La seguridad de los automóviles en los últimos años ha sufrido importantes avances. La inclusión de nuevas técnicas de fabricación, la realización de exigentes controles y, en general, la mayor conciencia por parte de los usuarios, es lo que ha provocado una caída continua de las víctimas por accidentes de tráfico. Aun así, todavía queda un largo trecho por recorrer.

Mucho se habla de la futura inexistencia de aparatosos golpes entre vehículos. Se dice que el coche autónomo acabará con los siniestros, pero lo cierto es que muchas son las variables que pueden llegar a tener implicación en el desarrollo de un acontecimiento de estas características. Por ello, lo mejor que puede hacer la industria actual es mejorar la seguridad activa y pasiva.

El airbag se ha convertido en una pieza fundamental de los automóviles

Entre las segundas, una de las que más incidencia tiene en que la persona salga con los menores daños, es la existencia del airbag. Destinado a salvar vidas desde hace unos años, parece que le ha llegado el turno a la innovación. Tras todo este tiempo, lo cierto es que no se han incluido soluciones dirigidas a mejorar su función.

¿Qué nos está preparando Tesla de cara a los próximos años? Para entenderlo mejor, el fabricante de coches eléctricos más laureado del mercado ha decidido patentar el resultado de una primera investigación. ¿Cómo funcionaría el revolucionario airbag que habría diseñado? A estos efectos, conviene recordar que todos los modelos de esta compañía han obtenido las mejores calificaciones en sus segmentos.

Veamos, por tanto, en qué consiste y qué podría esperarse en los próximos años en relación a esta solución. Al parecer, Tesla está desarrollando una forma de clasificar a los conductores y pasajeros según su peso para mejorar el funcionamiento y despliegue de esta tecnología.

Una solución con un gran potencial que no se le había ocurrido a nadie

Sensores para sistemas y métodos de clasificación de ocupantes de vehículos, así es la denominación que se ha querido incluir. Disponible en el portal de documentos Scribd, se ha convertido en una apuesta con un detallado de 40 páginas en el que se expone cómo funcionaría esta tecnología tan curiosa. ¿En qué consiste? Básicamente, estaríamos hablando de un programa con un objetivo primordial, mejorar la seguridad de los pasajeros.

Tesla pretende que los asientos sea la próxima fuente de innovación en materia de seguridad. Electrek

El funcionamiento partiría de la instalación de unos sensores individuales en cada asiento para informar a la centralita sobre el peso del pasajero. De esta forma, se podría hacer una escala orientativa en función de la edad, siendo fácilmente reconocible la diferencia entre un adulto y un niño. En base a ello, se ofrecería un sistema de seguridad más apropiado al usuario.

Esta tecnología podría mejorar el tiempo de reacción del airbag

Gracias a estos datos, el mecanismo de despliegue rapidísimo del airbag podría actuar más eficientemente. De hecho, en un futuro, se podría mejorar la reacción en base a la conducción autónoma si se detectase la tenencia de un accidente inminente unas milésimas de segundo al primer contacto a gran velocidad.

Este prototipo, no obstante, solo ha sido inscrito con el objetivo de asegurarse la propiedad industrial. En un futuro, si se decide incluir esta tecnología en el mercado, lo más lógico sería pensar que se aprovecharse la plataforma de alguno de los modelos que están por fabricar dentro de los próximos 5 años.

Una tecnología que ya dispone de su patente para ser producida

¿Está Tesla en disposición de esta innovación? A pesar de los esfuerzos del fabricante de Palo Alto por la inclusión de las soluciones más destacadas en materia de seguridad, todo parece indicar que, de implementarse, no lo será en el corto o medio plazo. Ahora bien, ¿en qué consistiría la adaptación del sistema de despliegue del airbag?

El Tesla Model S es uno de los automóviles más destacados dentro de su segmento. YouTube IIHS

La disposición de datos tales como la posición del usuario dentro del habitáculo, su estatura o su peso, puede ser determinante para ofrecer un servicio que garantice la seguridad y protección a la persona. Esta innovación lograría posicionar la bolsa en un ángulo determinado para permitir una mayor eficiencia en los momentos inmediatamente anteriores al choque.

Esta tecnología tendría una serie de dificultades en términos de instalación

Su disposición en el mercado llegaría de la mano del software que incluye cada unidad de los actuales Model S, Model X y Model 3, según Electrek. No obstante, esto no sería tan sencillo como la inclusión de actualizaciones como el precalentamiento de baterías o asientos, entre muchas otras.

Su implementación requerirá la disposición de tecnología hardware, lo cual conllevaría un gran desembolso por parte de Tesla. Esto, no obstante, hace pensar que que pueda llegar a estar disponible en el mercado en un futuro modelo. Aun así, viendo cómo la reducción de costes será innegociable para ser competitivos, nos lleva a pensar que no sería del todo viable.