Tesla, un referente en movilidad sostenible, por primera vez, ha apostado por una versión que pone en un aprieto a la flota del Model 3. La compañía de Palo Alto acaba de jugar al despiste a través de una propuesta que le permitirá sortear un problema que se extenderá en los próximos meses a otras áreas geográficas en las que compite.

Echando un rápido vistazo al configurador de cualquier de sus tres modelos actuales, es fácilmente detectable el problema que provoca un lento crecimiento en el número de unidades vendidas. El precio, pese a las múltiples ofertas que se han llevado a cabo desde meses, continúa siendo el principal freno en su desarrollo. Esto hace difícilmente viable su estandarización.

Tesla modificará su gama parcialmente para adaptarse a la situación de cada mercado

El Tesla Model 3 está llamado a convertirse en el automóvil que democratizará el coche eléctrico. Sin embargo, sigue disfrutando de unos precios por encima, en la mayor parte de los casos, de los 40.000 dólares. Esto, como es lógico, hace inviable para sustitución de los motores de combustión interna por las mecánicas sostenibles.

El acceso a las ayudas públicas para la adquisición de coches eléctricos, en muchos casos, implica límites en los precios. ¿Está Tesla preparada para que sus automóviles entren dentro del marco de las subvenciones y demás beneficios fiscales? La compañía de Palo Alto ha visto cómo en Canadá acaba de producirse una primera dificultad.

En este país, Tesla ha sacado al mercado una nueva versión denominada Standard Range RWD. ¿En qué consiste? La limitación del software para que disponga de una autonomía de tan solo 150 kilómetros es lo que ha permitido a la firma poder entrar dentro del cupo de modelos que se beneficiarán de los 5.000 dólares que pondrán las Administraciones Públicas.

Una mejora de la competitividad gratuita gracias al erario público

La competitividad se mide, principalmente, gracias al margen que dispone una firma en relación a un producto determinado. La subvención pública permite a los fabricantes la reducción del precio venta, un hecho que tiene todavía una mayor incidencia en el sector de la movilidad sostenible. ¿Por qué el Model 3 se iba a quedar fuera de los incentivos en la electrificación?

El Tesla Model 3 se ha convertido en el principal referente en movilidad eléctrica. Business Insider

Según se puede leer en Electrek, el Gobierno fijó como tope que el coche eléctrico partiese, como mucho, de los 45.000 dólares. Por encima de ese precio, para un modelo diseñado para 5 ocupantes, no tendría derecho a un descuento por valor de 5.000 dólares. Como era de esperar, Tesla ha decidido entrar en acción ofreciendo un modelo con unas ridículas cifras de autonomía para entrar en el cupo.

El Tesla Model 3 contará con una versión limitada de solamente 150 kilómetros de autonomía

La versión Standard Range RWD apenas disfrutará de un ciclo de kilometraje máximo de unos 150 kilómetros, por lo que sus ventas se esperan que sean irrisorias. Se ha confirmado su comercialización, pero lo cierto es que ningún potencial comprador se decante por esta versión limitada de forma electrónica. Actuará, simplemente, como medio para garantizarse el acceso a las ayudas.

Es importante recordar que la versión análoga básica que se ofrece en la actualidad disfruta de unos teóricos 350 kilómetros bajo el ciclo de homologación EPA. Esto es mucho más que el doble, por lo que no tendría ningún sentido elegir la versión protagonista del artículo. Aun así, estamos ante una modalidad que se mantendrá con el objetivo de garantizar la ayuda de 5.000 dólares.

Triquiñuelas que podrían repetirse en otros mercados con incentivos

Tesla repetirá esta estrategia en otros mercados. Ahora bien, ¿es justo que estos modelos accedan a descuentos que buscan la democratización del coche eléctrico accesible? Este debate abre, una vez más, un nuevo capítulo tratado en anteriores ocasiones. ¿Hasta qué punto un modelo como el Model S, con un precio próximo a los 80.000 euros, puede beneficiarse con el mismo incentivo que uno más barato?

El Tesla Model 3 ha conseguido superar a sus rivales de combustión interna en el mercado. Euribor

Es pronto para pronosticar qué impacto tendrá esta medida en las cuentas de resultados de la compañía, pero lo que parece seguro es que animará las compras de una tecnología que está a un paso de revolucionar el coche eléctrico en el mercado. ¿Hasta qué punto Tesla ha llegado para cambiar los patrones de la movilidad? Este es el mejor ejemplo que muestra la flexibilidad de la firma.

Los usuarios del Tesla Model 3, finalmente, se beneficiarán de las ayudas públicas

El próximo objetivo de Tesla es que los demás países en los que opera la marca se impliquen de igual manera en la transformación que deben sufrir los parques automovilísticos en todo el mundo. Solo gracias a estas propuestas la competitividad de las baterías y conjuntos eléctricos verán mejoradas sus cualidades.

Se espera que la firma cuyo máximo exponente es Elon Musk sea capaz de producir un modelo enmarcado en el segmento C. Deberá contar con un precio competitivo, algo que podría acabar con las opciones de combustión interna en el largo plazo.