo de experimentos sirven, por supuesto, para cuestionarnos por qué la industria automovilística todavía no está haciendo, en líneas generales, todo lo que está en sus manos, por hacernos llegar las variantes eléctricas. El precio de estas opciones sigue siendo su principal freno a la estandarización.

Casos como este Mitsubishi no son únicos en el mercado. De hecho, nuestro protagonista de hoy, posteriormente a la grabación y publicación de estas imágenes, ha realizado múltiples mejoras en otros coches eléctricos, demostrando así el gran potencial que tiene esta opción mecánica.