Estamos en pleno siglo XXI y, afortunadamente, aún existen marcas que se han mantenido acordes a los valores que siempre les han definido. Es cierto que esto suele chocar con la idea de mercado, por lo que no es extraño ver cómo las marcas generalistas son las que no cuentan con signos específicos marcados.

Existen, pero menos, compañías que siguen compartiendo tradiciones desde que vieron salir su primera unidad de fábrica. Porsche, por ejemplo, contradice a la industria sobre el posicionamiento de la llave para encender el motor. ¿Algún problema? No, más bien personalidad.

Aún existen fabricantes que han respetado su filosofía que siempre les ha caracterizado

Ahora bien, cuando nos referimos a mantener la esencia nos referimos a cuidar los detalles relativos a motorizaciones, tema especialmente peligroso, carrocerías o interiores. Dentro de este pequeño cupo de compañías, es importante tomar como referencia a fabricantes de la talla de Morgan o Caterham, entre otros.

Es precisamente esta primera la que será protagonista en el artículo. Nunca han renegado de sus raíces, pero por primera vez en la historia, van a renunciar a equipar una motorización tradicional en el increíble Three Wheeler, uno de los automóviles más espectaculares del mundo.

En su lugar, el EV3 ocupará el puesto destacado de la movilidad alternativa despampanante. A fin de cuentas, estamos ante un coche que no destacará por autonomía, prestaciones o accesibilidad, pero, ¿ha sido problema esto hasta ahora en su versión de combustión interna?

El Morgan EV3 será el coche eléctrico con más personalidad

Morgan es un fabricante ligado a los circuitos, pero mirando su catálogo descubrirás que no es una compañía que busque arañar el más mínimo segundo al cronómetro en pista. Más bien, tenemos la premisa de que esta filosofía comparte el mundo de las carreras sin la obsesión de luchar por campeonatos; simplemente se trata de pura diversión.

Muchos creerán que la aparición en escena del EV3 es un error por traicionar la saga histórica, pero basta con tener en cuenta su volumen de producción para creer que innovan o van a la quiebra, es así de sencillo.

Esta copia del EV3, entrando en materia, contará con una motorización eléctrica, según se puede leer en Automobile Prope, de 57 CV de potencia, es decir, 41,8 kW, que le permite alcanzar sin problema los 144 km/h. Pese a que no se ha difundido, es posible que esté limitado electrónicamente para no reducir en exceso la autonomía.

La autonomía del Morgan EV3 será suficiente teniendo en cuenta el tipo de concepto

Siguiendo precisamente con este apartado, es importante destacar que el EV3 dispondrá de una capacidad de hasta un máximo de 200 kilómetros, una cifra aceptable teniendo en cuenta la disposición de un chasis verdaderamente reducido.

Por último, haciendo referencia a la capacidad de aceleración, es importante volver a destacar el papel que tiene este coche en el mercado. Nada más y nada menos que algo menos de 9 segundos es lo que tardará, desde parado, en alcanzar los 100 km/h. Es un tiempo pésimo teniendo en cuenta otras alternativas eléctricas, pero es un vehículo que, ante todo, es puramente pasional.

Tras muchas especulaciones, la electricidad llegará al segmento más pasional

Es muy probable que si nos preguntasen 5 años atrás sobre el futuro de Morgan jamás creeríamos que habría un Three Wheeler con motorización eléctrica. Sin embargo, es una necesidad para la movilidad de los próximos 20 años.

El Morgan EV3 es el mejor ejemplo que demuestra cómo el pasado puede ser compatible con lo que predominará en el futuro. Morgan

El concepto eléctrico debía aterrizar en un segmento de estas características para dar una mayor visibilidad aún a la importancia de probar alternativas más ecológicas, sostenibles y, en su caso, menos contaminantes. ¿Quién iba a pensar que Morgan se iba a comprometer con el medio ambiente?

El EV3 es una realidad y, buena prueba de ello, es su puesta en producción en la planta de Pickersleigh Road, cerca de Birmingham. Se especula, según se puede leer en el medio citado, que las primeras unidades se entreguen en el tercer trimestre de 2018, algo que nos hace creer que Morgan contribuirá al desarrollo de un mercado eléctrico en uno de los segmentos más puristas.

El Morgan EV3 podría no ser el único modelo tradicional en pasarse a lo eléctrico

La revolución del coche eléctrico está a la vuelta de la esquina y este es el mejor ejemplo de ello. Combinar la tecnología eléctrica con un diseño atemporal, pero claramente con un guiño al pasado, nos hace pensar que otros modelos del mismo segmento podrían caer a los encantos del silencio del EV3.

Y si no es así, siempre nos quedará la presencia de preparadores de la talla de Zelectric Motors, la última línea de moda que convierte tu coche clásico en uno adaptado a la movilidad del futuro. Solamente nos queda por saber si tú renunciarías a la motorización clásica por el confort de marcha y silencia de la mecánica eléctrica.