Tesla, desde que compite en el mercado, requiere de la intervención pública para potenciar sus ventas. El producto Tesla, dejando a un lado su incuestionable calidad, no es un automóvil accesible para todos los públicos. Hasta la llegada del Model 3, para comprar un modelo de la marca hay que desembolsar una suma que estará más cerca de los 100.000 euros que de los 50.000 euros.

Por el contrario, hay quienes piensan que si uno puede pagar tales cantidades es porque realmente puede hacer frente al pago del mismo sin necesidad de que las arcas públicas incentiven la compra del mismo.

Países como Noruega o Alemania están restringiendo a Tesla del catálogo de ayudas públicas

Algunos países como Alemania o Noruega, con altos índices de poder adquisitivo, están valorando dejar a un lado la adquisición de este tipo de vehículos de alta gama para incrementar los subsidios sobre ciertos modelos aptos para la clase baja y media, que es donde realmente se concentra la gran mayoría del mercado.

En Noruega, por ejemplo, se ha promovido la electrificación del parque automovilístico sin discriminación alguna por razón de precio. Sin embargo, en las últimas semanas se han manejado otras propuestas para hacer una segmentación. ¿Es justo? Tesla ya está valorando cómo gestionar la esperada caída de sus ventas.

¿Qué es lo que está ocurriendo en Alemania? El país más avanzado de la Unión Europea acaba de dejar, ipso facto, fuera del combo de ayudas a la firma de coches eléctricas. En total, 4.000 euros de ayudas que, pese a no ser una diferencia reseñable, sí que podría servir para mejorar las capacidades de competir con su competencia más próxima del mercado tradicional.

¿Está el lobby de la automoción queriendo aislar a Tesla?

Estos 2 últimos ejemplos podrían servir para atascar las ventas de la firma de Palo Alto. El lobby de la automoción podría estar ejerciendo presión sobre las administraciones públicas para afianzar su posición en el mercado más premium del mercado.

El Tesla Model S está perdiendo algunos incentivos fiscales en diferentes países. Evo

Tesla gozará de una posición que estará diferenciada por las economías de escala que espera conseguir con el Model 3 y la colaboración de empresas como Vestas o SolarCity. ¿Será más atractivo el producto de la marca propiedad de Elon Musk que los tradicionales del sector que apenas han gozado de competencia?

Observando el mercado alemán, no es difícil identificar las 3 compañías que gozan de la apropiación del segmento más lujoso de la industria. BMW, Audi o Mercedes son las principales alternativas y, quizás por ello, Tesla se presenta como una amenaza.

Viendo las diferentes alternativas que habría en dichos fabricantes, lo cierto es que no existe una versión puramente eléctrica que ofreciese, al menos, un nivel de competitividad respecto a Tesla. Lo más aproximado serían versiones híbridas que ofrecerían, como mucho, autonomías extendidas de poco más de algunos kilómetros en modo eléctrico.

Qué supone la pérdida de la bonificación en Alemania

La renuncia es de 4.000 euros, de los cuales 2.000 euros consisten en la concesión de la ayuda pública y otros 2.000 euros que pone la compañía, según se puede leer en el portal CNBC. En este sentido, la Administración germana ha fijado como tope para acceder al subsidio los 60.000 euros antes de impuestos como precio del vehículo alternativo.

El Tesla Model S P 100D es la versión más potente de la berlina, capaz de acelerar hasta 100 km/h en solo 2,5 segundos. Evo

Este límite provocaría que Tesla quedaría fuera de la obtención de las ayudas. Para ello, la firma de Palo Alto ha realizado una serie de adecuaciones solamente para territorio teutón. La inclusión de un paquete opcional cuando en el resto de mercados sería de serie permitiría reducir el coste de la factura por debajo de la cantidad máxima establecida.

Lo curioso es que aún a sabiendas de que este tipo de modificaciones le permitirían acceder a las ayudas, el organismo público ha decidido que no podrá acogerse. Ha sido la Oficina Federal de Asuntos Económicos y Control de Exportaciones de Alemania (BAFA) el órgano encargado de realizar las siguientes declaraciones al respecto:

Los clientes de Tesla no tienen la posibilidad de pedir un Model S sin los extras que lleven el precio más allá de los 60.000 euros que marca el límite.

Así pues, todo hace pensar que, finalmente, no se podrá adherir al programa por exceder el límite permitido. ¿Qué puede hacer Tesla frente a ello? Aplicar su parte proporcional pese a no entrar en el programa, es decir, aplicar los 2.000 euros como reducción al coste del Model S o Model X.

Ahora bien, ¿qué es lo que ocurrirá cuando a lo largo del año que viene el Model 3 aterrice en los principales mercados europeos? ¿Seguirán disponiendo de trabas para acceder a las ayudas o no habrá vacío legal alguno para que los consumidores puedan acceder a un Tesla subvencionado? Ya queda menos para saberlo.