En el automovilismo hay una serie de marcas que tienen muy bien definido su público objetivo. De igual modo, en el mercado de las motocicletas, la primera que nos llama la atención es Harley Davidson, una compañía que tradicionalmente siempre ha contado con un público con un determinado perfil muy específico.

La reputación de esta compañía se ha forjado tras el esfuerzo implementado durante todos estos años. De hecho, los modelos que ofrecen en el mercado no cuentan con las prestaciones más destacadas, los consumos más apretados o los precios más asequibles. Pese a ello, la afición por esta marca ha trascendido de padres a hijos durante varias generaciones.

Harley Davidson cuenta con un perfil de cliente muy determinado

Estamos ante uno de los modelos de éxito más destacados en materia de movilidad. Sin embargo, se enfrentan a varios problemas reales. No están produciéndose en la actualidad, pero sí producirán sus efectos en el medio plazo si no se realizan actuaciones ahora.

El primero de ellos está relacionado con la contaminación. Las Administraciones de muchas ciudades están comenzando a ver con buenos ojos introducir medidas restrictivas en relación con la movilidad. En el medio plazo, las principales metrópolis del mundo incluirán soluciones encaminadas a la idoneidad del coche eléctrico.

En la otra cara de la moneda es necesario realizar un énfasis en lo que se refiere a la filosofía de la marca. El perfil relacionado con un poseedor de una Harley Davidson tiene una edad, generalmente, por encima de los 45-50 años. La empresa, a través de su CEO, Matt Levatich, está convencida de poder revertir esta situación.

Los planes pasan irremediablemente por la electrificación

El actual mercado de motocicletas eléctricas es más pobre, si cabe, que el del segmento de las 4 ruedas. Harley Davidson, no obstante, sí ve un futuro inmediato en esta tecnología, la cual comenzará su andadura en el mercado en algún momento de 2019, tal y como se puede leer en Electrek. ¿Cómo se plantea la estrategia de la firma estadounidense?

Harley Davidson producirá una motocicleta completamente eléctrica en 2019. Buena Vibra

El transporte urbano se ha convertido en la principal obcecación de Harley Davidson. La empresa ofrecerá una alternativa libre de emisiones contaminantes con el objetivo de atraer a un público más joven, el cual le permitiría reducir la dependencia de un perfil muy específico.

La dirección de la firma se ha mostrado proactiva a la producción de versiones eléctricas

Esta estandarización del público objetivo, a tenor por las palabras del propio Matt Levatich, le otorgará un mayor número de ventas, lo cual le permitirá seguir invirtiendo en la división tradicional de la firma. ¿Estamos ante una próxima eliminación de modelos de combustión interna? Todavía es pronto para saberlo.

Harley Davidson, no obstante, continuará ofreciendo un diseño diferencial en relación con la movilidad alternativa. La inclusión de las mecánicas eléctricas modificará la estructura de la gama conforme vayan introduciéndose nuevos modelos, pero la disposición de los conjuntos de baterías no romperá la estética modélica de la firma.

El reto principal será la ausencia del sonido

¿Quién no ha girado el cuello ante el paso de una Harley Davidson? Cualquiera de nosotros, sin tener conocimiento alguno sobre motocicletas, es capaz de hacer la distinción entre un modelo de una marca diferente y otro con el logo de esta compañía.

Harley Davidson se enfrenta a un cambio completamente disruptivo de cara a su futura estrategia. Deolink

Hace unos meses nos planteamos cómo podría sobrevivir una empresa de este calibre a la conversión eléctrica. Hoy, ya lo hemos descubierto. La opción elegida está principalmente destinada a su desempeño en el ámbito urbano, el ecosistema donde el coche eléctrico supera a las alternativas de combustión interna. Ahora bien, ¿será suficiente para que no sufran una fuga de clientes?

Harley-Davidson deberá potenciar su imagen de marca cuando llegue la moto eléctrica

Es importante recordar que el simbolismo de esta empresa está especialmente próximo a la filosofía que entiende cualquier petrolhead. Es muy posible que los primeros años se produzca una pérdida de la esencia de la marca tras la aparición de su primer modelo eléctrico, pero para entonces la compañía deberá trazar una estrategia para compensar esta debilidad.

El concepto eléctrico, tal y como ya se está produciendo, no se librará de la electrificación. Es cierto que el consumo de las motocicletas es más reducido que el de los automóviles, pero esta transformación llegará a todos los mercados. Ya solo hace falta saber, por tanto, cuánto tiempo queda para comprobar una movilidad mucho más sostenible de la actual.