La tecnología eléctrica presenta una serie de problemas aún en el mercado de la automoción. Somos conscientes de que las motorizaciones sin emisiones contaminantes dominarán la industria, pero aún es pronto para predecir cuándo se desbancará el mercado tradicional.

Es importante recordar que problemas como la autonomía o las estaciones de carga están siendo cada vez solventados con una mayor eficiencia, pero quedan varios focos a los que hay que poner atención. Ante una devastación medioambiental, ¿cómo obtener la energía que necesita el coche eléctrico para circular?

Las mecánicas tradicionales no dependen de la energía eléctrica

Este es, quizás, uno de los problemas más llamativos. Las mecánicas tradicionales, al no depender de la red eléctrica, pueden funcionar sin ningún problema gracias a los carburantes. Ahora bien, ¿qué ocurre si se produce una devastación del terreno a causa de una catástrofe natural?

De hecho, no hay que ir tan lejos para poder imaginar una situación no tan exagerada, pero que puede provocar problemas relacionados con la movilidad del futuro. Ante un apagón prolongado de un núcleo urbano, ¿deberían los coches eléctricos recorrer kilómetros y kilómetros para poder recargar sus baterías?

Hace unos días, en el Reino Unido, hubo un apagón. South Mimms, una pequeña localidad en el norte de la capital inglesa, sufrió una caída de la red eléctrica. Un Supercharger situado en la zona, contrariamente a lo que ocurría en el vecindario, seguía operativo, ¿a qué se debe este oasis en medio del desierto? Tiene una sencilla explicación.

Tesla, el fabricante que ha pensado en todo

Al hablar de Tesla debemos ir con mucho cuidado si queremos criticar algo relacionado con sus modelos de producción o su red de Supercargadores. Es una compañía que no es perfecta, por supuesto, pero parece tener todo medido al milímetro contemplando todas las posibilidades.

El mejor ejemplo de ello es la disposición de un filtro para evitar un posible ataque químico. ¿Qué fabricantes incluirían soluciones de este calibre? Tal y como puedes comprobar, es casi surrealista algún que otro apartado del fabricante.

Un Supercharger se mantuvo operativo durante un apagón en Reino Unido. Club Tesla

Haciendo gala de las muchas curiosidades de la compañía, hemos vuelto a quedar asombrados. Esta vez, el motivo viene argumentado por el apagón sufrido en la localidad londinense de South Mimms.

Según se puede leer en el portal Futurism, se mantuvo operativo pese a que tiene como vecino otro de la empresa Ecotricity que no funcionaba. El usuario de Twitter Waseem Mirza, sorprendido por este fenómeno, decidió publicarlo en la red social a través de un tweet.

En las imágenes se puede observar cómo todo alrededor de la estación de carga permanece a oscuras, siendo este el único lugar con electricidad dispuesta para ser transferida al coche alternativo que se precie.

¿Por qué ocurre algo así? No deja de llamarnos la atención cómo Tesla ha pensado en todo lo referente a la conducción eléctrica. Esto no hace más que fortificar la apuesta de la firma por la mejora de la tecnología alternativa.

Cómo es posible que un Supercharger funcione sin suministro energético

Desde hace tiempo sabemos cómo se las gasta el bueno de Elon Musk. Si hace unas semanas permitió de forma remota incrementar la autonomía de algunos de sus vehículos para escapar de los huracanes que han azotado diversas zonas del planeta, ahora nos sorprende con esta curiosidad.

Supercharger situado en la localidad próxima a Londres, South Mimms. Teslarati

Para encontrar la solución hay que acudir a otra línea de negocio que posee la firma de coches eléctricos. Tesla, al fin y al cabo, no es una empresa que únicamente se encarga de producir automóviles que no emiten partículas contaminantes; la firma de Palo Alto es mucho más.

Los Powerpacks, unas baterías capaces de almacenar hasta un total de 210 kWh según el propio fabricante, son las protagonistas de que pudiesen estar operativas durante todo el tiempo que no funcionaba la red eléctrica pública.

El mercado del almacenaje de baterías va en aumento gracias a la existencia de diversos tramos temporales en el que los precios de la electricidad varía. Este tipo de baterías sirven principalmente para aprovechar el consumo en aquellos momentos denominados ‘valle’, cuyo precio es mucho más barato por la disminución de la demanda energética.

Esta solución permite al coche eléctrico seguir operativo ante un apagón

La compañía, desde hace un tiempo, lleva implementando esta solución con el objetivo de mantener algunas de sus estaciones operativas ante situaciones extraordinarias como la vivida el pasado 22 de octubre.

El Supercharger de South Mimms es uno de los más importantes que la compañía tiene en la ciudad de Londres, por lo que desde hace unos meses dispone de esta práctica solución.

Políticas de esta clase nos plantea una cuestión, ¿aún hay gente que cree que Tesla está un paso por encima de todos sus rivales en cuanto a conducción eléctrica se refiere? Algún día podría perder su hegemonía, pero, en el corto plazo, la tiene más que asegurada.